4 Formas De Violencia Laboral. ¿Las Has Padecido?

0
906
violencia laboral, agresion en el trabajo

Si bien la manera en que trabajamos ya no es la misma que antes, muchas de las personas aún seguimos laborando en empresas y bajo ciertas normas y condiciones en las que ambas partes acuerdan para crear la mejor atmósfera de trabajo. Y es que pensándolo bien, es en nuestros espacios de trabajo en donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.

Las personas con las que más convivimos en nuestro día a día son nuestras compañeras y compañeros de la oficina, clientes, proveedores, usuarios, etc. Y es dentro de esta dinámica que la fricción entre personalidades, puntos de vista, opiniones, formas de hacer o no hacer las cosas que es natural que surjan conflictos. Sin embargo, cuando estos conflictos sobrepasan lo que naturalmente sucede en las interacciones humanas es cuando podemos estar hablando de violencia laboral.

La violencia laboral se puede presentar de distintas formas, ya sea individual o colectiva, dentro o hasta fuera de la oficina, presencial o en línea. A su vez, esta presenta características muy singulares por las cuales se pueden identificar, prevenir y erradicar. No obstante, muchas veces no es sencillo percatarse de ellas, e inclusive las víctimas pueden no reconocerla o tener miedo de hacerlo. Siempre debes de recordar que ningún tipo de violencia, en cualquier espacio, debería estar permitida, y en su caso, debería ser sancionada, reparada y prevenida. Es por ello que en esta ocasión te presento una breve descripción de algunas formas de violencia laboral, con la finalidad de que identifiques si tú o alguien que conozcas pueda estar siendo víctima de ello y hacer algo al respecto.

MOBBING

También conocido como acoso moral o laboral, se trata básicamente de una o un grupo de personas que asedian a otra con la finalidad de desmotivarlo en el trabajo, usualmente buscando su renuncia o cambio en el área. Dentro de las acciones más comunes se encuentran:

  • Asignar tareas humillantes o bien, tareas muy complicadas que no forman parte de sus responsabilidades para que fracase.
  • Insultar, poner apodos, inventar chismes que afecten a la persona en su desarrollo profesional
  • Incentivar a que otras personas le den el mismo trato.

BULLYING

bullying laboral, en el trabajo

Si creías que esta práctica solo se daba en los colegios, te equivocas. Algunas fuentes consideran al mobbing y al bullying como la misma práctica, sin embargo, hay quienes pensamos que es necesario hacer una distinción. Las acciones más comunes son muy parecidas a las del mobbing, sin embargo, el bullying también se puede presentar por otras razones que no sean estrictamente laborales, como envidia de la vida personal de los y las colegas, o simplemente por “caerse mal”. Otra diferencia importante es que podríamos considerar al bullying como una acción one on one, es decir, existe la víctima y el victimario, o bully, en este caso.

ACOSO SEXUAL

Un tema muy delicado pues cada vez más la sociedad denuncia estos actos que hasta se habían normalizado en ciertos espacios, como la industria del cine, por ejemplo, y nos damos cuenta que es mucho más común de lo que pensábamos. Aun cuando cualquier persona puede ser una víctima, debido a la posición de privilegio e historia de dominación de nosotros los hombres, es mayoritariamente ejercido sobre las mujeres. El acoso sexual no significa necesariamente relaciones sexuales, pues va desde miradas lascivas, toques o roces, insinuaciones, chistes con contenido sexual, hasta gestos. Por lo regular es coercitivo, es decir, a cambio de algún beneficio. En este caso, hay que recordar algo de suma importancia: aunque puedan surgir relaciones personales dentro del espacio laboral, JAMÁS deben mezclarse. En otras palabras: No, a Marta de contabilidad no le tienes que decir que guapa esta hoy. No es un cumplido, no es un gesto caballeroso, y lo más importante, NO ES NECESARIO.

DISCRIMINACIÓN

Para poder diferenciar estas prácticas, es necesario que cumpla al menos con tres requisitos básicos. El primero habla sobre la acción. Debe haber una exclusión, omisión, o la negación a algo que no sea razonable. Lo segundo es que el motivo o causa específica se relacione con las características intrínsecas de las personas, como el color de la piel, la orientación sexual, la forma de vestir o el origen nacional/étnico. Y finalmente, que se esté negando un derecho humano. En este caso sería el derecho al trabajo digno y bien remunerado, pero podría extenderse a otros. Por ejemplo, que no te den trabajo por tener tatuajes, pues cada quien puede decorar su cuerpo como desee y esto no afecta para nada su desempeño laboral.

Como ves, a veces no es fácil detectar estas formas de violencia en el trabajo, y para nada es más sencillo denunciarlas, sin embargo, puedes acercarte a instituciones u organizaciones que se especializan en atender estos casos, brindan apoyo y seguimiento a los casos y defienden tus derechos.

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
Chiapaneco de nacimiento, Yucateco de corazón y Chilango por adopción. Mercadólogo promotor de la igualdad. Me fascina la diversidad, experimento con el género y amo el chocolate.