¿Te gusta gastar y gastar y vivir engañado? Los productos milagrosos no funcionan.

Etiquetas: ,

eterna-juventud

Esos productos estrella que supuestamente hacen milagos. ¡Basta! Los milagros los hace solo uno mismo.

¿Es mercadotecnia o es ayuda?

Últimamente he escuchado de varios productos que ayudan a mejorar nuestra apariencia y “salud”. Vivri, Nerium, por mencionar ya conocidos como Carnivore, Loreal, Ponds, Nivea, Isopure, en fin, toda marca que venda suplemento y cremas. Hace poco vi como una amiga vendedora de una de estas marcas subió una foto de cÓmo una chica eliminó su celulitis y redujo tallas con una crema y, por mis conocimientos en el programa de Photoshop, sabía que estaba editada, y muy mal.

El problema no es la mala edición de una foto, sino como algunas personas son capaces de vender cualquier producto con el fin de llevarse su ganancia.

También leí sobre la alerta sanitaria que hizo la COFEPRIS acerca de un producto que daba a entender que podría suplirse por las comidas de un día y claro, hubo gente (vendedores) que lo defendieron a espada y escudo. Y es que puede que nos venda el producto un especialista, podría ser un nutriólogo o dermatólogo hablando de una crema o un reductor de tallas.

Pero ¿Qué pasa con la mujer de 30 años que le prometieron jubilarse en cuatro años o la chica de la tienda de suplementos más grande, que por cada venta le dan una comisión? No quiero juzgar a todas las personas que ofrezcan estos productos sino a que la necesidad de vender hace que “adornemos” los resultados de los que tampoco se tiene certeza que funcionen y menos aún, de las consecuencias que tengan a la larga.

“Baje en diez días”,” equivale a 20 minutos de ejercicio”,” aclarador de piel”,” cambios en 3 semanas”, “elimine el apetito”, “energía y rendimiento”, use todo el sistema por completo. Milagros por aquí y milagros por allá.

Bueno, quien tiene la decisión final somos nosotros los consumidores, ¿no? Porque nosotros decidimos si lo compramos o no. Claro, en un mundo donde se nos bombardea con la idea de que además de ser exitoso, uno debe de ser joven y guapo (eternamente), es difícil confundirse como producto de la desesperación.

Todos queremos o una mejor piel o bajar de peso, tener mayor masa muscular, y bueno lo que es más importante y siempre dejamos al final: buena salud. Si en lugar de gastar en la crema milagrosa, tomáramos el otro litro de agua, o decidimos cenar la ensalada con pollo asado y no los tacos del wero que están en la esquina. O ¿qué tal este caso? Quien gasta miles de pesos en proteínas para ir al gimnasio, pero van muy poco y  el fin de semana termineapidiendo el séptimo trago y el quinto cigarro en el bar.

Sería mejor que meditáramos sobre los hábitos negativos que tenemos  y debemos cambiar para mejorar. De esta forma, lograríamos nuestros objetivos y de paso seguro nos ahorraríamos unos buenos pesos.

Fuerza de voluntad, objetividad y ser honestos con nosotros mismos, apreciar nuestro propio esfuerzo y entender que nada sucede como por arte de magia.

Nos leemos en la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Acerca de 

Soy John Jacob, Ilustrador y diseñador, antes que apariencias, gadgets, ligues, trabajos y fiestas, somos humanos y siempre es bueno echar un vistazo a nuestro comportamiento y a lo que nos hace felices.

Facebook: John Jacob Torres
Instagram: @johnjacobt
correo: torres0507@gmail.com

¿Cómo ves?