Dominguito en el aire y en la piel…

Amo los domingos, la tranquilidad, la luz del sol y el silencio. Abrir mi mente, mi mundo, entrar a internet y ver fotos, viajar a tantos lugares, sentir los colores, toparnos con gente creativa, alegre y llena de arte. Esta sensación de calma, de no prisa, de tomar café y sentir el roce de las sábanas en la piel. Una camiseta viejita, unos shorts, un libro para andarlo paseando porque prefiero sólo observar, callar, sentir y disfrutar. Mi perra More, mis ilusiones y mis sueños jugando en un día lleno de nuevas posibilidades. Arar la tierra y hacerla fértil sonriendo, disfrutando, con el ánimo contento y teniendo un chispazo de lucidéz sabiendo que todo es posible, que muchas cosas están por irse y otras nuevas  por llegar. En calma mis emociones, mis sentimientos. Meditar sin estar sentado, sin cerrar los ojos, sólo atento a cada respiro que termina en un suspiro. Amo los domingos así. Abrir la ventana, sentir el aire y tocarme el cuerpo, sentir placer y volverme a quedar dormido. Ah, que rica huevita. Se necesita tan poco para estar feliz…, lo que nos sobra a muchos son pensamientos…
Buenos días, a sonreír en la calle, a caminar sin rumbo, a encontrarnos con esas sorpresas que la vida siempre nos tiene preparadas y que muy pocas veces tenemos la mente despejada para poder ver.

Cool Mood!

30 min. de música para estar echados en la cama con la ventana bien abierta…

Sin Comentarios

¿Cómo ves?