Cuando el Niño Interior está muy lastimado…

Etiquetas:

TONES MICKY CROP

Hace algún par de meses vi una película que ya me habían recomendando, pero yo me había rehusado a ver, tal vez porque intuía que la película me haría entrar en una catarsis que me dejaría llorando días y días, y así sucedió, la película en cuestión es “Salvando al Sr. Banks”, dicha película habla de la relación que se dio entre la escritora P. L. Travers, autora de Mary Poppins, y Walt Disney para llevar a cabo la película de esta última. Travers le hace la vida imposible a Disney para realizar su película, desde que no quería ver nada animado, nada rojo, nada con música, en fin, tardé unos minutos en darme cuenta que era la actitud de una niña en el cuerpo de una adulta, pero al tiempo en que narran la creación de la película, hacen lo mismo para con la infancia de Travers, y es aquí donde vino mi catarsis emocional.

Sin querer hacer spoilers por si deciden ver la película, puedo decirles que cada uno de sus berrinches como adulta correspondía a un herida emocional que se había producido cuando niña, es decir, cuando en su vida adulta se le presentaba algo doloroso actuaba como una niña puesto que no había logrado la manera de poder curar sus heridas. Si no le gustaba el rojo, era porque le recordaba la sangre de la enfermedad de su padre, si no quería nada animado era porque su padre le había enseñado que la vida era más dura que la imaginación. No era la adulta la que hablaba, era la niña herida la que actuaba frente a sus miedos, a sus enojos, a sus tristezas.

Me percaté de que al menos personalmente lo mismo me pasa ante ciertas situaciones, a veces no es el adulto el que actúa o habla, es mi niño interior herido el que aún tiene miedos y heridas.

¿Cuántas veces nos hemos puesto a pensar de dónde viene nuestra actual forma de ser?

Mi gusto por la gente puntual no apareció mágicamente, es algo que mis padres me enseñaron día a día, no aprendí la idea de los celos a los 20 años, fue cuando niño y lo aprendí con mi madre, mi gusto por las gomitas no es solo una capacidad inherente de mi lengua, cada que saboreo una, recuerdo a mi padre trayéndomelas del trabajo, cuando yo tenía 3 o 4 años. Tal vez valdría la pena preguntarnos, cuando reaccionamos coléricamente hacia ciertos estímulos específicos, quien está hablando realmente, si nuestra consciencia actual, o nuestro niño interior al que debemos escuchar cuando nos pide cuidarlo, protegerlo y muchas veces hasta curarlo. Tal vez así, y solo así podremos liberarnos de todo lo que alguna vez nos ató a no poder crecer.

“Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas lo recuerden”. El Principito.

Nos leemos en la próxima.

Sigue este blog en Facebook y

¡Suscríbete!

Acerca de 

Soy Luis Ángel, estudiante de Derecho, amante de mi segunda casa, la UNAM. Un representante total de los Leo, vanidoso y líder por naturaleza. Alguien que cree en la justicia como un medio, y no solo como un fin. Obsesionado por el café y un buen cigarro, que mejor acompañado de una buena lectura, alguien que escribe sus emociones y sentires y fluyen más fácilmente.

One Response to "Cuando el Niño Interior está muy lastimado…"

  1. arti  2 mayo, 2016 at 1:52

    eso dde hbalar con tu niño interior es ir con un psicologo?

    Responder

¿Cómo ves?