espiritualidad gay

¿En dónde queda la parte espiritual del ambiente gay?

Y de pronto un día te das cuenta que gran parte de tu atención había estado puesta durante mucho tiempo en pequeñeces, que si el cabello, que si hay que bajar o subir de peso, que si hay que renovar el guardarropa, etc, etc. Y es que para nadie es una novedad que el ambiente gay exige y exige mucho, exige de entrada un ideal gay que pretende encajar a todos los hombres en un estereotipo de belleza y status social que para muchos no representa necesariamente lo que se desea ser.

Es así que crece además toda un mercado dedicado a incentivar eso que nos dictan debemos ser, en un mundo donde los mensajes se globalizan y llegan a todos los rincones, generando mundos aspiracionales imaginarios, donde por cierto, quien no cumple es criticado y a veces hasta excluido.

Pero ¿y dónde quedó nuestra parte espiritual?, ¿en qué momento pasamos a ser una especie maniquíes vivientes aterrados por encajar en el aparador del ambiente gay? ¿en qué momento sexualizamos nuestros vínculos con los otros, para pasar a consumir personas como si fueran objetos y nos olvidamos de la riqueza que implica conocer la otro?

¿Cuando nos daremos la oportunidad de escuchar esa voz interior que nos susurra constantemente que quizás somos otros, no esos que dicen debemos ser? ¿cuándo nos preguntaremos si lo que hacemos nos hace realmente felices? ¿cuándo nos atreveremos a dejarnos ver más allá de una foto de perfil? ¿cáando mostraremos esa parte vulnerable que es además la que nos hace realmente únicos?

El hecho es que todos poseemos una parte espiritual que nos habita, un mundo que se conecta con los otros, con aquellos que amamos, con nuestra familia, pero que en ocasiones pocas veces alimentamos, un espacio único e irrepetible que no tiene que ver con ninguna religión sino con la esencia de quienes somos, con esa capacidad que tiene toda persona de amar al otro con todo lo que es. Me gusta pensar en la espiritualidad como esa energía que nos sostiene, esa que en los momentos más difíciles nos empuja a levantarnos, esa conexión que existe entre todos los que habitamos este mundo, el cual por cierto también es energía.

Todos tenemos la oportunidad todos los días en todo momento de conectarnos con nuestra esencia, ir más allá de la forma al fondo, permanecer en silencio y entonces escuchar.

Muchas señales y respuestas están ahí esperando a un instante de quietud para sernos dadas, sólo hace falta que un segundo estemos dispuestos a salir del escaparate para caminar descalzos en la tierra y sentirnos vivos, en paz con quienes somos, dispuestos a transitar de este viaje llamado vida si la limitante de los estereotipos ni de nuestra orientación sexual.

¿Qué opinas del tema? Déjame tus comentarios.

Nos leemos en la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

2

14 Comentarios

  1. OSCAR
    11 abril, 2016
  2. Andrés
    11 abril, 2016
  3. Anónimo
    11 abril, 2016
  4. Anónimo
    11 abril, 2016
  5. Rogelio
    11 abril, 2016
  6. Luis Chai
    11 abril, 2016
  7. Fernando Castillo
    12 abril, 2016
  8. Jon
    12 abril, 2016
  9. Wenceslao Bruciaga
    12 abril, 2016
  10. Alux
    12 abril, 2016
  11. Adrian
    8 junio, 2016
  12. Pierre Antonio Carvajal Vargas
    19 agosto, 2016
  13. Juan Ramirez
    29 diciembre, 2016
  14. Victtor Huggo Cg
    29 diciembre, 2016

¿Cómo ves?