¿Funciona Tener Una Relación Con Tu Ex?

0
138
es sano tener amistad con la ex pareja

Hace algunas semanas publiqué algo sobre la idea preconcebida que tenemos de la duración del amor, y me gustaría tocar otro tema que también se deriva de otro prejuicio que hemos aprendido sobre el amor (o la carencia del mismo) y que merece cierta atención: la relación con un ex.

Creo que la importancia de hablar de este tema es porque tener una relación (evidentemente no sexual) con la ex pareja, puede significar un verdadero problema para relacionarse con posibles pretendientes e incluso causa ruido también a algunos amigos. También es relevante porque en realidad, es un comportamiento aprendido que en automático activamos cuando terminamos con alguien, sin importar la circunstancia por la que hayamos dado por terminada la relación, nos inventamos que es un ciclo que termina y listo, encajamos más en la sociedad si no volvemos a saber de nuestro ex.

Terminar mal

Vamos a empezar por lo más sencillo. A nadie le gusta que lo traten mal, no es correcto que eso ocurra y tampoco es bueno que alguien sea burlado, humillado, robado (puede ocurrir), usado (sin haberlo deseado o disfrutado), engañado o no respetado. Estos casos ocurren y aunque a veces nos cuesta trabajo terminar una relación aún sabiendo que estamos en una situación mala y con un apego innecesario, llega el momento en que reunimos valor y nos libramos conscientemente de esa persona, o en el mejor de los casos, logramos salir de la relación por otras vías. Cuando es ese el caso, ¿por qué querríamos volver a ver o saber de una persona que nos ha hecho daño?, no queremos. No nos importa lo que piense la gente a nuestro alrededor, ni nos interesa si es que nuestro ex era el mejor amigo de los amigos, simplemente cortamos relación por completo, es necesario romper con un patrón que resultaba principalmente nocivo para nosotros.

Terminar

En cuestiones de relaciones humanas y de nuestras acciones, la realidad es que hay matices que a veces tenemos que considerar, sobre todo porque es bueno para nosotros mismos y nos ayuda a tomar mejores decisiones. Una relación puede terminar por muchas otras razones que no entran en las anteriores, razones diferentes que son el resultado de una muerte natural, o dicho de otra manera, de que haya una deficiencia en alguno de los elementos básicos para que exista una relación de pareja: intimidad, compromiso o pasión. Esos tres elementos, son los que se requieren para que la persona que hemos elegido, realmente pueda estar en la categoría de novio o marido (y no en la de amante, compañero de vida o amigo).

Cuando falta alguna de esas tres, eventualmente vamos a notar su ausencia y posiblemente sea eso lo que nos lleva a terminar una relación, que no es nociva, pero simplemente no está funcionando bien porque está incompleta. Normalmente esto ocurre con una relación que ha sido importante, y aunque estamos rodeados de relaciones efímeras, de vez en cuando llegan personas valiosas a nuestra vida que no deseamos sacar de ella, ni tampoco hay razones para hacerlo y mucho menos nos debería importar lo que piense la gente al respecto.

En este caso, al terminar con alguien y luego de eliminar todo lo que tenga que ver con la pasión, nos queda un amigo, un compañero que en el mejor de los casos, nos comprende y nos conoce bien. Una persona en la que podemos confiar y que nos puede dar mejores consejos que otros amigos.

Tener una relación (no sexual) con un ex, puede causar mucho ruido al conocer a alguien nuevo, o con algunos amigos no tan cercanos y definitivamente es inconcebible para muchas personas heterosexuales, que tienen como norma poner una barrera entre cualquier ex, sobre todo por respeto a la nueva pareja. Este es un tema heredado, tanto como la duración del amor. Pensemos en una pareja heterosexual, en el caso de un matrimonio “tradicional”, que está diseñado para toda la vida, ese tipo de relación sólo termina de una manera en la gran mayoría de los casos: mal. Con lo que resulta natural esa barrera.  Pero el amor gay es muy distinto y lo primero que debemos hacer es no querer medir nuestras relaciones con la misma métrica.

En la vida se trata de sumar, no de restar. Estamos en un camino en el que necesitamos gente que nos conozca bien y que nos valore, no es necesario que por celos mal entendidos o por prejuicios, demos más valor a la opinión de un nuevo novio que critique sin saber o que exija el rompimiento de una relación de amistad con algún ex. La realidad es que para tener sexo casual, o para ser infiel a nuestra pareja o ideales, no necesitamos un ex, ni tampoco lo podemos encasillar en eso.

Seguramente muchos de ustedes estarán de acuerdo, pero muchos otros estarán en total desacuerdo, y sería muy interesante iniciar un debate sobre eso, para poder escuchar y dar otros puntos de vista.

¿Amigos “exes” o no? ¿Los tienes?

¡Sígueme en Facebook!

—————————————————————————————————-

¿Ya conoces la Nueva  Línea de Tenis y Zapatos SALVADOR NUÑEZ FOOTWEAR?

¡ENTRA Y CONOCE TODOS LOS MODELOS!

salvador-nunez-footwear zapatos moda hombre


¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


¡Compártenos tus comentarios!

 LO MÁS NUEVO
Salí del closet a los 14 años para enfrentar una vida homosexual que no permitía la visibilidad social, desde entonces traté de aportar algo para lograr que hoy podamos sin problema decir “soy gay”. Soy mercadólogo, sociólogo y futuro psicólogo que siempre se ha interesado por las cuestiones de género, de estigma y de identidades. Tengo 45 años y he dedicado mi vida al marketing, a los viajes que iniciaron en la era de los mapas físicos y sin las ventajas de internet. Soy instagramer y blogger de viajes. Mi vida gay la inicié oficialmente a los 14 años en un momento en el que esa palabra ni siquiera estaba reconocida en el mundo.