6 tips para saber qué tan bien administras tus ingresos

Etiquetas: ,

finanzas, prosperidad, dinero

Ganar mucho no equivale a tener unas finanzas personales sanas. Te comparto seis indicadores para que determines qué tan bien administras tus ingresos.

Image: 0012469075, License: Royalty free, Man holding empty wallet, Property Release: No or not aplicable, Model Release: No or not aplicable, Credit line: Profimedia.com, ImageSource

Comúnmente tenemos la falsa creencia que tener un gran salario es sinónimo de finanzas personales sanas, pero la mayoría de las veces no es verdad. En los años que llevo como asesor financiero, me he topado desde aquellos que ganan cientos de miles y son “pobres”, hasta los que tienen salarios modestos pero son más “ricos” que los anteriores.

Como te lo he dicho anteriormente, para reconocer la diferencia lo importante es identificar cómo administras tu dinero, por lo cual te recomiendo que revises los siguientes indicadores. ¿Lograrás una buena calificación?

1) Capacidad de pago

Es la cantidad de dinero que te sobra, después de cubrir gastos fijos (recomendablemente alrededor del 60% – 70% del ingreso), e incluir el ahorro (al menos el 10%), es decir, lo que te queda para pagar de tus deudas. Las mensualidades de la tarjeta de crédito y las de un préstamo hipotecario, automotriz, educativo o de nómina conforman tu capacidad de pago.

Por ejemplo, una persona con un salario de $12,000 tiene gastos fijos de $8,000 y un esquema de ahorro de $2,000, tiene una capacidad de pago de $2,000. Pero si los pagos a su deuda son de $3,000, implica que tendrá que sacrificar una parte de su ahorro para cubrir su compromiso.

¿Conoces y respetas tu capacidad de pago? ¿O “te comes” tu ahorro?

2) Fondo de emergencia

La mejor forma de estar preparado ante los imprevistos, que pueden ser desde una emergencia médica hasta que se ponche tu llanta o tengas que reparar algo de tu casa, es con un fondo que pueda auxiliarte en ese momento, es decir, que tengas liquidez. Aunque respetes tu capacidad de pago y tus deudas sean mínimas, en un imprevisto tendrás que recurrir a pedir prestado a algún amigo o al crédito, ya que descontrolará lo programado en tu quincena.

Te recomiendo que tu fondo de emergencia sea equivalente al menos a tres meses de salario. Lo ideal serían seis meses. Esto lo puedes tener en alguna cuenta que ni te quite ni te dé, o hasta guardado en algún rincón de tu casa. Esto servirá para que en dado caso que se presente la peor de las emergencias, es decir, que te quedes desempleado, tengas la suficiente cantidad para cubrir al menos tus gastos fijos en lo que consigues un empleo.

Un fondo de emergencia amortigua el peso financiero de los imprevistos y evita que acudas al crédito para solventar los gastos de tu problema. ¿Ya tienes uno?

3) Porcentaje de tu deuda

Una razón financiera sana que nos enseñaron en alguna clase de contabilidad (espero no la hayas pasado de noche y a oscuras) es que tus deudas no deben sobrepasar 1/3 parte de tu ingreso (el 33%). Así que si recibes un salario de $12,000 mensual, tus pagos deberán ser de $3,600 (como máximo, sumando créditos de tarjetas, personales, automotrices e hipotecarios).

Infortunadamente me encuentro con mucha gente que paga hipotecas y créditos de cualquier índole que le comen hasta el 75% de su ingreso, todo por pretender tener bienes que no les alcanza su capacidad de pago.

En caso de que los pagos sobrepasen el porcentaje recomendado, estarás trabajando para un banco y pagar sus intereses, te verás en problemas para liquidar las deudas y tendrás que sacrificar tu ahorro, o peor aún, tus gastos de vida.

¿Qué porcentaje representan tus deudas sobre tu ingreso? ¿Más o menos del 30%?

4) Qué compone tu deuda

Como ya te lo platiqué anteriormente, en el mundo de las deudas hay unas buenas y otras malas. Saturar tu tarjeta de crédito comprando ropa u objetos innecesarios o de moda es una deuda mala. Pero si contraes un crédito para adquirir un bien inmueble y que se pague por sí solo si lo rentas, o financiar tu educación, entonces estamos hablando de una deuda buena.

Todo aquello que contribuya a aumentar tu patrimonio en el largo plazo es una deuda saludable (siempre y cuando tengas capacidad de pago).

¿Qué tanta de esta tienes?

5) Ahorro para el retiro

Aunque el futuro se vea muy lejano (literalmente al 85% de los jóvenes les vale madre), algún día llegará y para ese entonces más vale contar con un ahorro que permita mantener el nivel de vida actual. La Asociación Mexicana de Afores (AMAFORE) recomienda ahorrar el 13% del ingreso actual para el retiro.

La cantidad específica de ahorro necesario dependerá de cuánto dinero quieres recibir en tu retiro. La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) en su página de internet tiene calculadoras para saber cuánto necesitas ahorrar para tu retiro, en caso de estar afiliado al IMSS, ISSSTE o ser trabajador independiente. Con dichas calculadoras puedes realizar el cálculo sobre la pensión que recibirías con tu nivel de ahorro actual, aunque la cifra estimada que recibirá cada mexicano con el actual sistema de pensiones será del 28% del ingreso.

¿Te gusta la cantidad que ves o crees que sea muy poco? ¡Supongo que no!

6) Cómo llegas a fin de mes o quincena

¿Cómo es tu final de mes o quincena? Tener el efectivo suficiente para mantener tus gastos en esos últimos días es una buena señal. En cambio, si a fin de quincena le andas rascando al monedero, comes sopas instantáneas y tomas dinero de tu ahorro (si es que lo tienes), significa que hay algo mal con la forma en la que administras el dinero.

Recuerda, la verdadera riqueza viene de la buena administración de tu ingreso y no tanto del monto del mismo, así como de ser consciente en lo que gastas.

La receta del rico es: ganar – ahorrar – invertir – gastar. Y la del pobre es: ganar – gastar – ahorrar – invertir. ¿Tú cuál quieres tener?

Ya que leíste esto. ¿Cuánto sacas en tus finanzas personales? ¿Tienes palomita o una espantosa equis?

@ChachoReyes

¿Quieres saber más? ¿Quieres lograr más con tu dinero? Acércate conmigo, asesorarte y apoyarte será un placer.

¡Suscríbete al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

Acerca de 

Soy José Antonio Reyes León, aunque todo el mundo me conoce como Chacho. Tengo 30 años, sagitario, el más chico de tres hermanos,de familia "tradicionalista conservadora", abiertamente gay, soltero. Leer, cine, teatro, danza y cultura mis hobbies. Una buena comida y una copa con la gente que quiero es mi mejor momento. Viajar a donde sea al menos una vez cada dos meses, mi vicio. Comediante de medio tiempo, dicharachero, alburero y bailador.
Profesionalmente, Actuario de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde llevo 9 años como docente. También en el ITESM y he colaborado en el ITAM. Maestría en Mercadotecnia, también por la UNAM.
De carrera profesional, primero EY (consultoría actuarial), después Codere (mercadotecnia para casinos, Yak, Caliente e Hipódromo) y por último Microsoft (subdirección comercial).
Cansado de los grandes corporativos, hoy trabajo por mi cuenta (PI-Solutions) como asesor financiero personal (especialista en diseño de soluciones financieras) y como consultor en riesgos para empresas.

Mis redes sociales:

- Facebook: facebook.com/chachito.reyes
- Twitter: @chachoreyes
- Instagram: chachoreyes

¿Cómo ves?