El valor de volver a empezar. Historias desesperadas de TONES.

Etiquetas: , ,

TONES Salvador Nunez Blog

Foto: @ManuMojito

Uno sabe cuando algo en nuestra vida ha terminado, cuando deja de ser nuestro y cuando, por lo mismo, comienza a incomodarnos sin importar lo maravilloso que pueda ser.

La vida es perfecta. Nadie le puede robar nada a nadie porque cuando se va es porque ya no era nuestro. Todo cambia y nosotros con ese todo.

Las ideas sin cuestionamiento con las que hemos crecido, las que se nos han inculcado porque son las que predominan en nuestra sociedad suelen atraparnos, amedrentarnos, que va, paralizarnos día a día haciéndonos más difícil tomar decisiones honestas, congruentes con quienes somos. La gente vive en el miedo, pero uno siempre puede elegir “vivir en el amor “ y a partir de él hacer historia. Una historia propia, personal, ni chica ni grande, ni ambiciosa ni mediocre, ni anónima ni famosa, simplemente nuestra. Pero nos confundimos y tratamos de imitar, nos comparamos y nos las ingeniamos para salir perdiendo.

Cuando uno ya está mal por dentro, todo comienza a crearse mal por fuera y entonces, para sanarnos, no hay lavado de cerebro que limpie la mugre, no hay frases que consuelen, no hay consejos que funcionen, sólo hay decisiones que tomar y mientras más las posterguemos, peor nos sentiremos y todo nuestro alrededor se oscurecerá cada día más.

Mi vida siempre ha sido mágica, la de todos lo es, simplemente yo siempre fui consciente de ello. Sin embargo, un día, no se por qué, cambié esa “magia” en mi vida por la comodidad de coincidir con ideas, conceptos y sueños ajenos. A muchos que nacimos con vocación de artista nos ha sucedido. ¿Tú has vivido algo similar?

Yo siempre crecí y viví libre, nunca logré encajar en los moldes establecidos de sociedad, la rebeldía de mi espíritu siempre fue una constante y, aunque muchos no comprendían mi vida, para mi era más clara que el agua. Sin embargo, cuando vas creciendo y ganando años, cuando entras a la etapa de los TONES (30-tones, 40-tones, 50-tones…) puedes llegar a debilitarte y confundirte. Puedes comenzar a dudar y pensar que quizás lo “correcto” es lo que la gente opina y dice, y como la madurez mal entendida es “ser correcto” a cada momento, entonces decides callar al corazón y subes el volumen de tu mente, de tu cabeza para descubrir si de esa forma se puede vivir mejor. Al principio parece funcionar, te sientes más aceptado en la sociedad y te vas mimetizando con ella. Empiezas a compartir sus ideas, pero sobre todo, sus lamentos diarios. La queja constante y la crítica se vuelven una dinámica que poco a poco van apagando el brillo en la mirada y la frescura en la sonrisa. En realidad nadie es malo, nadie quiere hacerte daño, todos hacen su mejor esfuerzo por ser felices pero pretenden lograrlo sin escuchar al corazón.

¿Por qué si tú siempre supiste esto, de pronto decidiste volverte como los demás y replicar su modelo de infelicidad?

Suena absurdo pero sucede. Hoy que he despertado de la pesadilla de vivir desde mi cabeza, me siento libre otra vez, veo todo de colores brillantes y el aire se siente fresco, la magia se ha vuelto a hacer presente en mi vida y voy de sorpresa en sorpresa. Me siento tan contento que agradezco el haberme perdido por un rato, porque quien no se pierde no puede encontrarse. Sin embargo, en ese callejón sin salida para mi, conocí gente maravillosa que se quedará en mi corazón por siempre. Lo curioso es que esa gente era sabia, mágica, brillante y libre, vivían por sus sueños e ideales. Mi error fue tratar de imitar su felicidad y no la mía. Esa gente es la que nos hace despertar, recapacitar, la pasión y la alegría con la que viven y trabajan llega a aplastarnos y nos hace ver que si nosotros no podemos vivir de la misma forma es porque no estamos en “nuestro” lugar correcto.

Hoy estoy en mi lugar correcto. Tengo muy claro quien soy y lo que quiero y esa fuerza será mi guía hacia nuevos caminos, caminos que se estatán rodeados de música, de letras, escenarios, magia y mucha gente.

Cada momento, cada tropiezo, cada amor que queda atrás es la preparación para lo que sigue y lo que sigue siempre será mejor porque hoy te conoces mejor, porque has logrado amar todo lo que ha quedó atrás y sobre todo, tu presente. Nacer y morir cada día para no despertar debiéndole nada a nadie y para siempre levantarte de la cama nuevo, fresco, radiante y feliz.

Me siento feliz y agradecido de estar viviendo esta etapa de los #TONES. Porque quien vive consciente, genera un encanto, una magia que brilla sólo con el privilegio de los años.

Recuerda, “pensar como los demás puede ser muy cómodo, pero pensar como tú puede hacerte feliz”.

Gracias por leerme y por compartir mi sentimiento.

Seguimos en contacto en este blog y mis redes sociales.

¡Suscríbete al blog!

 

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

3 Responses to "El valor de volver a empezar. Historias desesperadas de TONES."

  1. Francisco Jiménez  13 enero, 2016 at 12:12

    Que maravilla que a pesar de las complicaciones optes por tu propia felicidad. Mucho disfrute Salvador!

    Responder
  2. Nubs  13 enero, 2016 at 13:33

    Y vaya que brilla con hermosura 😉 ♥ Gracias por compartir, saludos!

    Responder
  3. Misael  13 enero, 2016 at 22:42

    Es muy facil perderte en el camino y encontrar la salida es complicado. Pero cuando vez jacia atras y te das cuenta de las veces que te has tropezado y levantado, las paredes que has derrumbado y la oscuridad que has llegado a disipar es algo maravilloso y grato. A mis cortos 25 años me ha tocado vivir muchas de dichas situaciones y hoy las agradezco, aunque en su momento he de decir que las odié, me permiten ser quien soy y apreciar lo que tengo y quien soy.

    Gracias por compartir tu sabiduría y las palabras para ponernos a pensar.

    Responder

¿Cómo ves?