¿Por qué engorda el estrés?

Etiquetas: , , ,

photodune-3458939-fat-businessman-m

Sabemos que el estrés se encuentra fuertemente vinculado al desarrollo de sobrepeso y obesidad, pero ¿por qué el estrés engorda?

La primera respuesta que obtendremos será que, ante la necesidad de descargar tensiones, el estrés nos lleva a comer más.

Sin embargo, un nuevo estudio señala que no sólo sentimos apetito constante cuando estamos estresados y una mayor tendencia por consumir muchas calorías, sino que, la liberación de una hormona favorece la acumulación de grasa en la zona abdominal.

La hormona involucrada se denomina hidrocortisona y el cuerpo la libera cuando atraviesa épocas de estrés, lo cual propicia el incremento de la grasa en la zona central del cuerpo, grasa más peligrosa por sus efectos metabólicos.

Pero no sólo la hidrocortisona se encuentra involucrada en el potencial incremento de peso ante el estrés, sino que también, participan el cortisol, la adrenalina y noradrenalina en el intento de estimular al organismo a seguir adelante y enfrentar un esfuerzo adicional.

Entonces, nuestro cuerpo entiende que ante situaciones de estrés necesita más combustible y, a su vez, se prepara con reservas para posibles situaciones peores, por eso, el estrés es un fuerte factor de riesgo para nuestra salud, al incrementar grandemente las posibilidades de desarrollar un exceso de grasa corporal.

El descanso adecuado y relajar tensiones es más importante de lo que pensamos si queremos cuidar nuestra salud. Por ello, no olvidemos dedicar tiempo a nosotros mismos y dormir lo necesario, pues esto facilitará el camino de despedida al estrés.

Engordar-engorda

TIPS:

1) Párate y muévete

El ejercicio hace que la sangre circule con mayor rapidez, transportando el cortisol a los riñones para que sea excretado fuera del organismo. Incluso, un paseo de 15 a 20 minutos, 3 veces por semana, puede reducir rápidamente los niveles de la hormona.

2) Come despacio

Comer despacio, saborear cada bocado y prestar atención a la sensación de saciedad puede disminuir los niveles de cortisol y disminuir la cantidad de alimentos que comes.

3) No hagas dietas estrictas

Es irónico pero, las investigaciones demuestran que hacer dieta constantemente puede hacer que los niveles de cortisol se eleven hasta en un 18%.

4) Cede un poquito ante tus antojos

Cuando el estrés te conduce hacia algo dulce o salado, está bien ceder un poco. Es mucho mejor disfrutar de un pequeño “antojo” y reducir así la respuesta del cortisol, que dejar que éste se salga de control.

5) Restringe la cafeína

La próxima vez que estés bajo presión, elige bebidas descafeinadas. La combinación de cafeína y estrés aumenta los niveles de cortisol más que el estrés por sí solo.

6) ¡Duerme!

Para reducir el estrés, la estrategia más eficaz de todas es dormir las horas necesarias. El cuerpo percibe la falta de sueño como un importante factor de estrés. La falta de sueño también aumenta los niveles de grelina, una hormona que aumenta el hambre.

Nos leemos en la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

 

Consultas y dietas personalizadas:

L.N. José Manuel Ávila

@: bio1health@gmail.com

Acerca de 

L.N. José Manuel Ávila
Soy José Manuel y me gusta que me digan Manu, tengo 22 años. Estudié la Lic. en Nutrición dedicándome un rato al ámbito hospitalario y ahora a la nutrición deportiva. Me apasiona mi trabajo. La alimentación es un proceso biopsicosocial.
Me considero persuasivo, diplomático, galán, simpático, agradable, atento, dedicado, una persona muy optimista, curioso, trabajador. Me gustan las cosas simples de la vida.
Mi cotacto:
bio1health@gmail.com

¿Cómo ves?