selfies y redes sociales

Lo Que Hay Detrás De Nuestras Selfies Y Redes Sociales

Estamos en la era de las redes sociales y creo que en parte es el reflejo de la represión de muchas épocas, el deseo de romper con lo establecido, de mostrar la realidad, se busca derribar estereotipos, comunicar, informar y vivir en libertad. ¿Estamos de acuerdo?

Sin embargo, en ocasiones pareciera que el objetivo es todo lo contrario o incluso establecer nuevos moldes, estereotipos y prejuicios.

Para nada estoy en contra de las redes sociales, de Instagram y sus fotos e historias, de Facebook y sus biografías. Me encantan. De lo que quiero hablar hoy es de la interpretación que le damos a las cosas.

El ser humano siempre tiende a comparar, a aspirar a algo mejor. Pero la edad, el tiempo, va cambiando nuestras prioridades. No existe un concepto de felicidad idéntico a otro, sin embargo, todos aspiramos a ser felices.

selfie gay

En la era de las redes sociales la publicidad tuvo que revolucionarse y dejar su tradicional estilo en radio y la t.v para mudarse a lo digital, y obviamente ingeniárselas para seguir atrapando al consumidor. Y no creo que tenga nada de malo, tenemos que seguir todos vendiendo y comprando. Habrá quien esté en contra de la publicidad, yo no. Como tampoco estoy en contra de los medios digitales ni de los influencers, que se han vuelto un eco de las marcas.

DE LO QUE SÍ ESTOY MUY A FAVOR es del trabajo personal que debemos hacer todos a diario para saber quienes somos, hacia dónde vamos y lo que hacemos por alcanzar NUESTROS PROPIOS sueños.

La publicidad siempre tendrá un impacto sobre nosotros, pero depende de nosotros si lo volvemos un impacto positivo o negativo. TODO ESTÁ SIEMPRE EN NUESTRAS MANOS. No creo que seamos víctimas de ningún sistema, más bien creo que llegamos a ser víctimas de nosotros mismos, de nuestra propia ignorancia, de no saber cuáles son nuestros verdaderos valores, nuestras verdaderas aspiraciones y de olvidar lo que cada uno llevamos dentro. El conocer estos aspectos es lo que nos lleva a vivir felices y en paz. Cuando lo de adentro está en paz, el exterior no perturba.

Las redes sociales están inundadas de ideales, de momentos fugaces, de flashazos que nunca cuentan lo que hay detrás de una imagen. La gente que tan solo vive de la apariencia, por lo general vive

1- Frustrada

2- Enojada

3- Con envidia

4 – Deprimida

5- Todas las anteriores

Antes solo la radio, los medios impresos y la t.v hacían publicidad y nos mostraban el ideal de la sociedad, ahora TODOS HACEMOS PUBLICIDAD a diario. Publicamos nuestras mejores fotos en donde no se nos ve la llantita, en donde con filtros ocultamos la arruguita, en donde queremos mostrar que una foto es el reflejo de nuestra vida.

¡FALSO! Una foto es tan solo una imagen, un instante. Detrás de las fotografías y selfies con más likes y shares hay historias difíciles, hay problemas, hay lágrimas, hay soledades e inseguridades. Así que no nos vayamos con la finta de los “supuestos ideales”, del ejemplo de vida que todos deberíamos tener, de cómo deberíamos lucir. “Todos posteamos nuestros supuestos ideales PERSONALES”. Cada imagen refleja un diálogo con nosotros mismos.

Nadie tiene la obligación de ser como nadie más ni de vivir como el de enfrente o el de al lado. Nuestra única obligación es aprender a ser felices y esto depende de nuestra forma de pensar y sentir, de nuestro nivel de conciencia, del significado que le damos a las cosas, nosotros somos los únicos responsables de nuestra felicidad y la felicidad de cada uno siempre será distinta, esa es la maravilla de la vida.

Todo ser humano puede ser feliz bajo sus propias circunstancias porque cada uno tenemos nuestras propias preguntas y necesitamos nuestras propias respuestas. Dejemos de compararnos con otros, de comparar nuestra vida.

Hace unos días recibí dos mensajes de seguidores que me confiaron algunos aspectos de su vida y es por esto que quise escribir al respecto.

A ellos, a ambos, les dolía mucho ver en redes sociales lo que ellos no tenían, les dolía no tener fotos bonitas para publicar, uno de ellos se sentía feo y le dolía no tener pareja.

En mayor o menor grado todos compartimos este sentir pero insisto, no es culpa del sistema ni de la era de las redes sociales, la infelicidad es el resultado de nuestro poco trabajo personal, de el olvido de nuestra espiritualidad, de vivir únicamente de la apariencia,  de compararnos y de darle siempre más peso a lo que nos falta y no a lo que tenemos.

Decidamos que las redes sociales sean tan solo una diversión como antes lo era la tv, disfrutemos los paisajes, las fotos bonitas, cachondas, sexies y hasta sucias de los demás. Ja, ja (o propias). No olvidemos que todo en esta vida es un juego y que cada uno podemos escribir nuestras propias reglas.

Yo me repito a mi mismo todas las mañanas:

“Salvador, valora lo que tienes, quiérete como eres, agradece tu edad, piensa positivo, ama lo que haces y, sin miedo, mantente siempre abierto al cambio. Cultiva tu paz, tu espiritualidad y vive con la misma ilusión y tranquilidad que cuando eras niño”. 

Espero que esta frase les funcione a ustedes también, y si como yo, se topan con días en los que les duele la vida, en los que solo quisieran llorar y desaparecer, aunque no es ningún consuelo, piensen que todos pasamos por lo mismo, pero muchos en lugar de enfrentar su realidad y cambiarla, se atarantan poniéndose el disfraz y posteando una buena foto que les de muchos likes. Ese reconocimiento de la gente solo nos puede crecer el ego y hacer sentir mejor por un rato.

Algo muy importante:

Vive feliz, bendice el éxito y la belleza de los demás, bendice su prosperidad, sus viajes, sus fotos y verás lo que empieza a suceder en tu vida… 

selfies y redes sociales

Comparte este artículo en tus redes sociales, quizás a alguien le haga bien leerlo.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

2

Sin Comentarios

¿Cómo ves?