Diferencia entre respeto y tolerancia

La diferencia entre respeto y tolerancia, y tú… ¿respetas o toleras?

“Las personas ajenas a nuestro entorno también tiene metas, gustos, necesidades, prioridades, cultura, ideología y religión. Su vida es tan importante como la nuestra”.

Los seres humanos somos tan diferentes, que limitarnos, ocultarnos o tolerarnos no es suficiente para ser libres y vivir felices.
Acompáñame a leer un poco sobre por qué en lugar de tolerar deberíamos respetar.

Partiendo de la frase de “El respeto al derecho ajeno es la paz” que nos dejó como legado nuestro muy estimado y finado Don Benito Juárez, podemos entender que mientras respetemos el espacio, ideas, costumbres y tradiciones de los demás, podremos vivir en armonía.
Según la sociología y Max Weber, existen cuatro tipos básicos de acción social:

El comportamiento orientado por fines y medios racionales (el modelo del comportamiento moderno)
Surge cada vez que las personas podemos elegir algún propósito de modo individual, sin que haya algo o alguien que nos lo imponga. Gustos, hobbies, preferencias sexuales, entre otros.

El comportamiento orientado por creencias en valores
En este tipo de comportamiento sólo podemos elegir los medios, pues los fines que nos orientan están predeterminados por nuestras creencias y convicciones. Aquí es donde influye la religión, valores y manera en que fuimos educados. Todo esto no significa que estemos en lo correcto.

• El comportamiento orientado por emociones 
En éste, nuestros fines y medios lo dictan los impulsos emocionales o sentimentales, no el pensamiento y el cálculo. Digamos que es nuestro comportamiento más animal.

• El comportamiento orientado por la tradición
Igual que en el anterior caso, los fines y los medios no los pensamos ni elegimos nosotros, sino una fuerza ahora externa: la costumbre y la tradición, tan difícil de cambiar en la gente por más caduca que sea la idea.

Dicho esto, la mayor parte del tiempo los cuatro tipos de comportamiento los usamos cuando nos relacionamos con los demás: oficina, familia, amigos y gente que no conocemos. Nos ayude o no, afecta bien y mal.

Todo ese bagaje e información que traemos incrustada desgraciadamente nos lleva a tener paradigmas, ideas, creencias tales como pensar que todos los musulmanes o turcos son malos, de la misma forma como algunos estadounidenses hacen creer que todos los mexicanos somos flojos y roba trabajos.

A lo que voy es que nos inculcan mucho el tolerar. Yo tolero el olor a chocolate, pero me disgusta, de hecho me provoca asco. A lo que voy es que pasándolo a un ámbito más de seres humanos, cuando toleramos algo, sencillamente aceptamos su existencia, actuamos desde el enojo y no desde el amor o el entendimiento. 
En los diccionarios podemos encontrar sobre “tolerar”: permitir aunque no lo apruebes, resistir, soportar, entre otros. Si es así, no me gusta ser tolerante, en este caso. En lo personal, me resulta muy incómodo.

En cambio, el respeto nos lleva, además de a involucrarnos, también a comprender a los que nos rodean en una causa justa.

RESPETAR derriba fronteras y cambia realidades.

Las personas ajenas a nuestro entorno también tiene metas, gustos, necesidades, prioridades, cultura, ideología y religión. Su vida es tan importante como la nuestra.

¿Por qué debemos enseñar a respetar?
Porque de esta forma ayudaremos que nuestra comunidad LGTB y otras tantas no sean tan difamadas, señaladas, discriminadas.
Todos los días tenemos una oportunidad para hacerlo. Yo hoy decidí escribir mi opinión sobre todo esto y compartírselas.

¿Qué te parece compartir este artículo en tus redes sociales y poner tu granito de arena? 😉

Y tú…. ¿respetas o toleras? Cuéntame.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

 

2

Un Comentario

  1. Daniella Solmo
    26 septiembre, 2017

¿Cómo ves?