como quitarle poder a tus problemas

¿Cómo quitarle poder a nuestros problemas? Recupera la calma

Inevitablemente TODOS tenemos problemas, lo que hace la diferencia entre nosotros es lo que hacemos con ellos.

La vida es perfecta y lo manifiesta en toda su creación, funciona mediante un sistema en el que del “aparente” caos genera perfección. Nosotros somos parte de ese plan perfecto pero ¿por qué si la vida es perfecta a nosotros se nos llega a complicar tanto?

Porque tenemos libre albedrío, porque podemos decidir por nosotros mismos, porque el objetivo de estar aquí en este planeta es obtener comprensiones, aprender a crear perfección. Somos un microcosmos dentro del macrocosmos, como una pequeña maqueta del universo. No somos únicamente bultos de carne con teléfonos “inteligentes” tomándose selfies, somos mucho más que eso.

Si nos percibimos de una forma limitada vivimos limitados, cuando empezamos a percibirnos como algo infinito e ilimitado, empezamos a vivir de la misma forma.

¿Será que un árbol se preocupe cuando se caen sus hojas en el otoño? ¿Será que él sepa que de esa forma dará vida a nuevos árboles y frutos en la primavera y volverá a ser bello y abundante?

El árbol no lo sabe, simplemente fluye con la magia de la vida y se vuelve parte de su grandeza. Nosotros sí lo sabemos, pero como conocemos los extremos opuestos de las cosas, podemos decidir, y desgraciadamente estamos acostumbrados a pensar casi siempre en el conflicto, en lo negativo, nos enganchamos con el miedo, con la carencia, alimentamos constantemente esto en nuestra mente y es lo que se manifiesta en nuestra realidad con el único objetivo de enseñarnos que estamos manifestando una mentira, una mala interpretación de las cosas. ¡Ojalá pudiéramos entenderlo a la primera!

Es difícil comprender esto cuando estamos angustiados, deprimidos, desesperados, pero cuando logramos conseguir un poco de calma, se nos aclara el panorama. Todos, de una u otra forma, hemos podido comprobar que cuando estamos contentos, tranquilos y nos mantenemos positivos, todo nos sale bien, las cosas que deseamos, de pronto, de la forma más extraña, se manifiestan.

El problema es que, cuando las cosas comienzan a suceder de forma distinta a la planeada, empezamos a bloquear los caminos, a impedir el flujo perfecto de la vida y cuando esto sucede, las cosas empiezan a ir mal de nuevo, entonces nos hundimos en la negatividad y volvemos a tocar fondo.

Esta experiencia dolorosa, lejos darnos una comprensión, casi siempre nos deja tatuado un sentimiento de dolor y temor que suele activarse inconscientemente cada que nos enfrentamos a una dificultad, y entonces ya sabemos cuál volverá a ser el resultado.

¿Qué hacer al respecto?
Soltar, confiar, fluir. Dejar de darle energía y emoción a los pensamientos negativos, enfocar nuestra mente en lo positivo, en lo que tenemos y nos hace felices, en lo que nos gusta en la vida. Cuando logramos mantener este estado de contento, nuestro nivel de energía sube, vibramos en un nivel más alto y entonces podemos atraer situaciones y personas que corresponden a la misma alta vibración.

Suena extraño, pero para ser feliz, primero hay que ser feliz. Lo que quiero decir es que nuestras emociones determinan nuestra realidad. Si queremos algo en la vida hay que agradecerlo por adelantado, hay que permitirnos experimentar la emoción, la felicidad antes de haber conseguido las cosas. De esta forma, esa felicidad abrirá la puerta para que lo que deseamos pueda manifestarse.

Lo similar atrae lo similar. La felicidad atrae felicidad y la tristeza genera más tristeza. Esto es algo que todos sabemos pero no lo tenemos consciente en nuestra vida.

¿Hasta cuándo dejaremos de vivir en automático con nuestra negatividad? ¿Hasta cuándo despertaremos, nos volveremos conscientes de nuestros pensamientos y actos para vivir alineados con las Leyes Universales y crear únicamente perfección?

Esa respuesta está en cada uno de nosotros.

Solo hay dos formas de vivir:

1- Desde el Amor

2 -Desde el miedo

Cuando vivimos desde el amor, actuamos con confianza, con pasión, con emoción, con una mente positiva y el resultado siempre es maravilloso, incluso puede superar nuestras expectativas.

Pero cuando vivimos con miedo la vida pesa, actuamos sin entusiasmo, nos paralizamos, nuestra mente negativa asume por adelantado que lo que está intentando es imposible. Y obviamente, el resultado de esto todos lo sabemos.

Les propongo que tomemos la rienda de nuestra vida, de nuestros pensamientos y emociones. Dejemos de darle peso a la duda, al conflicto, a la angustia, al miedo y volquemos toda nuestra energía, alma y espíritu en lo positivo, en la felicidad, en la prosperidad, en la perfección. Aprendamos a utilizar el mismo sistema que utiliza la vida para crearse a sí misma.

Las plantas siempre crecen cuando permanecen en la luz.

Si estás atorado en tu vida, si los problemas te están rebasando, deja de dar patadas de ahogado, si ya hiciste todo lo que estaba en tus manos para resolver la situación, entonces confía, sacúdete la pesadez y enfócate en otra cosa, en algo que te haga feliz.

Salte a la calle, respira profundo, siente el sol en tu piel, dedícate tiempo para ti, encuentra un hobbie, algo que te haga sentir bien. Pensarás que es imposible cuando tienes el agua hasta el cuello. Entonces yo te digo: lo que es imposible es que el agua baje si sigues generándola a cada segundo con tu preocupación, con tus pensamientos. Date la oportunidad de producir felicidad en ti y de pronto te darás cuenta de que el agua desapareció y verás que todo vuelve a reverdecer en tu vida, aún más que antes.

Este tipo de lecturas suenan muy bonito pero requieren de valor, fuerza y coraje para ponerlas en práctica. Cuando lo haces, tú mismo puedes comprobar los resultados.

Que tengamos todos un día maravilloso lleno de buenas ideas, buenos pensamientos, de actividades que nos alegren y nos permitan subir nuestro nivel de energía. De lo demás, la vida se encargará. Confía y te sorprenderás.

Si estás leyendo esto no es producto de la casualidad. Seguramente has pedido respuestas, soluciones. Pues aquí están, la vida nos manda el instructivo, pero nosotros debemos leerlo y empezar a armar, a AMAR. 

Comparte este artículo en tus redes sociales para ayudar a alguien más. 😉

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe quincenalmente nuestros mejores artículos.
¡Sólo tienes que suscribirte!

2

Un Comentario

  1. S dominguez
    21 julio, 2017

¿Cómo ves?