Posturas yoga principiantes, beginners

Yoga… Strike a pose! ¿Por qué, para qué y para quién?

 

Por lo general, cuando escuchamos la palabra Yoga, lo que nos viene a la cabeza son posturas físicas complicadas, casi de circo, que no todos podemos hacer. Esta idea que solemos tener no es correcta. De entrada, lo que significa la palabra Yoga es “unión”. Unir cuerpo, mente y espíritu, o dicho de una forma más aterrizada, lograr ser congruentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. Esto para vivir tranquilos y poder conquistar “nuestra propia felicidad”.

El Yoga es más una filosofía de vida que otra cosa. Si, existe la parte de las posturas físicas pero como un camino de autoexploración, de autoconocimiento. La intención no es quedar listos para las audiciones de Le Cirque Du Soleil. Eso nos podría dar satisfacción pero no felicidad.
Las posturas no deben ser difíciles y mucho menos lastimarnos. Hay un principio, una regla muy importante dentro de esta filosofía: “Ahimsa”. Este es un término sánscrito que significa “no violencia”. No violentar nuestro cuerpo ni nada en la vida.

Obviamente, con la práctica constante, el cuerpo y la mente se vuelven más flexibles, pero cada persona va avanzando a su propio ritmo. Muchas veces se tiende a criticar con más dolo a quienes tienen una práctica espiritual.

Se cree que por esto deberían ser “perfectos”. Lo que se nos olvida es un pequeño detalle: ¿”perfectos” para quién o según quién? La perfección es relativa.

Se es perfecto en la medida en que uno va logrando conocerse, aceptarse y ser feliz siendo quien es”.

Desde ese estado de alegría, calma y aceptación es que los cambios surgen de manera natural. El vivir luchando y resistiéndonos a muchas cosas, nos hace fortalecerlas en nosotros. “Con guerra nunca se conseguirá la paz”.

Sien embargo, el comenzar un camino de conocimiento interno nos vuelve mucho más sensibles a todo, nos pone en un estado más alerta. Al principio pareciera que nos volvemos más irritables, pero al poco tiempo, el aprender a observar nos lleva a comprender la naturaleza de todo lo que existe y la verdadera razón por la que suceden las cosas. Eso nos llena de paz y confianza aún cuando podamos estar viviendo algo doloroso, porque comprendemos que hay una Fuerza, una Energía, una Inteligencia mucho más grande que nosotros  y que en este mundo estamos para descubrirlo y comprenderlo. El o la Yoga nos lleva a darnos cuenta que no hay separación entre esa Presencia Superior y nosotros.
Lo que nos genera sufrimiento es la ignorancia, es la falsa creencia de que estamos solos, perdidos, separados de lo Perfecto. El juego de la vida es curioso: sólo perdiéndonos podemos encontrarnos y sólo conociendo la esclavitud se puede vivir la libertad.
Pero bueno, podemos decir mil cosas que suenen bonito, sin embargo, mientras no las experimentemos, seguirán pareciéndonos ajenas a nosotros.

No hay nada malo y nada bueno en esta vida, sólo hay cosas que nos generan felicidad o sufrimiento. Lo que nos toca hacer es aprender a vivir sin miedo, experimentar, sacar nuestras propias conclusiones y comprender que, aunque en el fondo todos somos iguales, cada uno debe ir a su propio ritmo y disfrutando su propio proceso.

Las posturas de pie en Yoga parecen ser las más sencillas. Sin embargo, hay todo un mundo por descubrir en ellas sobre nosotros mismos; la forma en la que vamos armando las posturas es la manera en la que nos enfrentamos a la vida.

Sobre nuestro tapete descubrimos lo pacientes, tolerantes, histéricos, presumidos, relajados, ansiosos, competitivos, dispersos, constantes o inconstantes que somos, entre otras cosas.

Ya se dieron cuenta que el Yoga está muy lejos de ser una clase de aeróbics. Además, hay miles de beneficios y estilos de los que no hablamos en este post.

@salvadornop

Facebook

 

· posturas de pie en Yoga

Sin Comentarios

¿Cómo ves?