diversidad sexual, amor gay, pareja gay

No todos Somos Iguales. ¿Por Qué Incomodan Las Diferencias?

En esta ocasión, toquemos el tema de las incómodas diferencias. No crean que les voy salir con todo un “speach” sobre diversidad sexual. Afortunadamente cada día se necesita menos ir por la vida diciendo si eres gay, lesbiana, bisexual, trans o cualquier variante a lo heterosexual. Y menos aún si se te nota a diez kilómetros de distancia. La verdad, ¿a quién le importa con quién te acuestas o por quién suspiras si no piensa irse a la cama contigo?

Ahora, si llega a existir interés, entonces yo creo que siempre es bueno preguntar de qué lado masca la iguana para saber en qué terreno se está uno parando, de otra forma, puedes correr el riesgo de que no se pare nada o que no tenga ningún sentido que suceda. Tú me entiendes.

No debería percibirse como una ofensa el preguntarle alguien su orientación sexual, porque no creo que haya que “asumir” la sexualidad de nadie.

El hecho de ser LGBT (lesbiana, gay, bisexual o trans) no implica que tengas que encajar con el estereotipo o que seas la Reyna del cliché. Cada quien es como es a su manera. Hablando se entiende la gente, tan sencillo como eso. Dejemos a un lado los prejuicios, que a nadie hace mejor ni peor persona sus gustos o excentricidades. Lo malo es que en muchas ocasiones la gente no es honesta. Ahora, hay que tratar de entenderlo un poquito, les cuesta salir del clóset, les da miedo que de pronto se les vea de manera distinta. Mi pregunta es ¿acaso existe una persona igual a otra?
Las diferencias están en todas partes, pero en muchas ocasiones nos resultan realmente incómodas. ¿Por qué será?
Aquí algunas posibles razones:

  • Por tener un criterio muy cerrado y creer que únicamente nuestras creencias y costumbres son las correctas.
  • Porque tendemos a compararnos con los demás y en muchas ocasiones salimos perdiendo
  • Porque “lo que nos choca, nos checa”. Cuando no tenemos algo resuelto en nosotros mismos, lo rechazamos en los demás

Estos puntos se refiere a las diferencias que nos molestan de los demás, a lo que no aceptamos en los otros. Pero ¿qué tal las cosas que no aceptamos en nosotros mismos? ¿Qué porcentaje de gente estará contenta con su vida, con su personalidad, con sus diferencias personales?

diversidad humana

Sentimos frustración e infelicidad porque creemos que todos deberíamos aspirar al mismo tipo de vida, porque tenemos equivocado el concepto de éxito. Creemos que el éxito siempre tiene que ver con el dinero y no. Con una visión tan limitada de la vida siempre se conseguirá una cantidad muy limitada de felicidad.

Cada uno de nosotros nacimos con una misión distinta en este mundo, por eso contamos con cualidades, talentos, dones diferentes. No es casualidad haber nacido en un determinado país, bajo ciertas circunstancias, y dentro de nuestra familia. Lo maravilloso es que existe una felicidad distinta para cada persona, pero esta solo se alcanza aprendiendo a ser uno mismo, a través del autoconocimiento.

¿Sabes cuál es tu mayor talento? ¿Lo has desarrollado? ¿Quien eres en realidad encaja con el modelo de felicidad que la sociedad promueve?
La mayoría de la gente pretende, aparenta, entre todos nos compramos ideas falsas, creamos mentiras y después, de tanto practicarlas, nos confundimos creyendo que son verdades.

¿Trabajas por lo que te hace feliz?

La sincera respuesta a estas preguntas es lo que hace que nos incomoden las diferencias. Si estuviéramos viviendo cada uno nuestra propia historia, conforme a lo que cada uno lleva dentro, seríamos felices siendo diferentes y entonces comprenderíamos las diferencias de los demás.

Es tan sencillo como esto:
Regálate un rato libre, visita un bosque, un parque, una playa, cualquier paisaje natural y detente a observar un poco. No existe una flor igual a otra, un tronco idéntico a otro, una piedra igual a otra, dos olas del mismo tamaño y con la misma forma, nunca se forman dos nubes idénticas. Entonces, ¿por qué habríamos de ser iguales los seres humanos? ¿Por qué creemos que debemos pensar todos igual y tener los mismos gustos, criterios y necesidades?

La magia de la vida radica en la diversidad, en las diferencias que enriquecen y complementan todo.

Conclusión: si nos incomodan las diferencias es por una simple razón: por ignorantes.

La falta de sensibilidad, el poco contacto con nuestro niño interno, las ganas de ser diferentes a como somos en realidad es lo que nos tiene inconformes, temerosos, enojados, celosos de todo y de todos.

¿Tienes una opinión diferente de todo esto? Me encantaría escucharla. Déjame sus comentarios.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

1

Un Comentario

  1. Francisco Monzón
    18 septiembre, 2017

¿Cómo ves?