Como buey en nacimiento. Lo que puede suceder en un brindis de Navidad

-24 de diciembre 11:55 pm

Ya están todos cenando. Platican acerca de las recetas y de lo bien que cocinó Rosana mi tía (que por cierto estaba encabronada porque se le descompuso el horno a la mera hora) y de lo chistoso que es mi abuelo Juan con “sus dobles sentidos”.

Cassilda, mi hermana, me sirve un trago igual al suyo mientras me mira con complicidad y Paco mi primo se mensajea con “quien sabe quien” al mismo tiempo que Federico mi tío se roba un pedazo de pan. Mi abuela Elvia se carcajea junto con mi papá, que también se llama Juan y mi mamá, Caty, se sirve mas de su “placebo” (sidra sin alcohol porque se hincha), y yo esperando a que den las 12 porque por primera vez se me ha encomendado una de las tareas más espeluznantes, aterradoras y paralizadoras de todas…”El brindis de Navidad”.

Hace una semana que me lo encargaron (o sea creen que ya por escribir mis historias soy el amo y señor de las letras y la inspiración. NOT!), y la verdad es que “las musas navideñas” me mandaron directitito a la chi…menea, entonces lo acabo de escribir hace 2 horas, pero sé que no pudo ser mejor; corto, conciso y emotivo. Además están tan “chiflados” todos , que podría leerles las instrucciones del horno descompuesto de mi tía y llorarían de la emoción.

-12:00 am

Tin tin tiiiiiiiin (onomatopella de golpecitos en la copa con la cuchara)

Ejem ejem (onomatopella de aclaramiento de garganta)

“He pasado Navidad en los lugares más extraños e imposibles a lo largo de mi vida; en cenas “super nice”, en fiestas Versallezcas que duran 3 días, en la playa, en pueblos remotos, con amigos, con desconocidos, hasta de visita en la cárcel no hace mucho. Pero éste año se torna mucho más especial que los demás y no por el lugar que por cierto me encanta, sino por los comensales que no solamente son miembros de los dos lados de mi familia sino porque son las 8 personas más importantes en este momento de mi vida y de este año que pasó porque formaron el lado positivo de la etapa que más me ha marcado y esta noche les dedico este brindis. A los 2 más antiguos, a los 2 que formaron juntos su segunda familia de la que soy parte, a los 2 que de repente les duele el corazón y a los 2 que recogen, pegan y sostienen el mio: ¡Felíz Noche Buena, feliz Navidad y feliz yo!, por haber caído en este pesebre con ustedes los 8 personajes del nacimiento. Salud!”

Silencio sepulcral, todos me miran, mi abuela Elvia levanta una ceja dice – ¡Yo no quiero ser ni el burro ni el buey!- todos discuten al mismo tiempo qué personaje del nacimiento son. Se me vidrian los ojos y lentamente me siento en mi lugar. Sonrío, porque les encantó.

¡Hasta la próxima!

@cejudisimo

¡Suscríbete gratuitamente al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

2 Comentarios

  1. Anónimo
    29 diciembre, 2016
  2. Daniel
    30 diciembre, 2016

¿Cómo ves?