¿Vivimos o parece que vivimos? ¿Ganas o pierdes algo cada día?

Hoy en día todos vivimos de prisa, sin percatarnos de la existencia de los demás e inclusive de uno mismo. Nos levantamos al primer sonido del despertador, corremos para bañarnos, prepara a los hijos (quien los tiene) para ir a la escuela, el lunch, el desayuno del esposo o pareja, sacar la basura, tender camas, etc. etc., todo es prisa, urgente. Te subes al coche o al transporte público y ves solo caras enojadas o preocupadas, si sonríes te ven como si estuvieras loco. Hay que enfrentarse al tráfico, a los conductores irresponsables, a los choferes que no respetan a los pasajeros, la gente que camina lo hace con desconfianza, con miedo. Ante todo esto ¿Qué hacer?

Estamos en una época en la que todo nos importa tanto, que absurdamente llegamos a hacer que nada importe lo sificiente. Dicho de otra forma: “El que mucho abarca, poco aprieta”. Estamos en una gran jungla, todos contra todos; en la casa, el trabajo, la escuela, en todos lados. Ufff, y así todos los días. Una gran lucha por sobrevivir y en ocasiones ganar.

Lo he estado reflexionando y mi conclusión es: nos hemos vuelto egoístas, temerosos, personalistas, no nos preocupa lastimar, ofender o hacer a un lado a los demás, inclusive a la propia familia. Conozco pocas personas que se van alejando de ese papel.

Es grandioso ver personas que sonríen o saludan al verte, conocidos y desconocidos, aquellos que se preocupan por los demás, que transmiten paz y alegría, que te contagian y te hacen pensar “porque no, lo intentaré”.

No sería genial que  todos regaláramos sonrisas, que diéramos una palabra de aliento a los demás, que no apuñaláramos por la espalda sólo por sobresalir, no mentir, no engañar. Algunos pensaran eso es una utopía, pero no, si se puede, inténtalo un día y verás la diferencia.

Si, dirás; es que hay personas que no me caen bien, que me han lastimado. Y tienes toda la razón, pero te has puesto a pensar que esas personas están tan alejadas de la realidad, del resto de los seres humanos que no se dan cuenta o si lo hacen, lo consideran normal porque ellos son primero.

Te invito a que le digas “te quiero” a esas personas importantes en tu vida, que a esa persona que te ha lastimado, en lugar de una mirada de enojo le brindes una sonrisa, que camines seguro y feliz por la calle, que ofrezcas ayuda a alguien cercano a ti o ¿porqué no a un desconocido?

You make me happy

Cambiemos nosotros para que los demás también cambien. Esa es la solución para vivir en un ambiente más sano, para tener un cambio que nos haga feliz y haga feliz a los demás. Pues esto es una cadena que inicia en ti. Este será el inicio de cuidar y mejorar nuestra salud mental y la de los que nos rodean.

Y bien, después de esta pequeña reflexión, te invito a que compartas con nosotros tu experiencia. A partir de hoy, te iremos dando tips e información sobre cómo y qué hacer para cuidar tu salud mental, así como también cuales son los trastornos de salud mental más frecuentes.

 

Hasta pronto

Horte Chanes

@HorteChanes

Moovz  La red social LGBT de contenidos

4 Comentarios

  1. José. moreno
    27 abril, 2015
  2. Uriel
    6 mayo, 2015
  3. Alfredo Rubio
    1 junio, 2015
  4. Anónimo
    4 junio, 2015

¿Cómo ves?