reflexión, depresión, ánimo

Eso de sentirse siempre con el ánimo arriba y la sonrisa en la cara… ¿Se puede?

 

Es chistoso, de repente como que la gente se pone de acuerdo para hacernos las mismas preguntas. Pareciera que una misma sensación estuviera volando en el aire y todos quisiéramos atrapar la respuesta.

Mi respuesta a muchas preguntas de hoy:
Vivo más intensamente que la mayoría de la gente. Estoy arriba y estoy abajo. No me interesan mucho los términos medios, pero sí he de reconocer que me sorprende mi capacidad de reponerme de las cosas.

¿Será porque amo demasiado la vida, porque disfruto enormemente reír y estar en calma o simplemente porque mi alma es así?

Todo es cuestión de ser creativos, reinventarnos y construirnos siempre una nueva ilusión.

La simple idea de una mañana de domingo caminando temprano por la calle,  con poca gente, con un café en la mano, con mi perra a mi lado, sintiendo el aire fresco en la cara y la posibilidad de toparme con el amor… ¡me da ´pa arriba! Ja, ja.

No tiene caso cansarse porque cuando más agotados estemos, tendremos que sacar fuerza de quién sabe dónde para ponernos de pie o para ayudar a otro a levantarse. A veces así funciona la vida.

Lo que no hacemos por nosotros,  sí lo hacemos por la gente que más queremos.

Eso de sentirse siempre con el ánimo arriba y la sonrisa en la cara… ¡Sí se puede! Incluso cuando traemos por dentro alguna tristeza.

Todo depende de el enfoque que le demos a las cosas y hacia dónde decidamos mirar.

¡Arriba la pila y arriba el ánimo!

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

 

1

Sin Comentarios

¿Cómo ves?