prestigio, hombre de traje elegante

¿Te importa mucho tu prestigio? Pues te puede quitar la libertad y la felicidad.

Tenemos que hacer lo que amamos para poder mantener la alegría y la ilusión que nos ayude a seguir abriendo caminos de felicidad. Sí, tenemos que aprender a mediar, a ceder en muchas ocasiones y situaciones, pero jamás olvidar nuestra pasión. Quizás haya que hacer algunas cosas que no nos gusten de momento, pero si conservamos nuestra visión y acción en la ilusión, llegará más pronto.

¿Cuántas ideas ajenas has seguido a lo largo de tu vida sin saber si de verdad te darán felicidad a ti?
¿Cuántas veces has actuado de tal o cual manera simplemente porque has observado que todos a tu alrededor han hecho lo mismo?

Todos tendemos a copiar, a imitar de vez en cuando y creo que está bien si nos genera un resultado positivo. Como quiera, vivir es experimentar y sacar nuestras “propias” conclusiones. Pero si copias, imitas algo y eso te genera infelicidad, ¡deja de hacerlo! No te mueras en vida.
Es de sabios cambiar de opinión.
Quizás decidimos el rumbo de nuestra vida a muy corta edad, cuando no nos conocíamos lo suficiente a nosotros mismos y obviamente del mundo sabíamos muy poco.

Todos cambiamos a diario, debemos a prender a ir cambiando nuestra vida conforme a lo que somos y sentimos.
No te sientas culpable si decides un gran cambio. La vida cambia constantemente y esa es la maravilla que mantiene todo a flote.
La semana pasada escuché algo que detonó muchas cosas en mi y me hizo reflexionar sobre lo mucho que nos preocupamos por una simple y boba palabra: “prestigio”.
Escuché decir a Pedro Sanz, un gran coach motivacional:
“El prestigio es una gran trampa en la que podemos caer, es el excremento del proceso digestivo del ego de muchas personas a través de la historia.
El prestigio es el éxito banalizado.
Si de por sí muchas veces no sabemos bien lo que es el verdadero éxito, el concepto que tenemos de “prestigio” nos desubica, nos atrapa y nos impide acercarnos a cualquier meta. El prestigio puede ser el asesino serial de nuestros sueños. Es el que va a hacer que dejes de perseguir una meta a cambio de recibir una satisfacción inmediata”.
Y sí, confundimos muchas veces el prestigio con la necesidad de aceptación, de reconocimiento. Esto puede hacer que lleguemos a vender nuestras más honestas ideas, nuestros ideales. Lo más importante es fluir con os cambios que vamos descubriendo dentro de nosotros.Todo esto nos suena muy lógico pero también va en contra de muchas creencias que nos inculcaron desde niños. Quien no se conoce, no acepta sus cambios internos ni vive a partir de ellos, no puede ser libre y por lo mismo, no puede ser feliz.
Nos da miedo soltar, cambiar.
Yo me emociono al decirlo porque lo he experimentado y es cierto:

“La felicidad atrae siempre felicidad”.

Entonces, me repito: Salvador, todo es posible si te atreves y si crees en ti.

Después de repetírmelo a mi mismo, te lo repito a ti:

¿Qué tienes que cambiar en tu vida?

Facebook

@SalvadorNop

Moovz

Youtube

 

Sin Comentarios

¿Cómo ves?