¿Hacerte el difícil funciona? ¿Te das demasiado tu taco?

1
411

A veces creemos que entre más “difícil” somos, mejores resultados obtendremos con la gente con la que nos relacionamos, con amistades, en los trabajos, etcétera. Y sí, hay un tanto de razón en eso, pero ¿qué pasa cuando abusamos de este recurso?

Los excesos siempre son malos. Una cosa es conservar cierto misterio y sabernos vender y otra creernos o hacernos ver como superiores a los demás, eso a nadie le gusta y quien suele dar esta imagen suele ser ignorado para las buenas oportunidades. Nadie quiere trabajar o convivir con una persona antipática.

Muchas veces caemos en esto, no por falta de interés, si no por exceso del mismo. Anhelamos algo en nuestra vida y lo queremos proteger tanto, que lo perdemos. Todos conocemos a la típica persona que vive siendo “eternamente difícil para el mundo”, la encontramos en muchos ámbitos sociales. Esas personas que dan la impresión de creer que nadie los merece. En muchos de estos casos, la realidad es que son personas inseguras y temerosas, su actitud es una careta, algo que creen que los protege. Pero ¿tenemos que protegernos de la vida o confiar y fluir con ella?

Es correcto darle tiempo a las cosas, a cada proceso, pero no hay que vivir a la defensiva ni con miedo. Esta actitud de la que hablamos en ocasiones la aplicamos a la persona que acabamos de conocer y nos gusta. Tenemos tantos prejuicios que creemos que si nos hacemos los difíciles, nos volveremos más atractivos. O también hay gente que teme que los demás piensen que es “demasiado fácil”. Mi pregunta es: ¿nos interesa una vida sencilla o complicada? Bueno, actuemos conforme a eso.

¿Por qué mejor no demostrar lo que sentimos?  Digo, no te vayas tampoco como “hilo de media”, pero ¡vamos! Tampoco ocultes lo que sientes. Al final vas a obtener mejores resultados si eres transparente con la persona. Demuestra tu sentir y no te contengas pensando en lo que puedan pensar los demás. Se tú mism@. Si la gente te quiere tal y como eres, bien. Y si no, ¿para qué la quieres a tu lado?

Para concluir, pienso que lo correcto es no caer en excesos como lo comenté en un principio, en cualquier situación, llegar a la exageración puede crearte conflictos. Disfruta tu vida y cada momento que se te presente en ella. Los momentos y las oportunidades a veces no se repiten.

Nos leemos en la próxima.

¡Comparte este artículo y suscríbete al blog! 😉

Sígueme por FB


 

¡Suscríbete al Newsletter y recibe quincenalmente nuestras mejores recomendaciones y artículos!


1 COMENTARIO

  1. Es cierto, excederse no es la opcion indicada… en mi caso es extraño, no se si lo que me ocurre es por la region en la que vivo y su cultura, pero me sucede que si alguien me gusta y tomo la iniciativa, le muestro lo que pienso y siento todo termina en nada jejeje incluso si la otra persona tenia interes pues se pierde jejeje en cambio si no les demuestro tanto interes, si dejo que ellos me hablen primero aunque yo me este mueriendo por decirles aunque sea hola, pues todo marcha relativamente bien… realmente me parece muy extraño esto pero bueno asi sucede conmigo, asi que si un chico me llama la atencion solo le doy tiempo para que decida hablarme, mientras le doy indirectas moderadamente de que me interesa jejejeje

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 LO MÁS NUEVO
Hola! Soy Juan José Ornelas (Jujo para ustedes, los amigos) Soy "veintisiempre" por convicción y alma vieja de corazón. Psicólogo y Mercadólogo con Maestría en Administración de Negocios y Especialidad en Recursos Humanos. Amante del comportamiento humano; especialmente me he dedicado a tratar de entender: el por qué nos menospreciamos y mantenemos presentes más los defectos muy por delante de las virtudes. Imparto cursos para mejorar el autoestima, enfocándome principalmente en sacar a las personas de su "zona de confort". Lucho para que dejemos de vivir de manera "promedio" por miedo a conocer cosas nuevas. Escritor de novelas en mis tiempos libres, amante del estudio, de la música, de un buen libro y de la buena compañía. Creo fielmente que sólo se vive una vez y en presente, así que me dedico a marcar una diferencia en mi existencia.