te sientes lastimado, como superar el dolor

¿Te sientes lastimado? ¿Cómo superar el dolor?

Definitivamente, de quien más nos duelen las cosas es de la gente que más queremos. Aquí el tipo de cariño o de amor no importa porque para unos puede significar una cosa y para otros, otra.
Cuando alguien tiene una relación, obviamente le toca vivir la mayoría de sus aprendizajes con la pareja, con esa persona con quien ha decidido caminar de la mano simplemente porque no podría dejar de hacerlo.

Cuando dos almas se juntan, “El amor y la razón no son los mejores amigos”, o quizá sí, pero siempre opinan distinto. Como seres humanos, tendemos a acumular miedos e inseguridades, y por lo mismo, quisiéramos cambiar muchas cosas en nuestra vida cuando en realidad, lo único que debemos cambiar es el lente desde el cual la observamos, la vivimos. ¿Qué prefieres, ser feliz o tener la razón?

La superficie, lo material, las etiquetas, lo que se ve siempre es ilusorio porque para cada quien puede significar algo distinto. Pero la esencia, lo real, lo profundo siempre está ahí esperando que podamos descubrirlo para poder superar la lección, enseñándonos a comprender más del amor.
Siempre habrá cosas que tendrán que trabajar dos amantes, dos amigos, dos hermanos, dos personas que se quieren, dos o más compañeros de trabajo, y eso todos lo sabemos. Lo que a nadie nos gusta es la dosis de sufrimiento que hay de por medio. Pero lo que también ya sabemos es que el sufrimiento tiene que ver más con el significado que le damos a las cosas que con las cosas en sí.

¿Y esto qué significa?

Que nos proyectamos siempre en los demás, que nos vemos reflejados en cada situación y por lo mismo, nosotros las creamos, por esto que nos duelen tanto. Cada persona, cada situación en nuestra vida es, de alguna forma, un poco de nosotros mismos.
Es difícil aceptar esto, necesitamos reflexionar mucho al respecto y ponerle muchavoluntad para darnos cuenta de ello.

“Más allá de las situaciones que nos toca vivir en nuestra vida, algo muy importante es la manera en la que reaccionamos ante las cosas”.

No podemos hacer que no nos afecten las cosas que vienen de las personas a quienes queremos, pero sí podemos aprender a manejar el dolor. Ahí está nuestra verdadera fuerza y libertad: en el “el auto-control”, en mantenernos “neutros” ante cada situación, en nuestra inteligencia emocional.

¿Y cómo se consigue esto? Aprendiendo a vivir en el presente, reflexionando, observándonos, recibiendo y comprobando información de sabiduría, información que nos ayude a conocernos a nosotros mismos, a la forma en la que trabajan la mente y las emociones, la personalidad y el ego en el ser humano.
“Solamente a través de las comprensiones se puede aliviar el dolor”.

Quien se resigna a las cosas, siempre continúa sufriendo.

Quien sufre lo hace por cierta ignorancia y por lo mismo, seguirá viviendo el mismo tipo de experiencias hasta lograr descubrir la verdad en cada situación. Esta es la razón por la cual muchas cosas se repiten en nuestra vida.

Escribo todo esto porque me sucedió algo que me lastimó mucho y me quedo pensando ¿por qué habrá dolido tanto…?

Cuando tenemos un conflicto con alguien, creo que lo primero que debemos de ver es que para cada persona, la misma situación significa algo distinto. Entonces, no podemos esperar que piensen y sientan igual que nosotros.

El creer que la otra persona piensa y siente igual, equivale a la primer cubetada de dolor que nos cae encima.

Cuando todavía no logramos nuestro “auto-control” (el ver la verdad en cada situación), el ego, la personalidad, son las que primero interpretan, codifican la información desde su esencia ignorante, y por lo mismo, nos produce sufrimiento.

El hecho de saber que todo lo que nos sucede en la vida es un reflejo de lo que llevamos dentro, nos ayuda a no culpar a los demás, a no generar resentimiento, venganza, odio ni coraje. Simplemente nos lleva a un trabajo interno de autoconocimiento.
En la mayoría de las ocasiones no logramos descubrir lo que nos hace generar ciertas circunstancias en la vida, pero el aprender a ver y a tomar cada situación desde una base de amor incondicional y comprensión, nos sana y nos libera de seguir experimentando situaciones parecidas, porque en realidad, el mensaje más profundo que podemos obtener de cada persona, cada circunstancia en nuestra vida es ese: “amor puro e incondicional”.

“Quien aprende a sentir amor puro e incondicional para con uno mismo, aprende a tenerlo con todos”. Una persona que vive feliz y en paz, no puede dar a los demás otra cosa que no sea eso, no puede atraer a su vida cosas que no vibren en la misma frecuencia de amor.

“Todo empieza y termina dentro de nosotros”.
 Nuestra vida es la proyección del estado de nuestra mente. Asumamos esta responsabilidad, soltemos todo el rencor o la mala vibra que podamos sentir por alguien, porque somos nosotros los que nos envenenamos con esa energía, y dejemos que la Luz, la Verdad, el Entendimiento entre en nosotros y nos transforme, nos llene de Paz y Amor.

“Todos somos maestros de todos”.

Si no quieres que se sigan repitiendo historias en tu vida, no huyas de ellas. Vívelas, encuentra el aprendizaje que te pueden dar y sólo así, te liberarás con él.
Quien trabaja consigo mismo y siente la paz, empezará a encontrarla en todo lo que lo rodea…

Comparte este artículo en tus redes sociales y suscríbete al blog. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?