Superar la muerte de alguien querido, de tu ex.

Etiquetas: , ,

tanatología, la muerte de un ex

Cuando terminamos una relación es común escuchar la frase de: “ojala que se muera”, nos haya dañado la persona o no. Simplemente lo decimos por enojo, por frustración, decepción, etc.

Tocaré el punto de cuando realmente se muere la persona a quien le deseaste la muerte.
Tuve una relación bastante bonita durante unos 10 años. Las cosas se tornaron difíciles en el último año y opté por no continuar para no dañarnos. Uno nunca debe de buscar culpables, pero hubo ciertas acciones de mi ex que me hicieron pensar: ¿qué pasaría si él desapareciera de mi mapa?

No supe más de él, borre todo contacto. Lo eliminé de mi lista de contactos, redes sociales, entre otras cosas. Pasaron los años y como el mundo es bastante pequeño solíamos toparnos en algunos eventos, yo nunca fui grosero en los momentos en que teníamos que vernos sin querer. Con bastante terapia y ayuda superé el proceso de separación y tuve mi etapa de duelo. Él rehizo su vida con una nueva pareja estable.

La verdad es que a mi nada me afectaba, por lo mismo, cada cumpleaños que recibía un mensaje de él se lo regresaba con un agradecimiento, pero no había nada más.
El problema vino cuando por azares del destino descubrí por las redes sociales que conocidos en común  hablaban de que le deseaban suerte en su nuevo viaje, iluso, creí que por fin se había decidió ir vivir a un lugar especial que siempre me mencionaba. Como la curiosidad mato al gato, después de 9 años de no saber de su vida le llamé y contestó el buzón, le envié mensajes y nada, hasta que me enteré de que había muerto.

Qué difícil entender que después de haber deseado que alguien importante en tu vida desapareciera de la faz de la tierra, al final lo hizo. Me llegaron imágenes, acontecimientos, vivencias, todo, puedo decirles que es el dolor más grande que he sentido. Lo que hice fue hablar por teléfono con mi madre, no pude hablar, pedir ayuda de una amiga y su novio. La depresión fue bastante grande.

Ni tardo ni perezoso me acordé que conocía a una persona que en el pasado me había ayudado a superar algunos obstáculos y le hablé.
Inicié sesiones de tanatología. Para quien no sepa lo qué es, explicaré un poco. Es una disciplina científica que se encarga de encontrar el sentido al proceso de la muerte, sus ritos y significados como disciplina profesional, integra a la persona como un ser biológico, psicológico, social y espiritual para vivir en plenitud y buscar su trascendencia. También se encarga de los duelos derivados de pérdidas significativas que tengan o no que ver con la muerte física o enfermos terminales.
Nunca me interesó indagar cómo murió. Lo que me importaba a mí era vivir el proceso de duelo esta vez real, dado que en el pasado sólo fue una separación y ahora una muerte. En este paso me contacté después de varios años con su familia, no fue nada fácil. Mi entrada a ese núcleo al cual ya no pertenecía ni pertenezco fue solo para dar mis condolencias.

Así fue como me desligué poco a poco de mis emociones, pude despedirme de esa persona a la cual amé durante tanto tiempo. Necesitaba despedirme de una manera más sencilla, sin rencor y con mucho amor.

La tanatología me ayudó a ver la muerte como un proceso natural, a asumir las pérdidas, a tratar de una forma más humana e inteligente a las personas que están cercanas a la muerte y lo más importante, a valorar mi dignidad como persona y respetar la libertad.

Escribo esto porque vi hace unas semanas una cinta que me movió, se llama “Chronic: el último paciente” de Michel Franco. Al finalizar la cinta vine a mi computadora e inicié este texto. ¿Los mexicanos o latinos realmente nos burlamos de la muerte? Les dejo parte de algo que escribí en mi terapia:
¿Como despedirte de alguien que no vendrá, de alguien que ya no está, que no regresará, que no volverá. Que solo se te fue sin avisar?
Buscas en tu espacio lo bueno que dejará. Sabes que la vida tiene que continuar, pero quieres parar, llorarle una vez más y que mañana no te duela el recordar”.
Nos leemos en la próxima
@ettosantana

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Acerca de 

Modelo del 78 cuando las carrocerías se hacían bien, mas no mi cuerpo. Soy vegano, honesto, sarcástico, wana be indie pop star, peluquero/barbero, comunicólogo, artista visual. Amante de los viajes, leer un libro por semana, los tés, la ropa diferente, me gusta descubrir lugares, tiendas, diseñadores, música, personas.

2 Responses to "Superar la muerte de alguien querido, de tu ex."

  1. marion gongora  12 abril, 2016 at 14:38

    Hace 4 meses perdí a mi marido la verdad fueron 3 años de una relación estable pocas veces peleábamos, hasta la fecha no lo he podido olvidar ya que un día antes de su muerte nos peleamos y deje la casa donde vivíamos

    Responder
  2. Omar Moreno  13 abril, 2016 at 7:13

    Si bien la vida es complicada, el hecho de perder a una persona especial la complica aun mas… Hace 1 año 7 meses que mi ex pareja dejo este plano y el dolor es indescriptible el perder a tu compañero de vida que ha estado a tu lado durante 10 años y al cual amas profundamente es durisimo… Y a esto añadiendo que los dos somos del mismo sexo pues comprenderan mas la situacion.
    En lo personal para mi persona fue un cambio durisimo y a esto añadirle el dolor de no tener fisicamente a esa persona la verdad es duro, he aprendido a aceptar la perdida de la persona pero no ha sido facil… Si alguien pasa por esto le mando un fuerte abrazo y decirles que aunque el dolor es fuerte ustedes lo son aun mas.

    Responder

¿Cómo ves?