¿En dónde queda la parte espiritual del ambiente gay?

Etiquetas: , ,

espiritualidad gay

Y de pronto un día te das cuenta que gran parte de tu atención había estado puesta durante mucho tiempo en pequeñeces, que si el cabello, que si hay que bajar o subir de peso, que si hay que renovar el guardarropa, etc, etc. Y es que para nadie es una novedad que el ambiente gay exige y exige mucho, exige de entrada un ideal gay que pretende encajar a todos los hombres en un estereotipo de belleza y status social que para muchos no representa necesariamente lo que se desea ser.

Es así que crece además toda un mercado dedicado a incentivar eso que nos dictan debemos ser, en un mundo donde los mensajes se globalizan y llegan a todos los rincones, generando mundos aspiracionales imaginarios, donde por cierto, quien no cumple es criticado y a veces hasta excluido.

Pero ¿y dónde quedó nuestra parte espiritual?, ¿en qué momento pasamos a ser una especie maniquíes vivientes aterrados por encajar en el aparador del ambiente gay? ¿en qué momento sexualizamos nuestros vínculos con los otros, para pasar a consumir personas como si fueran objetos y nos olvidamos de la riqueza que implica conocer la otro?

¿Cuando nos daremos la oportunidad de escuchar esa voz interior que nos susurra constantemente que quizás somos otros, no esos que dicen debemos ser? ¿cuándo nos preguntaremos si lo que hacemos nos hace realmente felices? ¿cuándo nos atreveremos a dejarnos ver más allá de una foto de perfil? ¿cáando mostraremos esa parte vulnerable que es además la que nos hace realmente únicos?

El hecho es que todos poseemos una parte espiritual que nos habita, un mundo que se conecta con los otros, con aquellos que amamos, con nuestra familia, pero que en ocasiones pocas veces alimentamos, un espacio único e irrepetible que no tiene que ver con ninguna religión sino con la esencia de quienes somos, con esa capacidad que tiene toda persona de amar al otro con todo lo que es. Me gusta pensar en la espiritualidad como esa energía que nos sostiene, esa que en los momentos más difíciles nos empuja a levantarnos, esa conexión que existe entre todos los que habitamos este mundo, el cual por cierto también es energía.

Todos tenemos la oportunidad todos los días en todo momento de conectarnos con nuestra esencia, ir más allá de la forma al fondo, permanecer en silencio y entonces escuchar.

Muchas señales y respuestas están ahí esperando a un instante de quietud para sernos dadas, sólo hace falta que un segundo estemos dispuestos a salir del escaparate para caminar descalzos en la tierra y sentirnos vivos, en paz con quienes somos, dispuestos a transitar de este viaje llamado vida si la limitante de los estereotipos ni de nuestra orientación sexual.

¿Qué opinas del tema? Déjame tus comentarios.

Nos leemos en la próxima.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Acerca de 

Psicólogo clínico con Master en Psicoanálisis y Cultura, Articulista. Apasionado por escuchar a las personas, dedicado a hacer preguntas para generar respuestas. Siempre he pensado que el escribir es terapéutico y qué mejor cuando la terapia se vuelve grupal al compartir lo escrito con otras personas. Espacio terapéutico en CDMX.

12 Responses to "¿En dónde queda la parte espiritual del ambiente gay?"

  1. OSCAR  11 abril, 2016 at 9:32

    Gracias por el artículo, toca una parte importante del ser humano que en el caso específico del hombre gay no se toma en cuenta. Lo cierto es que en nuestro caso deberíamos poner mas atención a la vida espiritual, ya que en la mayoría de los casos no se cuenta con la aprobación de alguna religión o doctrina que apoye este estilo de vida. Aclaro, ese apoyo no es necesario en los casos donde se tiene conciencia que Dios es uno para todos.

