Secuencia final pelicula Piedras

Para los que quieren desesperadamente tener pareja

El fin de semana me di uno de esos sábados de películas, de esas que guardas entrañablemente porque te conectan con partes de ti que te hacen sentir bien, o que por lo menos, te permiten ver tu vida en la de otros. Así cuesta menos trabajo conseguir la objetividad que necesitamos para observar la nuestra sin ahogarnos en el drama. Y bueno, también nos conectan con nuestros sueños y anhelos, con recuerdos y momentos felices que quisiéramos repetir.

Amo el cine porque me parece una ventana muy grande para fugarnos de nosotros mismos cuando se siente difícil e incómodo estar en nuestros zapatos. Curioso, la peli de la que le voy a contar, habla mucho de zapatos.
Quiero compartirles el momento tan especial que vivo cada que la veo.
No me parece un película triste, me parece una peli de esperanza, de reflexión, de melancolía y un poquito de rendición. Porque todos, en varios momentos de nuestra vida, sentimos la necesidad de volver a empezar.


Tenemos que rendirnos cuantas veces sea necesario para poder conseguir la mayor victoria.

Y cuando nos aferramos a querer ganar, la vida nos ayuda a caernos, sin embargo, después nos eleva.
No está mal sentirse bajoneado o triste de vez en cuando, o cuantas veces se sienta natural estarlo. Lo que no está bien es sentirnos mal por ello y querer estar en otro lugar distinto al que estamos, querer huir de nuestras inevitables tormentas. Porque cuando las aguas se han calmado, cuando aterrizamos de ese viaje de emociones y sentimientos encontrados, de ese debate con nosotros mismos, con nuestra vida, nuestro amor, entonces sabemos más de nosotros, de nuestra fortaleza y nuestras alas.
A veces es momento para todo y a veces no lo es, simplemente debemos aprender a estar y confiar.
Siento un amor tan grande por dentro y mi mente no logra entenderlo, pero ganaré yo, ganará el corazón y ese será mi premio.
El otro día saqué un libro para volverlo a leer y así, nada más hojeándolo, de refilón recuerdo haber visto un párrafo subrayado con marcador azul que decía: “buscamos todos el amor más grande por la necesidad latente de sentir a dios”. Vaya, al rato que tome el libro para leerlo, quizás me daré cuenta que decía otra cosa absolutamente distinta, sin embargo, uno ve siempre lo que necesita ver y la vida nos manda lo que necesitamos escuchar. La vida puede ser el reflejo de nuestras más inconscientes necesidades.

Soy un hombre, soy una persona de sueños, de altos vuelos, de pasiones, tristezas, melancolías, alegrías y anhelos… Soy un hombre de amor, de entrega, de casa, de crear mi propia familia y regalarle el cielo, mi cielo.
Pero cuando no hay amor, no hay familia y no hay esa mirada que electriza el cuerpo, “uno debe saberse y sentirse siempre completo”.
Sin embargo, estamos viviendo, estamos aprendiendo, estamos descubriendo… No nos sintamos mal por eso. El aprender a vivir sin miedo es lo que nos permite ser libres e intensos.

No se si soy un perfecto cliché o si es cosa de #TONES, pero me importa un carajo a lo que se deba, quiero ver mi vida al lado de alguien, quiero la sensación que vive el artista, lo que experimenta el pintor al plasmar en un lienzo a su amor, al observarlo recargado al pie de la ventana en plena desnudez mientras afina el alma para poder captar todas esas formas, esos matices, esos colores de emociones que puede ver en su mirada y palpar en su cuerpo…. Quiero tener que interrumpir mi obra de arte por correr a hacerle el amor.
Y bueno,  también me chuté “Devil wears Prada” con Maryl Streep y Anne Hathaway, y otra de mis pelis favoritas: “The Holiday” con cameron Díaz, Kate Winslet  y Jude Law.
Antes me gustaba mucho más el cine complicado, el cine de arte (el arte es subjetivo), hoy amo lo que me es fácil comprender sin tener que pensar demasiado, lo que me mueve el corazón y me hace sentir enamorado. Ese es el “Oscar” para mi.

Me voy por ahora y los dejo con el diálogo final de la película “Piedras” (2002), de Ramón Salazar. Un bálsamo para el espíritu, aire fresco para el corazón…
Que lo disfruten tanto como yo, cada vez que lo veo.
¡Vean la película completa, por favor!

Seguimos en contacto en este blog y mis redes sociales.

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

¡Suscríbete al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

4

Un Comentario

  1. Anónimo
    31 diciembre, 2016

¿Cómo ves?