VIH

De amor, sexo y otros placebos cuando se vive con VIH. Por SerOhPositivo

Foto: Tumblr.

Pasó el 14 de febrero hace más de un mes,  “El Día del Amor y la Amistad” en México, época del año en la que nuestra mayor satisfacción parece ser publicar en redes sociales los regalos que recibimos y esperar un like (neta, a veces ni nos fijamos en que nos dieron pero ya tenemos la pose para la foto en mente y hasta cuales filtros vamos a usar).

En mi experiencia, no he tenido la fortuna de andar tronándome los dedos una semana antes pensando en qué le voy a regalar a mi novio (en pocas palabras siempre la paso solo), eso no quiere decir que sea un hater de la fecha, al contrario, me gusta que la gente tenga un pretexto para ser amable y decir cosas lindas (aunque sea un “buenos días”), dar detalles o un abrazo de quien menos lo esperas.
La mayoría de mis festejos eran en un antro, tratando de ligar y tomando hasta amanecer no así este año que fue muy diferente; no salí debido al trabajo y aún si hubiese tenido la oportunidad, el plan habría cambiado en esta ocasión para realmente convivir con los amigos y disfrutar la noche.

Pasar el 14 de febrero en pareja siendo portador del VIH se ha vuelto mi ideal utópico aunque he leído acerca de las parejas SERODISCORDANTES (es cuando uno de los involucrados es #SerOhPositivo y el otro no) además he visto material de personas contando su experiencia, así que hoy algo tengo muy claro: con la debida información y cuidados se puede tener una vida en pareja como cualquier persona. Esto me hace creer en el amor y no descartar esa parte de mi vida.

Luego entonces la pregunta ¿Por qué estoy solo? La respuesta es sencilla, prefiero estar así en lo que me adapto a este nuevo estilo de vida al 100%, ya cuando sea el momento oportuno buscaré el amor de pareja sin forzarme y sin expectativas; esperaré con paciencia a la persona que me quiera y me acepte tal cual soy, mientras tanto, aprenderé a quererme yo, y mucho. Pasar un tiempo solo no es malo, al contrario tengo el chance de conocerme y reflexionar sobre lo que realmente quiero sin depender de ello; ver en mi futura relación el complemento a mi vida.

En lo que al sexo se refiere (y suena de fondo la canción que dice “… Mi cuerpo no está hecho de metal, mi cuerpo no está hecho de madera”) claro que disfruto del placer carnal, pero a la manera de un #solosexual, no puedo evitar sentirme hot algunas veces ni reprimir algo natural como lo es el deseo; la masturbacion tiene beneficios o al menos es lo que he leído (“disfrutar de la sexualidad después del diagnóstico es bueno para la salud tanto física como mental” vía @StopVIH).

Tener relaciones con alguien más para mi esta en pausa, no me siento a gusto con mi cuerpo debido a la baja de peso que tuve y me quiero recuperar (lo sé, soy vanidoso) aunado a esto, sigue el miedo a la reacción por parte de la otra persona cuando le diga mi status, el miedo a contagiar a alguien estuvo presente al principio, me informé y creo que ya lo superé, también leí de los tratamientos post exposición aunque eso no significa que relaje los cuidados durante el acto.

Entiendo que por cuestiones de consumismo lo ideal es pasar “El Día del Amor” en pareja (o esa es la idea que nos venden) y olvidamos que también es día de la AMISTAD, momento de saludar a personas que por cuestiones de tiempo, distancia u otra situación hemos dejado de ver, así mismo reforzar lazos con nuestros seres queridos (bueno también está navidad pero el caso es hacerles saber que se les quiere). También es cierto que el amor a ellos se debe demostrar todos los días y no esperar a que llegue febrero para hacerlo.
Estar lejos de mi familia es difícil (soy Cáncer y según la astrología soy un ser hogareño sin llegar al extremo de ser ermitaño) pero gracias a la tecnología podemos estar en contacto a diario aunque eso jamás reemplazará el disfrutar de una plática frente a frente con ellos, reunirnos a la hora de la comida y contarnos qué tal va el día, reír o a veces aun sin hablar mucho el simple hecho e estar juntos es reconfortante.

Tener amigos es fundamental en la vida, podemos tener muchos conocidos pero los verdaderos amigos son contados. Hay tres de ellos a quienes les cuento todo pero solo una sabe lo del VIH. Desde el diagnóstico he huido a ese momento (osea contar mi veldá como dice Niurka) y seré muy selectivo cuando este listo. Antes de cambiarme de ciudad fue que me reuní con esa amiga a modo de despedida, hacía mucho que no la veía y por ello decidimos salir a comer, entre la platica salió el tema y no pude aguantarme, así que le conté todo; la noticia le causó tal asombro que no podía ocultar esa expresión en su rostro, llegando a decir que no podía creerlo. Platicando más con ella le expliqué por lo que había pasado, le conté del tratamiento y traté de calmarla diciendo que no estaba en mis planes a corto plazo morir sino todo lo contrario, me estaba (y me sigo) cuidando.
En fin, este 14 de febrero fue un día como cualquier otro, admito que me dieron regalitos (lo cual agradezco) y subí la foto a Facebook. En el fondo todos somos y vivimos muy parecido. Saludos y nos seguimos leyendo.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

Acerca de 

Recién diagnosticado, cuasi licenciado en Lenguas Extranjeras. Soy un chavo de 27 años que busca compartir sus experiencias en el tratamiento del VIH, originario del puerto jarocho por tanto cafetero de corazón. Decidido a disfrutar de la vida y narrar todo lo bueno, malo o incluso chusco que puede llegar a pasar en este proceso; esperen solo conocer las vivencias de un escritor improvisado. Twitter: @SerOhPositivo Contacto: serohpositivo1@gmail.com

    Encuentra más sobre mí en:
  • twitter
  • facebook

5 Comentarios

  1. romero carbajal armando
    17 marzo, 2016
  2. Betto
    24 marzo, 2016
  3. David
    28 julio, 2016
  4. Frank
    29 julio, 2016
  5. Anónimo
    30 julio, 2016

¿Cómo ves?