    Responder
  2. Andrés  11 abril, 2016 at 9:58

    Completamente de acuerdo pues invertimos tiempo incluso dinero en cuestiones superficiales que en realidad tampoco creo que sea algo exclusivo del ambiente gay pues ya en diferentes entornos se sobrevalora tanto la apariencia como el estatus social. Es la sociedad quien nos hace de esta manera y fuertemente creo que muchas cuestiones que observamos en el ambiente gay se debe al haber nacido en un contexto machista, superficial, globalizado y ahora con estándares ridículamente altos. En fin, la tarea primordial es buscar dentro de ti la escencia que te conecta con el mundo! Gracias por tan interesante artículo!

    P.D. Quiten el letrero de “Sígueme en Facebook” si los estoy leyendo es porque YA LOS SIGO!!

    Responder
  3. Anónimo  11 abril, 2016 at 10:04

    Es interesante lo que comentas, y creo que la mayoría en algún momento necesita tener esa “identidad” y “sentido de pertenencia” pareciera que por alguna razón le es meramente necesario cubrir las expectativas y encajar en un ambiente que a muchos no le agrada por el hecho tan simple de un estilo de vida superficial en el que las apariencias son la médula de la conducta del chavo gay de estos tiempos.

    Muchas veces su servidor se ha preguntado si necesariamente habrá que formar parte de esa idea, seguir con el fomento de un estereotipo que solo deja ver el lado banal del ser humano independientemente de las preferencias sexuales.

    Ser gay no es otra cosa que ser uno mismo, como cualquier otra persona y siempre tener como fin último el ser feliz…

    Algo que alguna vez escribí y me permito compartir con ustedes

    Cuando seas diferente
    El hombre siempre ha sido capaz de ser diferente, siempre ha sido capaz de darse cuenta que hay algo mas allá de su rutina, de su espacio, de lo que piensa que es.
    Pero.. ¿en qué momento te das cuenta que eres diferente?
    Muchas veces seguimos estereotipos, lo que se supone está bien, hoy en día ser gay parece ser una moda, es un atentado contra Dios, un delito incluso que se castiga con la muerte.
    Ser gay hoy implica ser tu mismo, no tratar de ser el súper modelo, el mas guapo, pintarte el pelo y usar los zapatos o ropa de la mejor marca de tu ciudad o país que solo denota tu afán de llamar la atención y aumentar tu escasa autoestima y falta de respeto por ti mismo.
    Ser gay, si con la etiqueta que nos han dado por se “raros” “anormales” “especiales” y demás adjetivos que muchas veces nos lastiman y no por la palabra sino por quien no los dice: papá, mamá, el amigo, el hermano, en fin, el ser querido al que tanto aprecias. Implica aceptarte como eres, no diferente, simplemente tú…
    Ser gay hoy implica ser “diferente” .. y ¿qué es ser diferente? pues desde mi humilde opinión como he dicho, ser uno mismo.
    Ser gay hoy implica ser maduro, no de edad, sino de darte cuenta que si realmente quieres una pareja debes ser quien eres… pero solo cuando seas diferente….

    Responder
  4. Anónimo  11 abril, 2016 at 11:49

    me encanta tu reflexión Anónimo

    11 abril, 2016 at 10:04
    Es interesante lo que comentas, y creo que la mayoría en algún momento necesita tener esa “identidad” y “sentido de pertenencia” …

    realmente abordas la profundidad de la temática gracias por tu aportación de pensamiento saludos

    Responder
  5. Rogelio  11 abril, 2016 at 20:22

    Muy interesante pero lamentablemente el ambiente gay es muy egocéntrico hedonista superficial y descriminatorio entre sus iguales y no hacemos nada por cambiar la perspectiva que triste mucho ruido y pocas nueces…..!!!!

    Responder
  6. Luis Chai  11 abril, 2016 at 21:28

    Al leer tu post conecto con un cuestionamiento muy importante para mi mismo: ¿Realmente soy una expresión de mi verdadero yo? Usualmente estoy inmerso en el sistema: consumir, trabajar, ganar dinero, apariencia, etc. Me distraigo con Tener y Hacer en vez de Ser. Muchas veces he tenido la opción de “despertar” a través del yoga, hacer voluntariado, conocer a un gurú, hacerme vegetariano, meditar, una sesión con un chamán, experiencias new age, etc. He tenido la opción de abrir los ojos y mirar hacia adentro, atisbos de iluminación. Pero me ha dado miedo. Miedo a que me deje de importar mi trabajo, el dinero, un ingreso fijo; miedo a que me vuelva desprendido de mis relaciones y obligaciones sociales o laborales, miedo a elegir un camino arriesgado y poco aceptado por la sociedad, miedo a no ser amado.

