Cuando llorar te hace reflexionar.

Etiquetas: , ,

Khan

Hola, después de mucho tiempo aquí estoy de nuevo.

Regreso con una reflexión después de haber visto la película “Soy el Sr. Khan”, una película que me conmovió y me movió de manera muy profunda. Hace tiempo no lloraba con una película, el tema “discriminación, violencia, y sobre todo, amor”.

Se preguntarán porque me movió, va un pequeño resumen; un muchacho autista musulmán, se casa con una hindú que tiene un hijo. Viven en Estados Unidos y todo era bello hasta el ataque de las Torres Gemelas, a partir de ahí inicia la violencia contra TODOS los que son o parecen ser musulmanes.

Matan a golpes al hijo de esta pareja, la esposa lo culpa de la muerte de su hijo, lo corre de la casa y le dice que puede volver cuando hable con el presidente. Así inicia un recorrido por el país para hablar con el presidente y decirle que EL ES MUSULMÁN PERO NO TERRORISTA.

En ese peregrinar el protagonista dentro de sus limitaciones como autista (la principal dificultad para relacionarse) ayuda a la gente, dona dinero, etc. Conoce a una mujer que perdió a su hijo en la guerra de Irak, que lo deja “marcado”, y lo pongo entre paréntesis porque esa marca deja ver que a pesar de sus limitaciones se derriba poco a poco esa barrera. Después de un tiempo logra ver al presidente pero como siempre sucede, las personas escuchan lo que quieren escuchar, y en lugar de escuchar SOY MUSULMAN Y NO SOY TERRORISTA, solo escuchan TERRORISTA y obvio lo detienen, lo tortura, etc etc, pasa un tiempo y ante manifestaciones de apoyo de organizaciones y periodistas, se entera de que la ciudad donde conoció a la mujer que perdió a su hijo esta devastada por una inundación, y acude a ayudar. Nuevamente su hazaña sale en televisión y el mismo presidente Obama queda sorprendido. Cuando finalmente puede ver al presidente, éste lo felicita, Khan queda satisfecho y finalmente vuelve a casa.

Me faltan detalles pero está película me dejó ver varias cosas:
1. Una discapacidad no necesariamente limita
2. El amor a los hijos motiva a hacer cosas más allá de lo que puedes imaginar
3. Hacer una promesa es para cumplirla
4. Ayudar y compartir te hace más fuerte
5. El amor y el respeto es lo más importante

Si a esto le sumamos que es el mes de la diversidad, nos damos cuenta que sea cual sea el “problema”, la solución es la misma: AMOR y RESPETO. Todos somos iguales, no importa la bandera que tengamos, la religión, el partido político, la raza o la preferencia sexual. Todo lo que mueve al ser humano debe ser a través del amor y el respeto. Desafortunadamente, un gran porcentaje de las personas hace caso omiso de esto. Tenemos tantos ejemplos, los más recientes: Orlando y Oaxaca. La falta de amor y respeto generaron violencia y muerte.

Los invito a reflexionar sobre esto, ¿qué tanto nos amamos y respetamos?, ¿qué tanto amamos y respetamos a nuestros semejantes?. Creo que no debemos perder la esencia de lo que somos, y mucho menos dejar de lado nuestros valores, dejándonos llevar por la corriente para “no salir lastimados”.

Hoy, no mañana, debemos comenzar el cambio, debemos poner nuestro granito de arena desde nuestra propia trinchera. Solo así podemos mejorar o contribuir a mejorar el mundo caótico en el que vivimos.

Hasta pronto,
Horte

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Acerca de 

Medico Cirujano con Maestría en Psicoterapia Psicoanalítica. Trabajo en el área de salud mental en la Secretaria de Salud. Doy clases y me gusta interactuar con los alumnos. Soy mamá de una adolescente que me trae de cabeza, con ella no puedo aplicar el psicoanálisis pero al menos me ayuda a entenderla (eso creo ). Me encanta escuchar a las personas y aprender de todos.

¿Cómo ves?