Cada quien a su manera… Por el arte de ser quienes somos.

 

¡”Fuck” como expresión, no como acción! Bueno, cada quien…
Ya son muchos años de escribir en la web, de grabar videos, de hacer amigos y de, en ocasiones, escuchar incómodamente algunos comentarios. Ja, ja.  Pero quien quiera estar en el foco, que se vaya acostumbrando a ser señalado. ¡Ay la llevo!
Un día alguien me dejó un comentario en alguna de tantas publicaciones, y decía: “lo que tú tienes que aprender es a ser más gay”. Mmm… me quedé pensando, no me gustó el comentario. Al principio no lo entendí. Quizás fue mal intencionado pero eso es lo de menos, lo importante es cómo tomamos cada situación, cómo resonamos con las cosas y darnos cuenta que las casualidades en esta vida no existen. Por eso me gusta decir que “Todo encuentro casual es una cita”.

Vivo tratando de ser cada día más libre, de romper mis propios prejuicios y limitaciones. Por mucho tiempo viví resistiéndome a las etiquetas y ahora las disfruto demasiado. Cada día y cada momento juego el papel que quiero jugar, lo cambio cada que me de la gana y no me importa mucho la opinión de los demás. Hace unos cuántos minutos me dejaron un comentario en video. Decía:  Es más, dejen le doy copy+paste. Ja, ja. Siempre hablas de pura putería, quizás por que estás inmerso en ese mundo Almodovadorezco”.


Ahora completo la idea de los dos comentarios: El primero fue hace como dos años. Después de darle vueltas y vueltas, aún sin querer, porque me hacía ruido cada que me quedaba callado…, me di cuenta que el chavo que me lo dijo tenía mucha razón. Creo que entendí el mansaje más allá de las palabras.  “Lo que tú tienes que aprender es a ser más gay”…
Aquí va el enfoque que le di:
Creo que todos somos como somos, así simplemente. Lo importante es permitirnos ser, expresarnos libremente, buscar cada uno nuestra propia felicidad.
En mi caso, no doy clases de yoga, no escribo ni hago videos para un sólo tipo de persona, lo hago para todo mundo, para todo aquel que sienta cierta afinidad con mi forma de sentir. Esto no tiene absolutamente nada que ver con ninguna preferencia sexual. Antes procuraba ser “neutro”, digamos que más impersonal en todo, no usaba mis referencias de vida para que no se me etiquetara como el “wey gay”. Pero me di cuenta a tiempo (y mucho tuvo que ver el “famoso comentario”) de que me estaba privando del placer más grande que puedo tener: “ser yo mismo”,  que había mucha gente que,  como yo,  necesitaba atreverse a simplemente ser. Entonces empecé, con respeto, hablar, a escribir, a comunicarme desde mi propia trinchera, desde mis propias experiencias. Empecé a existir libremente, espontáneamente, alegremente. Y créanme que me dio un enorme resultado. Sonrío más, más seguido y hago reír a los demás con más frecuencia (¡Cosa que me encanta!). “la naturalidad siempre se agradece”. Si uno lo valora tanto, ¿Por qué a veces actuamos de manera contraria? Ya se acabó el tiempo de vivir en la mentira. Ahora es el tiempo de vivir en libertad, de aceptar las diferencias y de divertirnos con ellas, de hacer más grande nuestro mundo.
Ahora: el segundo comentario de apenas hace un ratito: “Siempre hablas de pura putería, quizás por que estas inmerso en ese mundo Almodovadorezco”.
Mucha gente cree que manifestar y expresar libremente una condición homosexual es putería. Está por demás decir que eso es una estupidez. Sin embargo, todo mundo tenemos derecho a pensar y a decir lo que queramos, siempre y cuando no agredamos a nadie. El comentario no me ofendió en lo absoluto. Sin embargo, me sirvió para comprobar que “nunca le daremos gusto a todo mundo”. Lo importante es sentirnos cómodos siendo nosotros mismos.

Además, la mayoría de la gente que habla y critica, lo hace porque no se atreve a ser comorealmente es. Incoscientemente les incomoda la libertad de los demás. Cuando algo nos incomoda es por algo, algún conflicto tenemos con eso. Cuando no, simplemente fluimos con todo. No soy un hombre mustio, ni hipócrita. ¡Me encanta disfrutar y compartir la vida! No tengo mucho conflicto en decir las cosas como son. Ahora trato de ser neutro en mi mente, en mi forma de comprender todo lo que sucede y por qué sucede, pero me expreso como soy. De cualquier forma,  si a alguien no le gustamos ¿para qué queremos tenerlo cerca? Soy de esos que intentan sacarle el humor a todo, el lado amable. Soy mexicano y soy picoso, alburero y mal hablado. Vaya, esto no significa ser mexicano, obviamente, pero sí es un “don” (yo así lo veo), que muchos “mexican curious” tenemos. Nos encanta vivir con humor y reírnos de todo, incluso de nosotros mismos. ¡Ah qué rico se siente y cómo se disfruta! Ja, ja. ¿Ahora resulta que un “heterosexual” que habla pícaramente es simpático y el “homosexual” que lo hace es puto? En fin, me vale gorro lo que digan. Apenas vamos logrando tirar unos cuantos pilares del machismo.

¿Se acuerdan cuando se decía que la mujer que le hablaba a un hombre, que le mostraba interés y que hasta se aventaba su aventurilla, era una puta, y que el hombre que lo hacía era un héroe pícaro e interesante?  Todo eso ya está caduco. Lo que yo hago es siempre con el afán de animar a la gente a ser quien es y a vivir libre y felizmente! Como quiera, si la regamos, que sea la vida quien nos agarre a trompadas para hacernos entender.  “Siempre habrá quien mire pero no vea y quien oiga pero no escuche”. Para ser feliz hay que aprender a leer entre líneas. Mijos y mijas: “A palabras necias, oídos sordos”.

Todo este rollote fue por el segundo comentario. Así que mejor les pongo el video en el cuál me lo dejaron. ¡Sería una verdadera chingadera hacerlos leer tanto y dejarlos a medias! Aquí les va y a ver qué opinan. ¡Déjenme sus comentarios! ¡Recuerden que ya aguanto vara, que no me ofendo!

¡Besote unisex! Ja, ja.

@SalvadorNop

Facebook

Youtube

 

P.D
Ah… ¡Y sí soy el más fan de Almodóvar! Ja, ja.

 

4

Sin Comentarios

¿Cómo ves?