¡Quiero lo tuyo! Confiesa. ¿Sientes que a veces la envidia te carcome?

Etiquetas: , , ,

27712_pelea-pareja-gay

El título habla mucho por sí mismo. A todos nos ha pasado que de pronto, envidiamos lo que tenemos al lado. Esto pasa desde que somos niños, de algún modo creamos esta forma de pensar, donde el juguete de nuestro compañero siempre se vuelve más interesante que el nuestro y nunca estamos satisfechos, siempre esperando alcanzar a nuestra “competencia”; esto se va a dando a través de toda nuestra vida, que sin darnos cuenta, a veces nos afecta tanto que decidimos ser algo que no somos por envidia a la personalidad de alguien al que admiramos, muchos le pueden llamar anhelo, pero aprendamos la diferencia entre anhelo y envidia.

Anhelo es cuando tú luchas por algo, trabajas, te esmeras y llegas a ese objetivo; el anhelar las cosas te puede hacer una persona de metas con objetivos a los cuales estás dispuesto a llegar sin importar el esfuerzo que esto implique; obviamente lo recomendable es no engancharnos, sólo tener esa dirección. Ahora, la envidia es el desear lo que otros tienen, sin antes haber hecho un análisis del trabajo que les costó llegar a éste, y hasta cierto punto te crea malestar que el dueño no seas tú.

Veamos en qué aspectos puede afectarnos la envidia 

Tenemos al típico amigo que, toda crítica que hace hacia ti y tus pertenencias es negativa, siempre tendrá algo malo que comentar. Este tipo de personas sufren de este problema en niveles desmedidos, ya que viven observando su entorno, de algún modo dejándose afectar por “la falta de…”.

Son personas que en lugar de alegrarse por tus logros les crea cierta incomodidad; esto hablando de cosas materiales, pero ¿qué sucede cuando nos encontramos a este personaje envidiando nuestra relación de pareja?

Todos conocemos a la persona que se encargó de meterse entre una pareja feliz, la cual ni siquiera estaba realmente interesado por ninguno, pero la felicidad que existía entre ellos lo corrompió e inspiró sus ganas de obtener algo que no era suyo, y pensando que al tener a alguna parte de esa relación también obtendría la felicidad que veía anteriormente reflejada.

¡OJO! no siempre viene todo el paquete completo, antes de realizar una acción de esta magnitud midamos consecuencias, ya que podemos afectar una amistad, y esto es lo mas lamentable, en muchos casos se da que la persona que se decía ser tu amiga, es la que ves metida tiempo después con tu pareja, habiendo tantas pero tantas opciones en este mundo, donde lo que sobran son personas, tenemos que escoger a la persona que no es la indicada por motivos obvios. Señores: hagamos conciencia, dejemos de envidiar, mejor luchemos por lo que queremos y el éxito tendrá un sabor mucho más dulce.

¿Qué hacer si sentimos envidia?

Primero identifiquemos qué es lo que nos está ocasionando este sentimiento, supongamos que envidiamos la pareja de nuestro amigo, ¿qué es lo que hay en ella que te genera querer tenerla?

Supongo que la felicidad que ves reflejada, el trato que le da a tu amigo, etc., pero ¿te has puesto a pensar por qué este trato se da de ese modo?

Obviamente tiene mucho que ver con el otro lado, es decir, la persona cercana a ti; no esperes ver el mismo resultado reflejado en ti, y no porque uno sea mejor que otro, sino que el comportamiento en cada ser humano es diferente, esto hará que la reacción del otro sea de un modo alterno, e independientemente de esto, un consejo que todos sabemos y que todos conocemos, “lo que empieza mal es muy probable que termine mal”.

Si lograste comenzar una relación fragmentando y lastimando una anterior, en donde un amigo salió lastimado a consecuencia de tu acción, no esperes mucho de esto; hay que pensar que lo mismo nos podría pasar a nosotros.

Me gustaría hacer hincapié en la importancia de la honestidad y sus derivados. Evitemos envidiar, mejor tengamos objetivos sanos por los cuales logremos que nos envidien. “Una persona que envidia pierde la visión de la vida propia”.

Nos leemos en la próxima.

Sígueme por FB

¡Suscríbete gratuitamente al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

Acerca de 

Hola! Soy Juan José Ornelas (Jujo para ustedes, los amigos)

Soy "veintisiempre" por convicción y alma vieja de corazón. Psicólogo y Mercadólogo con Maestría en Administración de Negocios y Especialidad en Recursos Humanos.

Amante del comportamiento humano; especialmente me he dedicado a tratar de entender: el por qué nos menospreciamos y mantenemos presentes más los defectos muy por delante de las virtudes.

Imparto cursos para mejorar el autoestima, enfocándome principalmente en sacar a las personas de su "zona de confort". Lucho para que dejemos de vivir de manera "promedio" por miedo a conocer cosas nuevas.

Escritor de novelas en mis tiempos libres, amante del estudio, de la música, de un buen libro y de la buena compañía.

Creo fielmente que sólo se vive una vez y en presente, así que me dedico a marcar una diferencia en mi existencia.

¿Cómo ves?