Vivir sin miedo a enamorarse….

Foto: @RobertoChena

Llega otra primavera, otro ciclo de vida, otra fiesta para todo lo que existe. Si, nosotros existimos, pero ¿qué tan vivos estamos? ¿cuánto miedo tenemos acumulado? ¿cuánta frustración nos apaga la sonrisa? Tenemos que resurgir de nosotros mismos, soltarlo todo, empezar de nuevo con toda la confianza, con todo el cachondeo y sin miedo. Es tiempo de abrirnos a volver a sentir, de enamorarnos, de volar, de creer, de reír y llorar con todo el corazón. Es tiempo de sentirnos vivos. Amo mi condición “gay” porque me permite siempre ser diferente, ser lo que soy y cambiar cada que lo necesite. Volvamos la palabra “Gay” sinónimo de libertad.

¿Sabías que “Gay” significa Feliz? Hagámosle honor a esa etiqueta que más allá de ser un estigma, sabemos que es la posibilidad de existir plenamente. Si, somos hombres, somos hormona, testosterona, pero somos mucho más que sólo eso. Exploremos todas nuestras partes, todas nuestras pasiones y sueños, revivamos la ilusión del primer amor, la ternura de la que estamos hechos y que hemos ido escondiendo pretendiendo no volver a ser lastimados. Es increible como a veces creemos que para poder vivir tranquilos debamos morir un poco… Dejar de sentir, de soñar, de reír, es morir. Ya no quiero ver fantasmas gastándose las suelas de los zapatos contra el pavimento y quedándose con sus ilusiones intactas.

El instante en el que decidimos ser exactamente quienes somos, empezamos a ser felizmente nosotros mismos. No sientas que no vas a ser suficiente para alguien, cuando tu verdadero amor está frente a ti, no existe para él o ella nadie más grande que tú. Esa es la magia de la química del amor, ese es el milagro de lo inevitable. Vivimos queriendo forzar tantas cosas…

Seamos y existamos libremente, pero sobre todo, libres de nosotros mismos, de nuestra mente suicida y de esa sombra boicoteante. Que brille la esencia, nuestra esencia alegre y feliz, que se refleje en el cuerpo y en la sonrisa.

Empecemos a hacer algo por vernos mejor. Si nos vemos mejor,  nos sentimos mejor. Si nos sentimos mejor, nos vemos mejor. Da lo mismo si primero es el huevo o la gallina. Nosotros hemos aprendido a tener muchos huevos porque nos señalaron diciéndonos que éramos “diferentes” , así que podemos hacerlo de cualquier manera.

Muchos vivimos nuestra identidad “gay” en secreto por mucho tiempo. Quizás dolió un poco, pero la magia de lo “oculto”, lo “prohibido” también fue algo muy rico. ¡Eso se acabó! Hoy nos toca empezar a vivir la magia de lo abierto, hoy entramos a la clasificación de lo “natural”. ¡No seamos personas felices de closet! Explotemos el corazón de emoción, pasión y sentimiento.

A abrir las alas y a volver a amar.

@salvadornop

¿Que si soy cursi e intenso?

Felizmente eso es lo mejor que tengo. Lo que me conecta conmigo mismo.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

Un Comentario

  1. Marco VazzMu
    9 junio, 2014

¿Cómo ves?