Sobre la marcha de odio del Frente Nacional Por La Familia. ¿Vas a ir?

Etiquetas: , , ,

familia-homoparental-2

Este 10 de septiembre se llevará acabo la marcha por el Movimiento Nacional Frente a la Familia, muchos ya saben de qué se trata, ya se criticó ya se hicieron memes en fin.

Quiero compartir más que mi opinión mis emociones ante este movimiento. Tomo el hashtag del nuevo video de Sia #weareyourchildren, acerca de la masacre que sucedió en Orlando en junio de este año. El hashtag dice “nosotros somos tus hijos” pues eso soy, su hijo.

Yo soy su hijo movimiento, un hijo de una familia “tradicional”  con un padre y una madre.

Yo soy su hijo movimiento, un hombre homosexual, con una vida plena.

Yo soy su hijo, quien tuvo que pagar sus propias terapias durante un año para poder aceptarse a sí mismo y dejar de tener miedo al rechazo. Pegue varios pliegos de papel por todo mi cuarto para poder dibujar y escribir todos mis sentimientos. Parecía más un cuarto de manicomio que una habitación de un hijo de familia tradicional.

Yo soy su hijo, a quien lo humillaban en la escuela y lo señalaban de diferente desde 6 años.

Yo soy su hijo, que sobran calificativos para atacarme pero no hay muchas palabras para definir cómo se siente un niño tan sólo mientras prefería no socializar para no ser rechazado.

Yo soy su hijo, quien fue a un colegio de padres, donde rezaba todos los días, donde sabía más partes de la biblia que sus otros compañeros pero ellos no eran señalados por que no preferían dibujar vestidos que patear un balón de futbol.

Yo soy su hijo, quien tuvo figuras espirituales en una educación tradicional. Yo soy su hijo que se deprimía por saber que existe gente que no pueden asimilar el hecho de que hay gente diferente a ellos, pero que nada de esto hace daño.

Yo soy su hijo que como la gran mayoría de los gays y lesbianas, se educó en una familia tradicional y que ha sido más feliz desde que ha aceptado su sexualidad.

Yo soy su hijo que sabe que hay niños que merecen alguien que los cuide, que les de techo, que no pierdan su infancia por tener que ganarse la vida desde que llegaron a esta. Porque mientras otros niños puede que sean felices en un entorno tradicional, otros niños no. Y es que no tiene que ver de cómo está integrada tu familia, o incluso si vives en circunstancias muy difíciles, porque en cualquier circunstancia: con mamá y papá, papá y papá, solamente mamá, o ninguno, siempre, puede faltar lo que a cualquier hijo tiene derecho a tener: al amor.

Yo como gay, el niño sin hogar, el niño de la calle, el niño que no ve a sus padres, el niño humillado, el niño abandonado, el niño diferente, el niño desesperado, el niño aislado, el niño que ya trabaja… Es cierto, “no nos podemos meter con sus hijos” por qué “nosotros somos sus hijos”.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Acerca de 

Soy John Jacob, Ilustrador y diseñador, antes que apariencias, gadgets, ligues, trabajos y fiestas, somos humanos y siempre es bueno echar un vistazo a nuestro comportamiento y a lo que nos hace felices.

Facebook: John Jacob Torres
Instagram: @johnjacobt
correo: torres0507@gmail.com

3 Responses to "Sobre la marcha de odio del Frente Nacional Por La Familia. ¿Vas a ir?"

  1. Anónimo  9 septiembre, 2016 at 12:20

    Hola Jacob, gracias por la nota! En Colombia recientemente se hicieron marchas similares, patrocinadas por grupos cristianos y la ultraderecha política para buscar tumbar a la ministra de Educación que es abiertamente gay!

    En estas marchas se produjeron varios incidentes y se condujo a grandes grupos de padres de niños en colegios y escuelas y ellos se encargaron de generar mucho odio y mucha presión contra los grupos LGBT y contra los derechos ya adquiridos de esta población como el matrimonio igualitario y la adopción de niños.

    Por favor, hay que informarle a la gente que se abstengan de participar en estas marchas ya que la gente desinformada y alterada por el manejo manipulado de la información, se vuelven agresivos y atacan cualquier cosa que se parezca o tenga que ver con la comunidad LGBT, y ojalá no tengamos casos que lamentar como los ataques sucedidos en Colombia.

    No es necesario irse contra una turba desinformada y manipulada para ser quienes somos realmente, con nuestro ejemplo de vida, nuestras acciones diarias y el amor y compromiso del que siempre hemos sido capaces basta y eso es lo que tenemos que mostrar a nuestro entorno, nuestro amor, nuestra capacidad, nuestro compromiso y nuestro orgullo.

    Así que tranquilicemos a la comunidad, no dejarse atacar y no ser reactivos ante una turba desinformada pero muy agresiva y dotada de recursos por aquellos que pretenden socavar los intereses públicos y los derechos de las minorías.

    Un abrazo.

    Responder
  2. Viajerou  9 septiembre, 2016 at 17:54

    ¡Aplausos de pié! Como tú y como muchos, yo sufrí mucho por ser hijo de una familia tradicional. Mi propia madre pagó el precio de aferrarse a una familia tradicional al aguantar un esposo golpeador, desobligado y con muchos otros defectos; en vez de armarse de valor y luchar sola junto a su hijo. Hoy ya no tengo una familia tradicional afortunadamente. Tengo una madre, una pareja, una suegra y un cuñado. No tengo hijos, porque cómo podría adoptar a esos hijos que nadie quiere y que se mueren por cariño y cuidados solo porque las familias tradicionales que no los quisieron impiden que otros se hagan cargo de ellos por ser diferentes a lo que creen correcto.
    Hoy estoy viviendo mi vida más feliz que antes, vida que sería completa con un hijo o hija, pero alguien ya decidió por mi. Desafortunadamente no puedo pedirle a una amiga que tenga un hijo mío porque soy estéril. Mi pareja tal vez podría, pero también llegan a la mente las ideas de ¿para qué traer a este mundo a un hijo que va a ser más rechazado por ser hijo de gays? ¿para qué exponerlo a vivir en un mundo que le pueda llegar a hacer creer que está mal ser quien se es aunque eso no le haga daño a nadie? ¿para qué traer al mundo a alguien más cuando claramente la humanidad no va hacia nada bueno y tal vez lo mejor sea aceptar que lo tradicional falló y nos llevó al borde del fracaso como proyecto de seres “inteligentes”.?

    Responder
    • John Jacob  9 septiembre, 2016 at 20:58

      También te puedo sugerir, que puedes traer hijos, para que sean un ejemplo, para que sean libres, para que ellos puedan hacer nuevos cambios, hijos llenos de amor, respeto y cuidado, hijos que aunque puedan ser señalados pueden traer cosas más positivas. Si tienes el deseo de tener un hijo que este lleno de todos estos valores positivos, será una persona de ejemplo.

      Responder

¿Cómo ves?