¿Tienes miedo? ¿Cómo enfrentarlo y volverlo de tu lado?

Quedarte solo, que no te alcance el dinero, enfermarte, que te pongan el cuerno, que tus papás se mueran, perder a tu mascota, a alguien que te amenaza, al crimen organizado…

La lista es interminable y generalmente podríamos llenarla rápido y sin grandes esfuerzos.

Sí, suele suceder que los miedos y todo aquello que NO queremos que nos suceda, esté presente y a la mano rápidamente en nuestros pensamientos y emociones de cada día y en cualquier lugar.

Hablamos de eso a todas horas y casi con cualquier persona: reuniones sociales, encuentros casuales, opiniones en redes sociales, debates, con la familia…

Está más que demostrado que las “malas noticias” y todo aquello que representa una “amenaza”, captura nuestra atención para reproducirlo a gran escala y velocidad, pero no todo se queda en comentarios. Con  eso también le estamos dando nuestra energía, fuerza y atención fija de forma tan insistente, persistente y tenaz, que aquello a lo que tanto tememos, toma la forma de un deseo… Sí.

DEBES TOMAR EN CUENTA LOS SIGUIENTES PUNTOS PARA RECONSIDERAR TU POSTURA ANTE EL MIEDO:

  • De tanto PENSAR en eso (mente), llega una SENSACIÓN de miedo (cuerpo).
  • Eso te genera SENTIMIENTOS  negativos (emoción) y de ahí pasas a una CONDUCTA  ya basada totalmente en el miedo (acción).
  • ¿Te fijas como poco a poco tú solo has empezado a producir una REALIDAD a partir de una amenaza que inició como algo intangible?… ¿Te ha quedado clara esta ruta?.

ENTONCES, ¿QUÉ HACER?

Para ello existen terapias, entrenamientos, etc. Pero una recomendación práctica que puedo mencionarte (sin compararse desde luego a un proceso terapéutico personalizado), está lo siguiente:

  • La mente NO es tu dueña. Tú eres mente o en dado caso, es una herramienta tuya como ser humano integral
  • Si estás altamente condicionado a poner el foco de tus pensamientos en lo negativo, como inicio busca opciones dónde aprender a meditar o tomar alguna terapia para aprender a DISCERNIR o FILTRAR aquello en lo que mentalmente te vas a concentrar para posteriormente aplicarlo a asuntos de tu vida personal y cotidiana.
  • Reflexiona: el proceso del pensamiento debe ser como el sentido del GUSTO: Cuando algo “entra” y lo saboreas, prácticamente de inmediato sabes si te agrada o no, o si decides darle una segunda oportunidad para saborear mejor (si es algo novedoso), pero definitivamente JAMÁS lo degustas hasta el final si no te gusta y es casi seguro que no lo vuelves a comer.
  • Ok, pues con el pensamiento las ideas llegan a ti INEVITABLEMENTE, pero tienes el razonamiento para separar, aplicar la lógica y saber si te cuadra o no (te sabe bien o no). Entonces sabes que es algo que no querrás en tu vida y así ha llegado el momento de empezar a generar lo contrario a ello (lo que te hace BIEN).

Muy a grandes rasgos, esto es la introducción de un proceso que es extenso, pero hermoso. Sencillo, pero complejo de aplicar, puesto que estamos habituados a dar el poder mental al miedo, la suposición, la dualidad y la mentira y no así con la certeza, la confianza, el bien, lo amoroso y lo correcto (hablando en términos de lógica).

Si te gusta este tema, puedo seguir escribiéndote más al respecto, ya que esto ha sido solo “una probadita” de lo que se puede hacer de inicio.

Soy Jaime, terapeuta en Condesa, ciudad de México.

Puedes hacer cita conmigo para este y otros temas en los que requieras emprender un proceso positivo de transformación. Doy terapia privada presencial y “on line” desde donde sea que te encuentres.

Te dejo mi página y redes.

www.encuentroterapeutico,com.mx

Facebook: Encuentro Terapéutico Jaime Lugo

Twitter: °jaimeterapia

Instagram: Jaime.enjoys

¡Suscríbete gratuitamente al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

Sin Comentarios

¿Cómo ves?