    En varias ocasiones he escuchado la voz suave y paciente de mi corazón diciéndome lo que es mejor para mi y sin embargo elijo hacer otra cosa. Será una cuestión de decisión, en mi caso salir de mi área de comfort y tomar riesgos. Escuchar y alimentar a mi corazón de amor propio. Aprender a amarme a mi mismo y aceptarme como soy.

    Gracias por compartir.

    Responder
  7. Fernando Castillo  12 abril, 2016 at 0:16

    Muy buen artículo los felicito!

    Responder
  8. Jon  12 abril, 2016 at 6:38

    Me asquea mucho saber que gran parte de los gays son un estereotipo ridículo para aparentar cosas que no son o peor aún reflejar lo superfluos que son, leí hace años en un artículo que los gays por aparentar era raro que tuvieran carro, casa o un patrimonio, dado que dan en exceso importancia a la apariencia e inmediatez.
    Y aunque suene a cliché personalmente pienso que tal nivel de comportamiento superfluo se da a causa de un vacío como persona, en el budismo se habla de que las personas van de refugio en refugio intentando huir de si mismos, de evadir su realidad, el de fiesta en fiesta, el andar de cama en cama, de pareja en pareja, de lugar en lugar, de tienda en tienda, de selfie en selfie; bueno no hacen falta 3 dedos de frente para darse cuenta que una vida así carece de interiorización, de la cosa profunda pues…
    Es vergonzoso pertenecer a un grupo que se caracteriza en su mayoría por un modus vivendi tan soso y también un poco frustrante el hecho de toparte con copias y copias de personas así de huecas, ya sea que los quieras como cuates o pareja, es desesperanzador….

    Responder
  9. Wenceslao Bruciaga  12 abril, 2016 at 14:11

    “El budismo llama “mácula del espíritu”, a la cólera; el maniqueísmo, “raíz del árbol de muerte”. Lo sé. ¿Y de qué me sirve?” Cioran.

    Responder
  10. Alux  12 abril, 2016 at 22:38

    Hola, leo muy buenos comentarios y el artículo, me pareció muy bien, pero en mi caso, perdonen si no entra dentro del tema, pero es una inquietud que tengo desde hace tiempo. Muy cierto es de que ser diferente es como mencionaron en los comentarios anteriores: es ser uno mismo, ser como nos sintamos a gusto, lo que realmente nos hace feliz; pero, en si mi pregunta va a si realmente nosotros los hombres, ¿que es lo que nos hace ser diferentes del resto? ¿que nos hace ser gay?¿cual es esa característica que no difiere del resto de los hombres? ok si lo se, nos gustan los nuestro mismo sexo, pero fuera de ello, en esencia que es los que nos difiere, algo que tengamos en común y seamos esa comunidad, y no creo que sea la sensibilidad que mencionan; puesto que no todos lo tienen, yo no se cual sea esa característica en común y que nos haga ser lo que somos, pero se que debe de existir.

    Gracias y espero me haya dado a entender…

    Responder
  11. Adrian  8 junio, 2016 at 19:25

    En las 40 mil selfies de tu instagram…. allí queda tu espiritualidad joto rídiculo e incongruente, te dices psicoanalista, no mames!

    Responder
  12. Pierre Antonio Carvajal Vargas  19 agosto, 2016 at 11:37

    Toda la razón, yo desde que me acepté como soy, lo logre gracias a mi espiritualidad, en confiar en un Dios que no me discrimina y con mi propia identidad sin necesidad de seguir estereotipos. La vida se trata de vivir con aquello que nos permite alcanzar la felicidad.

    Responder

¿Cómo ves?