Las dietas milagro. ¿Cuáles son y por qué no funcionan?

Etiquetas: , ,

dietas milagro

Hablemos hoy de las “dietas milagro”. ¿Eres de los hombres que recurren a ellas para marcar lavadero y lucir mejor tu traje de baño en una pool party o en la playa? ¿Eres de las mujeres que las usan para entrar en un vestido de fiesta? ¿Eres de esos modelos que se matan de hambre para sus sesiones de fotos y portadas de revista?

La mayoría de las dietas mágicas poseen alguno de los siguientes aspectos en común:

– Están prescritas por personas ajenas al campo de la dietética y la nutrición.

– Tienen una descripción muy imprecisa.

– Contienen elevadas promesas de pérdida de peso.

– Eficacia no comprobada científicamente.

– Refutables fundamentos dietéticos.

Algunas de estas dietas contienen toques exóticos, otros cómicos, pero la mayoría a la larga son peligrosas y no sólo no consiguen cambiar los malos hábitos, sino además los acentuamos.

La gran diferencia de llevar a cabo una dieta milagrosa o una dieta hipocalórica equilibrada es clara: las dietas milagro no son efectivas en la pérdida de peso y su mantenimiento, y existe la posibilidad de poner en riesgo la salud de las personas.

Algunas de las dietas adelgazantes “mágicas”:

Dietas hipocalóricas desequilibradas: Estas dietas suelen provocar, en las personas que las utilizan, el conocido efecto yo-yo o efecto rebote que se traduce en un aumento de masa grasa y pérdida de masa muscular. Además de presentar numerosos déficits en nutrientes sobre todo si se prolongan por largos períodos de tiempo.

Dietas disociativas: Se basan en el fundamento de que los alimentos no contribuyen al aumento de peso por sí mismos, sino al consumirse según determinadas combinaciones.

Dietas excluyentes: Se basan en eliminar de la dieta algún nutriente. Pueden ser: 1) Ricas en hidratos de carbono y sin lípidos y proteínas,ejemplo la Dieta Dr. Prittikin y la Dieta Dr. Haas.

Dietas ricas en proteínas y sin hidratos de carbono: Estas dietas pueden producir una sobrecarga renal y hepática muy importante.

Es de considerar que no importa qué tipo de dietas estemos siguiendo son algo extremistas. Debemos tener claro que el tratamiento para la pérdida de peso es un proceso a largo plazo, en que no sólo está implicada la pérdida de peso, sino también la adquisición de hábitos de vida saludables, nuestros gustos, estado de salud, cultura, actividad física y que a la larga obtendremos mayores beneficios.

 ¡Nos leemos en la próxima!

@: bio1health@gmail.com

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Sigue este blog en Facebook

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

¿Cómo ves?