¿Te sientes atrapado? ¿No estarás atrapado en tus propios límites?

Ayer mi novio puso en youtube unos videos sobre la “Ayahuasca“, esta hierba de poder que se utiliza para conectar con lo más profundo en nosotros mismos, con esa verdad que nos cuesta tanto trabajo descubrir, con la que perdemos contacto por vivir únicamente atrapados en el mundo de afuera, en lo físico, en nuestros propios límites. Él veía el documental emocionado y yo más porque he tenido la oportunidad de tomarla y tener la experiencia más maravillosa de mi vida. Es dífícil de explicar porque es tan grande y tan pura que no se puede explicar con palabras, rebasa nuestra comprensión. En lo que me quedé pensando fue en que hasta los 35 años, mi vida transcurrió en la búsqueda de la espiritualidad. “Todo momento es perfecto y hay tiempo para todo”. Vivimos cada uno los procesos que vamos necesitando a cada instante. Nosostros somos la pregunta y también la respuesta. Nosotros somos capaces de abrir o cerrar la puerta.

Cuando nos desconectamos de la esencia de la vida, cuando nos perdemos en el mundo de lo limitado y finito, entonces empezamos a sufrir, a sentir miedo, a padecer carencias, a vivir desde nuestra personalidad que en muchas ocasiones no ayuda en nada. Y es que las experiencias difíciles son las que nos van enseñando el camino hacia la libertad, la calma y la paz, pero muchas veces nos quedamos atorados en el proceso sin darnos cuenta que podemos vivir desde nuestras nuevas comprensiones.

Hacia atrás siempre habrá mayor sufrimiento, hacia adelante siempre habrá mayor libertad y felicidad si logramos obtener del pasado comprensiones. Para esto tenemos que aprender a vivir un poquito más despacio, más conscientes y enfrentando cada momento de nuestra vida sin evadirnos, sin salir corriendo. No deberíamos sentir miedo de transitar nuestros momentos difíciles puesto que si existen es para revelarnos una verdad. Si, cuestan trabajo pero siempre son un regalo, una oportunidad de crecer y de revelar mayor paz y felicidad dentro de nosotros mismos.

Conectarnos con nuestra espiritualidad es maravilloso pero de nada sirve si no aprendemos a integrarla a nuestra vida diaria. El espíritu es sólo una parte de nosotros, la materia es otra y en un mundo físico como en el que vivimos, tenemos la oportunidad de crear maravillas, de experimentar placeres, emociones y sentimientos grandiosos.

Todos tenemos resistencias. Nos resistimos a ciertas cosas, ciertas palabras, ciertas filosofías o determinados temas. ¿Por qué? ¿Hagámosle esa pregunta al ego?

Somos como el mar: “inmensos, poderosos, misteriosos, vamos y venimos. Todo existe ya en nuestro interior, es sólo cuestión de aprender a mirar hacia adentro”.

Los tiempos cambian y vuelvo a sentir la necesidad de conectar con mi parte espiritual, con la magia, con lo que a la mente le cuesta trabajo creer. Pero recordemos que “no somos nuestra mente, no somos nuestros pensaientos”. Aprendamos a vivir por encima de ellos para poder darles el rumbo que nosotros deseamos y no seguir atrapados en ellos.

Todos vivimos preocupados, agotados, enojados muchas veces porque queremos ser ricos. Se nos olvida que la riqueza es la consecuencia y no el camino. Si logramos re-conectarnos con nosotros mismos, si logramos liberar los caminos dentro de nuestra propia mente, abrir el corazón, expandir nuestras posibilidades y liberarnos del miedo, entonces la riqueza que buscamos llegará, siempre es la consecuencia. Seguro estamos pensando que hay mucha gente “mala” que es rica. No confundamos, la verdadera riqueza no consiste únicamente en dinero. Hay gente que tiene sólo eso pero no puede disfrutarlo porque le falta paz, amor, silencio y armonía. La riqueza de la que hablo, es la verdadera. La que al conectarnos con nosotros mismos, nos conecta con el infinito en posibilidades a través de la felicidad.

En esta vida no hay errores, sólo hay mucho que aprender.

¿Me acompañan en este camino de autodescubrimiento?

Sigamos compartiendo…

Facebook

@SalvadorNop

Youtube

Moovz

Sin Comentarios

¿Cómo ves?