telefono retro, vintage

Que nunca se olvide el cariño en la voz… ¡Llámale! No le envíes mensajes.

5:30 pm, miércoles ruidoso con la agenda saturada, con la cabeza hecha bolas y la úlcera que estalla porque apenas me pude sentar a comer. Mientras me servían, no dejaban de entrar mensajes y correos al celular. Me harté de mi mal humor, de tantos pendientes y decidí sólo ver y contestar lo personal. Por ahí del tercer mensaje que respondía, me di cuenta que me dejaba casi la misma sensación de estar resolviendo pendientes de trabajo.

Entonces decidí hacer algo a lo que desgraciadamente ya no estoy muy acostumbrado: “hablar por teléfono”. -Hola, ¿cómo tas?- De inmediato comencé a respirar de manera distinta mientras platicaba, me di cuenta que estaba sonriendo y recibía una voz cálida del otro lado del teléfono. Me imaginaba su risa, sus ojos, su cara platicando y de pronto me entró un sentimiento muy fuerte. Me di cuenta que llevaba ya años privándome de estos momentos y estas emociones en la vida.

Escuchar de pronto la voz de la gente que más quiero, de mi familia, mis amigos. Incluso de esa persona a quien estoy conociendo y de quien quiero descubrir cada emoción, cada sentimiento y cada matiz. ¡No puede ser que estemos empezando a salir conalguien y nos comuniquemos a base de mensajes!

Puede ser tan sencillo recordar lo verdaderamente importante en la vida, olvidar todos nuestros pendientes por unos minutos y consentirnos escuchando el cariño de alguien; cambiándole su día, regalándonos una sonrisa, un levantón de ánimo y energía haciéndonos sentir que nos importamos y que aunque cada quien esté en sus cosas, existimos en nuestros pensamientos y sentimientos.

Que los mensajes sean para el trabajo y las llamadas telefónicas para regalarnos calor, ánimo y para enamorarnos.
Le llamas a quien te mueve el tapete, escuchas su voz y viene a tu mente su sonrisa, quisieras continuarla con un abrazo, con un beso, con una mirada y trepártele encima para hacerle el amor, para sentirnos vivos, para recordar de lo que estamos hechos y lo que somos capaces de crear cuando nos permitimos conectar con otro. Conectarnos gente con gente y alimentar al corazón.

Una llamada de quien quieres, te cambia el día de color y puede darle calor a tus noches…

Hasta la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

1

Un Comentario

  1. O
    23 junio, 2016

¿Cómo ves?