El paseo frustrado. El monitoreo de mi tratamiento de VIH. Por SerOhPositivo

Etiquetas: , ,

serohpositivo, el paseo frustrado. VIH

Seis de la mañana, se siente un poco de frío así que un suéter bastará, en la mochila sólo un carnet del IMSS y la solicitud de laboratorio. Algo diferente de llevar cuando se supone saldré con rumbo al hermoso puerto jarocho y no precisamente para correr desnudo por la playa.

Comienza el monitoreo de la enfermedad, en este proceso es importante tener en cuenta dos factores que definen la gravedad de la misma: el conteo de linfocitos CD4 y la carga viral. Estos análisis se hacen de manera periódica y con ellos se tiene un control del VIH, tuve que hacer mi tarea e investigar todo acerca de estos dos factores; desde preguntas con mi doctora hasta el bendito internet (San Google encuentra todo).

Quiero compartir un poco de lo que descubrí y aclaro que no pretendo ser un artículo de medicina sólo hacer llegar información que todo paciente debe conocer:

Los LINFOCITOS CD4 son un tipo de glóbulo blanco y son unas de las células más importantes del sistema inmunológico ya que protegen de infecciones virales además de ayudar a otras células a combatir infecciones causadas por hongos y bacterias; producen anticuerpos y ayudan a combatir el cáncer. Saber cuántas células CD4 tenemos nos dice si el sistema inmunológico está sano y cómo ha reaccionado en la lucha contra el VIH, nos indica cuando debemos empezar el tratamiento Anti Retro Viral (ARV) y si necesitamos protegernos de las infecciones relacionadas con el SIDA; el recuento normal es de 500 a 1500 células por mililitro cúbico y si es menor a 200 pueden presentarse muchas infecciones oportunistas (Información tomada de la página aidsmeds.com).

La CARGA VIRAL mide la cantidad de VIH que hay en la sangre aunque se usa más para asegurarse de que los medicamentos están funcionando correctamente. Las pruebas para hacerlo son dos y en el resultado aparecen como “PCR” (Reacción en Cadena de la Polimerasa) o “bDNA” (ADN ramificado), es importante usar la misma prueba y no cambiar de una a otra; ser INDETECTABLE quiere decir que el número de copias del virus por mililitro de sangre es mínimo y la probabilidad de contagio (sexualmente hablando) se reduce hasta en un 97%, esto no quiere decir que ya no se tiene el VIH al contrario NOS obliga a seguir con el tratamiento (Información tomada de la página aidsmeds.com).

Pues para el conteo de CD4 fui a una ciudad cercana y no tardé más de dos horas, lo único tedioso es hacer fila en la clínica debido a esa extraña costumbre de llegar tan temprano como sea posible para ser el primero sabiendo que ya el personal tiene una hora de entrada definida; aunque si decidí que me quiero cuidar estoy dispuesto a esperar lo que sea. En esta ocasión llegue por mis propios medios pero el IMSS facilita el traslado mediante un autobús especial para los derechohabientes.

En el caso de la carga viral, la toma de muestra sólo la hacen en Veracruz por lo cual debo trasladarme hacia allá; es curioso como la finalidad del viaje influye en el ánimo que da por ir. Cuando era niño me causaba emoción saber que al día siguiente estaría jugando con arena o salpicando a mis primos, no importaba el tener que levantarse temprano y preparaba una maleta como si aquello fuera a durar por varios días aun sabiendo que era de entrada por salida (me refiero a sólo un día de viaje)

Para esta ocasión desperté como cualquier otra mañana, hice mi rutina de bañarme y desayunar para después salir a buscar un taxi que me acercara al lugar donde el autobús pasaría por varios de nosotros; es raro vernos unos a otros preguntándonos cuál será el motivo de cada uno para estar ahí; trato de relajarme escuchando música hasta que por fin el camión hace su triunfal llegada.

Durante el trayecto hay un silencio interrumpido por uno que otro ronquido leve, la tos de algún otro y el celular que solo anuncia la hora de tomar medicamento. Al llegar a la clínica ya es de día, debo agradecer que el clima me favoreció por que no hubo mucho sol aunque sí algo de viento; ya estando en la fila donde espero mi turno para pasar al cubículo y me saquen sangre una vez más (odio las marcas que quedan) veo una puerta abierta y como para que mis nervios se relajaran más hay un show algo bizarro, un pobre señor tiene cara de sufrimiento y esta con el brazo extendido, una persona de bata blanca metiendo la aguja una y otra vez porque al pobre no le salía nada (no sé si porque no le encontraban la vena o de plano tenía solo aire). Cuando es mi turno el chavo lo hace rápido así que salgo de ahí tan pronto como puedo antes de tener que ver otro espectáculo de ese tipo (tengo fobia a la sangre).

Faltan veinte minutos para las nueve y se me estaba olvidando tomar los ARV, así que compré una botella de agua para poder tragarlos, ahora a buscar un plan para hacer durante el día ya que no iré a trabajar. Decido caminar y dar una vuelta por el malecón o la plaza del acuario lamentablemente a nuestro señor gobernador se le ocurrió lo mismo o eso supongo ya que toda esa zona está cerrada, no dejan pasar a nadie y los policías custodian el lugar. Ni modo sólo me queda desayunar y volver a mi ciudad de origen.

@SerOhPositivo

Seguimos compartiendo en este blog.

Síguelo en Facebook.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

 

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

¿Cómo ves?