tones, treintones, cuarentones gay

¿Sabes Por Qué Los Treintones, Cuarentones… Hemos Salido Del Clóset Muchas Veces?

Para cuando los gays llegamos a la edad de los TONES (treinTONES, cuarenTONES, cincuenTONES…) segúramente ya hemos salido del closet en varias ocasiones. De acuerdo, no podemos generalizar. Lamentablemente hay gente que no lo ha hecho ni una sola vez y en su vida y eso es lo más triste que le puede suceder a una persona.

Y no me refiero únicamente a “salir del clóset” como el hecho de hacer abierta tu orientación sexual o identidad de género, sino al hecho de tomar la decisión de ser tú mismo mostrando y haciendo valer tus ideas, tus sueños, tus ilusiones.

Esto puede darse con la familia, con los amigos, en el trabajo e incluso con la pereja. ¿Cuántas lágrimas hemos derramado por eso? Pero… ¡Cuánto ha valido la pena!

“Salir del clóset” no creo que sea algo exclusivamente gay, es tan solo un lugar oscuro en el que la gente oculta quien realmente es o quisiera ser.

Para cuando rebasamos los treinta años ya debimos haber tomado muchas decisiones en nuestra vida y es bueno reflexionar que quienes somos hoy es el producto de nuestras decisiones en el pasado.

¿Has tenido confianza en ti mismo para tomar las decisiones que has querido?

¿Has tomado decisiones con miedo, inseguro y al final te has inclinado por las ideas de otros y no las tuyas?

¿Has herido tu dignidad al haber hecho cosas que no querías?

¿Te has vendido a algún precio?

Todos salimos de diferentes clósets a diario, por ejemplo:

  • Se sale del clóset cuando uno descubre, asume y expone su verdadera vocación en la vida.
  • Se sale del clóset cuando uno se mantiene firme en lo que cree, en lo que siente y no cede ante los demás a cambio de aceptación.
  • Se sale del clóset cuando decides dedicarte a lo que te apasiona y no a lo que te obligan o te dicen que te conviene.
  • Se sale del clóset cuando uno decide vivir la vida en la que cree y la que desea.
  • Se sale del clóset cuando te muestras con tu pareja tan eres sin miedo a que te juzgue o te rechace.

Vivir dentro del clóset es negarse a uno mismo, es cortarse las alas, es no seguir un camino propio hacia la propia felicidad, es vivir con miedo, es privarse la libertad de vivir plenamente.

Segúramente todos hemos retrasado alguna “salida del clóset” en nuestra vida, pero nunca es tarde para hacerlo. Que no se nol olvide que el clóset es para la ropa, y que incluso, si uno la guarda por mucho tiempo, esta se apesta.

“Lo apestado nadie lo quiere y mucho menos para ponérselo encima”.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

3

Sin Comentarios

¿Cómo ves?