Video. Sorpréndanse como yo de la información que pueden darnos con nuestro ADN

Etiquetas:

The DNA Journey

Hay momentos en los que decides abandonarlo todo, retirarte a tus adentros y ponerte a escribir lo que estás sintiendo porque es muy fuerte.

Mientras veía este video comencé a llorar, al principio no supe por qué, muchas emociones y situaciones personales no las tenemos conscientes, pero después me di cuenta que estoy más cansado y adolorido de lo que imaginaba de creer que soy quien no soy.

Vean el video y cuando lo terminen, seguimos platicando…

La humanidad estamos cansados de creernos, de percibirnos tan limitados, tan fragmentados, tan frustrados. El lugar que muchos ocupamos en la sociedad nos lastima, nos parece insuficiente y nos llena de dolor.

Qué gran alivio es empezar a descubrir que no somos quienes pensábamos, que hoy nuestro ADN puede demostrarlo.

Somos todo, estamos conectados, relacionados. La alegría de algunos es un poco de la alegría nuestra, el sufrimiento de muchos sin darnos cuenta se vuelve el por qué de nuestras lágrimas una tarde cualquiera.

En ocasiones lloro y me deprimo porque creo no haber logrado muchas cosas en mi vida pero muy pronto descubriremos que todos somos artistas, doctores, abogados y arquitectos, todos somos un poco de eso porque nadie estamos separados. Ojalá que en lugar de competir y presumir, pudiéramos todos compartir nuestros triunfos haciendo a los demás parte de ellos, hacerles sentir un poco de nuestra emoción y satisfacción.

Muchos se negarán a descubrir que aún teniendo un estuche que llaman género (sexo) en su interior son hombres y mujeres a la vez con todas las expresiones posibles de sus sexualidad.

Luchamos, peleamos, nos gastamos por pretender, por fortalecer una imagen de lo que creemos que somos, pero qué alivio, hemos estado muy equivocados. Somos un poco de todo y de todos.

Y me viene a la cabeza una pregunta que siempre ha estado rondándome, una pregunta que un día en la Oneness University en Chennai, India, me fue respondida casi en secreto por un maestro:

¿Existe el libre albedrío?

Esa pregunta la hice en voz alta durante una clase y no obtuve respuesta. Minutos más tardes, al terminar la clase, mientras descansábamos muchos tirados sobre el pasto en el campo central de la universidad, el maestro, con una sonrisa tranquila y un brillo muy especial en su mirada se acercó a mi y me dijo al oído: “No, no existe el libre albedrío, existe el destino y simplemente cada uno decidimos cómo vivirlo. Pero esta respuesta no es para todos, no todos están listos todavía para escucharla”.

Para muchos, pensar en esta posibilidad les genera una sensación de prisión, de frustración, de injusticia, a mi me dio una sensación de libertad, de alivio, de paz. Porque si pienso limitadamente, me siento limitado, pero si pienso en grande puedo comprender que somos parte de un todo y que todos somos parte de esta película llamada vida, sólo que cada uno tenemos un papel distinto que interpretar.

Cuando vemos una película en el cine, vemos cómo cada actor interpreta un papel distinto y dentro de él suceden muchas cosas para que pueda darse la trama en la historia. Cada personaje tiene siempre la posibilidad de ser feliz, pero nunca deja de ser él mismo. Cada personaje decide cómo vivir su historia pero existe un escritor de la película, ALGUIEN que creó los personajes de cierta forma, con cierto propósito y simplemente les da a los actores la posibilidad de darles vida.

Disfrutemos ser quienes somos, dejemos de compararnos, dejemos de competir, dejemos de luchar, dejemos de sentirnos separados de los demás, dejemos de pensar que somos únicamente quienes creemos que somos.

Y como el Plan es perfecto, seguramente este escrito solo llegará a la gente indicada, a quienes estén listos para escuchar y para comenzar a debatirse con esta información. “Las casualidades no existen”. “Todo encuentro casual es una cita”.

Gracias por leerme y darle siempre sentido a este blog.

Puedes suscribirte gratuitamente.

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

¿Cómo ves?