¿Has sentido que el miedo te consume?  

Creo que éste es uno de los sentimientos que de un modo u otro nos crea un bloqueo en muchas circunstancias; podemos definirlo como una especie de “parálisis”, que nos impide llegar a lugares o realizar ciertas acciones por temor a las consecuencias que ésta pueda traernos, es uno de los más grandes obstáculos que podemos encontrar en la vida.

A todos nos ha pasado y no está mal, es parte de nuestro modo de vivir, temerle a ciertas cosas, es decir, nuestro cerebro está acostumbrado a mantenernos de alguna manera, alejados de las situaciones que resultan “peligrosas” en nuestra existencia, si nuestro cerebro detecta algo diferente definiéndolo como “riesgoso”, es muy probable que nos haga automáticamente huir de esta situación, y no quiere decir que sea realmente algo que pueda dañarnos, simplemente son cosas que se encuentran fuera de nuestra zona de confort.

El miedo es el peor enemigo para enfrentar nuevos retos, y créanme, siempre que sientan miedo será muy probable que estén cerca de algo que les dará mucha satisfacción, como por ejemplo, ¿Qué pasa cuando conocemos a una persona nueva que nos encanta?, generalmente nos ponemos muy nerviosos cerca de él o de ella.

Ahora vayamos un poco más lejos, ¿Por qué tantas veces dejamos pasar oportunidades como éstas a través de la vida? ¿Qué es lo que podría pasar si nos arriesgamos?, lo peor sería un rechazo en este caso, pero creo que esto nos haría más fuertes y astutos para nuestra siguiente conquista, cambiaríamos ciertas técnicas y algunas conductas, por tanto, podemos relacionar el miedo con un posible error potencial, y esto es algo que repito mucho, y creo que algunos lo ven del mismo modo. Un error no es algo malo precisamente, esto puede ser una oportunidad para volver a realizar una acción de otro modo, un modo que nos funcione de manera adecuada y sin crear ningún rezago.

¿Cómo podemos evitar sentir miedo? Lamento decirte que mientras sigas siendo humano, esto es imposible, este sentimiento es parte de nosotros, así como la felicidad, el enojo y la tristeza.

El miedo es uno de esos sentimientos que vienen arraigados en nuestro “disco duro”, pero lo que sí podemos hacer es aprender a controlar este sentir, ¿suena complicado?, puede que sea un poco, todo dependerá del tipo de personalidad que tengas; ¿Se han encontrado personas que parece que no le temen a nada? Pues no es tanto que no le teman a nada, más bien, ellos dominan el miedo y no el miedo a ellos;  ahí esta la clave, no dejarnos dominar por las situaciones que nos abrumen, siempre será bueno cuando sintamos algo negativo, meditarlo y pensar, ¿Por qué este pensamiento y posible acción nos está generando una sensación sombría?; de aquí podremos partir para determinar si tiene el suficiente peso para convertirse en un obstáculo, y si consideramos que  se está volviendo una traba en nuestra vida, no significará que tendremos que frenarnos ahí, simplemente  se convertirá en un doble reto, ya que tendremos que superar ese miedo y avanzar hacia nuestro objetivo.

Recordemos que tenemos toda la capacidad para poder dominar una situación que nos asuste, si no es así, podemos apoyarnos quizás en un ser cercano y pedir un consejo, nunca está de más una opinión externa. Generalmente cuando el problema es propio podemos verlo enorme, pero si llegamos a escuchar una nueva opinión objetiva, es probable que este mal sentir disminuya, ya que nos harán ver la realidad de un modo diferente.

Como conclusión a este artículo me gustaría pedirles a todos que identifiquemos nuestros miedos, que los entendamos, encontrando posibles técnicas para afrontarlos, acabándolos poco a poco hasta que no quede ni una migaja de ellos. 

Nos leemos en la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

1

Un Comentario

  1. Pedro Baca
    7 octubre, 2016

¿Cómo ves?