El sentimiento al cumplir 42 años. Cosas de TONES

Etiquetas: , , ,

Salvador Nunez, Blogger, blogger gay, vlogger gay, tones

42 y sigo contando… Olvidé la pasión de mi vida, pero hoy, una vez más, estoy cantando. Aquí sentado al lado de la ventana y viendo llover, escucho mi música nostálgica, esas canciones en francés que no entiendo pero que describen perfecto mis emociones, con las palabras de mi corazón que encajan perfecto en cada estrofa y me dejan pensando y sintiendo…

Soy un espíritu solitario, un espíritu que ama su espacio y su silencio, que le resulta indispensable tenerlo para no asfixiarse. Amo la libertad, mi libertad, mi tiempo, mis horas, mis desvelos, mis recuerdos, mis secretos, mis ilusiones y mis suspiros a solas.
Amo el olor a tierra mojada, la lluvia dibujando nostalgias en la ventana, la leche fría sobre mi buróe, la loción que uso hoy y me hace sentir fresco y nuevo. Hay momentos en los que el tiempo se detiene y algo te recuerda que eres feliz cuando estas contigo mismo y en ti, cuando no cedes de más, cuando respetas la dignidad de tu esencia.

El amor… Un día como lluvia llegó a mi en forma de hombre joven dándole profundidad, ternura y esperanza a mi vida.

Me estremece lo que siento cuando en la tranquilidad y en mi espacio observo a mis perros y a mi gata. Ellos son gran parte de mi, de mi historia, son el brillo que necesito para mantenerme sano cuando la vida me agota, cuando me debato entre la razón y el corazón, cuando le doy el trofeo a mis sueños y aunque muchos piensan que me iré para abajo, yo me elevo.

42, es la primera vez que me sincero conmigo mismo a través de las letras en esta nueva edad, en esta gran etapa de mi vida en la que he dividido darme una segunda oportunidad de muchas cosas.
Un buen día te tropiezas con un mueble y al abrir el cajón, te encuentras dentro empolvado, abandonado, irreconocible. Entonces te paras frente al espejo, con un poco de miedo te sacudes el polvo con las manos heladas, te limpias la cara con lágrimas en los ojos y de pronto reconoces el brillo que solía haber en ellos, en un suspiro se te escapa esa sonrisa tan tuya y sientes, sabes que ya estás libre otra vez, que estás fuera del cajón del olvido y sientes ansia, taquicardia, angustia al no saber cómo volver a empezar.

Te sientas sobre la cama, abrazas la almohada, respiras profundo y algo o alguien te habla en el silencio anunciándote que hoy tienes en las manos, en la piel, en el alma una gran herramienta para por fin realizar tus sueños… La experiencia, esa fuerza que toma años conseguir, esa fuerza que aparece cuando comienza a debilitarse tu ego.

En el silencio y la soledad me escucho, me siento y me reinvento, tomo las riendas de mi propia historia y me pregunto si será fácil hacerlo al lado de una pareja.
Habemos algunos que aunque el amor nos engrandece, en el silencio crecemos y nos reconocemos.

Este momento es un regalo para mi, hay segundos en los que comprendes que todo el Universo se ha movido para poder regalarte un instante de magia.

Yo, mi música que no entiendo pero por eso es que la siento tanto y me llega tan profundo, un café acompañándome y la humedad de la lluvia abrazándome.

Hoy soy mucho más libre que antes, hoy ya no le tengo miedo a la crítica, al ridículo, a la opinión de los ignorantes y los pobres de espíritu.
Quisiera que este instante durara mucho tiempo, quisiera desvanecerme de pronto y regresar a ser parte del todo, de esa eterna y completa libertad de la que todos venimos y a la que un día regresaremos.

Debería estar ahora en casa de mi abuelita porque es su santo y está delicada, pero misteriosamente me siento ahora absolutamente conectado con ella. Quisiera que me sintiera, que me escuchara, que comprendiera lo inmensamente agradecido que vivo con ella, con su generosidad, con su desmedido carisma y con todo el amor que me ha dado. Yo sé que lo está sintiendo.

Volteo a ver el cielo y lo veo gris, cerrado, nublado, pero sus nubes se mueven continuamente haciendo figuras.He sacado una cobija y me he tapado con ella afuera en la terraza. Recostado sobre el piso observo y me pierdo en el cielo como lo hacía cuando niño en el jardín de la casa. ¿Sabrán las nubes a dónde van o simplemente estarán bailando por la felicidad de existir? ¿Les dará miedo desvanecerse y volverse lluvia? ¿Les dará miedo cambiar de forma? No lo creo, ellas no tienen mente, no tienen ego, no tienen miedo, ellas disfrutan bailar libres y ligeras en el cielo.

Mi gata anda rondando la ventana, por instantes se detiene y me mira fijamente. Aguacate, mi perro, se acerca y me llena de besos, respiro profunda y lentamente disfrutando el olor a flores que repentinamente apareció en mi cobija.

Creo que empiezo a bajar de mi viaje, empieza a disolverse este momento, ha empezado a soplar más frío y fuerte el viento. Algo sucede y mi perro y mi gata se han quedado quietos mirando al cielo.

La soledad me sabe muy bien pero sentir en las noches el calor del amor, da también tranquilidad, una tranquilidad distinta.
Amor, esa palabra tan gastada y con tantos significados distintos, tantos como las personas que la hemos pronunciado o por lo menos escrito.

Hoy a mis 42 me gusta más pensar en complicidad, en reciprocidad, en apoyo mutuo, en brillo en la mirada, en sexo morbosamente honesto, aunque nunca me atreveré a sacar la palabra “amor” de mi vocabulario, porque es tan abstracta que siempre será correcto sentirla y pronunciarla de muchas formas, porque son cuatro letras que le dan esperanza al mundo y le dan sentido al sol de cada mañana, a la lluvia de esta tarde y al regalo de este momento.

Hasta luego… Gracias por compartir conmigo la magia de este instante.

IMG_2189 IMG_2190 IMG_2193 IMG_2195

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

One Response to "El sentimiento al cumplir 42 años. Cosas de TONES"

  1. Luis III  18 julio, 2016 at 21:49

    Salvador, que bonito texto, el cual comparto contigo por que también amo y disfruto mi solitariedad, y en estos momentos me siento igual que tu, libre, pleno, reconfortado y feliz. Te envío un fuerte abrazo por este sentir tan rico.

    Responder

¿Cómo ves?