burbuja, naturaleza, verde,

¡Sal de tu caos! Un Tip para poder organizar tu día, tu tiempo, tu vida.

Cuando queremos generar cambios en nuestra vida, leemos cuanto libro de superación personal,  espiritualidad o cosa esotérica nos topamos en la tienda. A veces los leemos, pocas veces los comprendemos y en la mayoría de las ocasiones,  terminan empolvándose en el closet. Así no mejoran las cosas. La vida es muy sencilla, pero para poder explicar esa sencillez, necesitamos encontrar fórmulas, palabras y conceptos. Sólamente los encuentra quien los busca.

La mayoría de los libros que leamos sobre crecimiento personal dirán siempre lo mismo: “Vivir el presente, escuchar la voz que llevamos dentro y confiar en algo Superior a nosotros”. Suena fácil, pero para que nos entre en la cabeza, para lograr convencernos de ello, se nos van páginas y páginas de libros, días y días del año y años y años de nuestra vida.

A cada quien nos llega la información correcta en el momento correcto. Quizás haya quien con un sólo texto, pueda comprender la idea y aplicarla a su vida.

El tip es este:

“Estar donde se tiene que estar, disfrutar el instante y meternos en la cabeza que todo es posible.  Únicamente lo que nos da felicidad en la vida es lo verdadero”.

Todo lo contrario es falso, es originado por un falso sistema de creencias que nos genera resultados negativos, falsos.  Para convencernos de esto tenemos que buscar métodos que nos ayuden a aquietar nuestra mente, a tranquilizarnos y a lograr estar y sentir el silencio. Cuando logramos esto, entonces algo dentro de nosotros nos hace ver y saber lo que es verdadero y lo que no, pero sobre todo, nos muestra el camino personal para llegar cada uno a nuestra felicidad personal.

Ayer me tocó vivir uno de esos momentos felices. Se vuelve más fácil lograrlo en fin de semana que tenemos menos ocupaciones y responsabilidades, pero cuando por una sóla vez logramos comprobarlo, entonces decidimos aplicarlo a diario. “Roma” no se hizo en un día, sin embargo, sigue existiendo a pesar del tiempo y de todos los cambios. Casualmente, si leemos la palabra “roma” al revés, leeremos “amor”. Y sí, el amor tampoco se hizo en un día, pero cuando es verdadero, se mantiene vivo también a pesar del tiempo y los cambios.

Ayer me envolví en mi propia burbuja, me aislé de todo y simplemente me conecté conmigo mismo, escuché mi silencio. Me sentí protegido, conectado a algo más grande y eso me llenó de paz. Con esa paz hice las cosas más sencillas y cotidianas como ir al super, ponerle gasolina al coche, acomodar la despensa y después, vi una película en la tv, todo envuelto en mi propia burbuja.

Fue una de esas tardes que se quedan grabadas. Me sentía tan en paz, tan tranquilo, que disfrutaba cada cosa simple. Mi buen humor y felicidad iban en aumento. Claro, esto era como una bola de nieve que crecía y crecía, generando cosas mágicas. Detalles bobos como este:

  • Tenía que cambiarle una pieza a un limpiavidrios de mi coche y lo había dejado pasar por semanas. No me había dado el tiempo para ir a cambiarlo. Fui a la gasolinera y el chavo que me atendió me dijo: ¿quiere que le cambie la pieza a su limpiador? Le respondí: sí, ¡gracias! Al terminar de cargar gasolina le pregunté: ¿cuánto te debo de la pieza? Él contestó: no es nada, que tenga bonita semana.

Lo que no logré arreglar en mi neurosis de la semana, según yo por falta de tiempo, de pronto se arregló sólo y gratis.

  • Llevaba semanas esperando un pago y hoy tenía que pagar mis tarjetas de crédito, la semana pasada estaba dispuesto a llamar hoy para reclamar y mentar madres. Me dormí con esa tranquilidad y dije: mañana iré a hacer mis pagos porque seguro cae el pago en la mañana. Y así fue. Hace 10 minutos me llegó un aviso por el celular.

Busquemos cada quien lo que necesitemos para vivir más relajados, para darnos espacios a solas, regalémonos tiempo para hacer esas cosas que disfrutamos. Eso nos ayudará a conectarnos con nosotros mismos sin perdernos en el exterior, en la locura del mundo.

Entonces, el tip fue:

Construye tu propia burbuja, no te salgas de ahí y desde ese lugar trabaja. Llena tu burbuja únicamente de pensamientos y cosas positivas, siente el calorcito y la comodidad que se genera en tu burbuja. Es más, visualízala, puede ayudar. No te salgas de tu burbuja, que nadie la rompa. Cada que suceda algo incómodo, trae un pensamiento positivo, una emoción y un recuerdo agradable y volverás a fortalecer la burbuja. Eso que encuentres en tu burbuja y dentro de ti, es lo único verdadero y te generará cosas maravillosas como por arte de magia.

“Todo lo malo que nos pasa es el resultado de un pensamiento o una creencia falsa. Entrar en tu burbuja te revelará la verdad y cambiará tu pensamiento y tu creencia”.

¡Feliz burbuja!

Es fácil construír la burbuja. Lo difícil es mantenernos dentro de ella por mucho tiempo. Pero aquí viene la buena noticia: Mientras más tiempo vamos logrando estar en nuestra burbuja, más se va fortaleciendo. Es como la bola de nieve que mencionaba anteriormente, haz algo positivo por ti y esa felicidad irá en aumento. Haz algo negativo por ti, dale energía y pensamiento y esa negatividad irá en aumento también. Sólo uno decide.

coche burbuja, burbuja

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

 

2 Comentarios

  1. Gerard Peralta
    24 febrero, 2014
  2. Vero Munoz
    7 abril, 2014

¿Cómo ves?