ligue gay

¡Mío, ese hombre es mío! No es gay, pero es mío. ¡WTF!

Mío ese hombre es mío, a medias pero mío.

Hablemos de fantasías…

Entre los gays, una recurrente es meternos con un hetero. Nos encanta creer que “con dos chelitas afloja el paquete o nos da las nalgas”. ¡Niéguemelo! Habrá quien cuente historias softporno, o porno, detallando explícitamente desde el momento en que se miraron y se fueron a la cama. A esos los llamamos nuestros vatos trofeo. El problema viene cuando queremos que esos hombres que se encaman con nosotros una o dos noches, acepten que son gays, porque en realidad no lo son. Pero de puro ardor les gritamos que son unos closeteros, pinches putos, que son más jotos que nosotros. ¡Chamacos! Bájenle a la intensidad, ni yo me pongo así.

Me ha sucedido no una, sino varias ocasiones que ya entrados en la cachondearía me salen con que son casados, heterosexuales. He vivido dos historias que me han dejado más frio que un soplido de Elsa de Frozen. Salí con un chavo que vivía cerca de mi casa, siempre quería que nos viéramos a horas bastante raras. En fin, se dio lo que tenía que suceder. Después, en una reunión de conocidos, una chava muy emocionada y enamorada nos presentó a su esposo. ¿Y quién creen que era? Pues sí, el chavo con el que yo me revolcaba. Obviamente, él ya no me volvió a buscar.
Otra de mis historias sucedió cuando recién llegue a la ciudad de Monterrey, N.L. Inicie una relación de “fuck budy” con un chico del TEC. Salíamos al cine, compartíamos demasiadas cosas. Pero un buen día soltó la sopa y confesó tener novia. Dijo que la amaba y se iba a casar con ella. Aseveró que los hombres solo le gustaban en la cama, según él, somos más entrones.

En esa época, yo chiquillo y sin experiencia no supe qué decir. Le conteste que ese era asunto suyo, que yo respetaba su circunstancia. Estaba verde pero no era nada bruto. Como es mi costumbre, me puse a investigar en esa ocasión sobre bisexualidad. No sabía que existía la categoría “HSH” (hombres que tienen sexo con hombres). Al final, asumí que teníamos una mezcla de “Bromance” (en los heteros se da mucho, es como una relación muy, pero muy estrecha con tu mejor amigo pero sin sexo, aunque parece que son pareja) con fuck budys.

Hablemos claro, una cosa es la orientación sexual de un individuo y otra las prácticas sexuales que este lleve a cabo. “La orientación sexual” es una atracción emocional, romántica, sexual y afectiva duradera o no hacia otros (digo, ya ven que unos tienen novios de tres días y van cambiándolos continuamente). Estos se distinguen fácilmente de otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo biológico, identidad sexual.

Los seres humanos no podemos elegir ser gays, heteros o bis. Eso se trae. En cambio, “la práctica sexual” es más flexible y más libre. Se abre un espacio tremendamente sano en el que la exploración del deseo se libera de la identificación, es un patrón de actividades sexuales presentadas por el individúo.

No sé si hayan escuchado hablar por ahí de Alfred Charles Kinsey, fue uno de los pioneros de la investigación sexual. Recopiló en su obra  El comportamiento sexual en el hombre, publicada en 1948, miles de entrevistas que en sus resultados han coincidido en gran medida con los posteriores estudios sobre la conducta sexual masculina realizados en otros países y en otros momentos diferentes. Sobre la base de más de 5.300 entrevistas personales con hombres de etnia caucásica, Kinsey llegó a una serie de conclusiones acerca de la homosexualidad:

  1. El 37% de los hombres entrevistados experimentaron alguna vez un orgasmo homosexual a partir de la adolescencia.
  2. El 13% de los varones sintieron deseos homosexuales, sin que se produjera por ello contacto físico alguno.
  3. El 25% de ellos tuvieron experiencias homosexuales no incidentales entre las edades de 16 a 55 años.
  4. El 18% mantuvieron igual número de relaciones heterosexuales que homosexuales durante un período mínimo de 3 años, entre las edades de 16 a 55 años.
  5. El 10% tuvo una conducta estrictamente homosexual durante un período de 3 años como mínimo y entre las edades ya reseñadas.
  6. Sólo un 4% manifestaba una conducta estrictamente homosexual durante toda su vida y ya manifiesta durante la adolescencia.
  7. La homosexualidad existía a todos los niveles sociales y ocupacionales.

Yo no lo llamaría experiencias homosexuales, las catalogaría como prácticas con otros hombres. Volvamos a lo que deseo compartir con ustedes: En este mundo en el que por nada etiquetamos y damos nombre a todo, a los hombres que tienen sexo con otros hombres se les llama “HSH”. Van a decir, ¿entonces, todos los gays y bisexuales entran también en esa categoría? Podría ser. Para motivo de estudios nos encierran en este grupo, pero como lo mencioné anteriormente, depende de la práctica sexual. El HSH jamás se reconocerá como homosexual. No da afecto, no establece ningún lazo emocional hacia el otro, por lo que sigue siendo hetero. Puede suceder por diferentes circunstancias que un hombre tenga sexo con otro:

dinero, migración, alcohol y se da de manera continua o esporádica. Hay historias de soldados, marineros, hombres que viven por su trabajo con hombres que llegan a caer en estas prácticas y no por eso son gays.

Obviamente, este gremio jamás se identificará como tal. Nosotros nos clasificamos en osos, vaqueros, queers, etc. Jamás escucharás de sus labios un “hola, soy un HSH”.

Hay un dicho vulgar que dice: “hoyo aunque sea de pollo”. Cuando te pescas o levantas este tipo de hombres, aplica el dicho, solo es un desfogue sexual, no esperes que te besen o digan cositas bonitas al final. Vas a lo que vas, se termina el revolcón y si te dan las gracias, bien. Existen gays a quienes les apasiona tener sexo con este tipo de hombres. Aquí nadie está mal, ambas partes obtienen lo que buscan: placer y desfogue.

Me despido como siempre diciendo: Recuerda siempre utilizar condón y lubricante a base de agua, no de aceite. ¿Has tenido una experiencia con un hsh? Me encantaría leerla. ¡Cuenta!

@ettosantana

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

22 Comentarios

  1. Efraín May
    22 septiembre, 2015
  2. Nathaniel
    22 septiembre, 2015
  3. equiz24
    22 septiembre, 2015
  4. Luis Lopez
    22 septiembre, 2015
  5. Leon Agui
    22 septiembre, 2015
    • Anónimo
      23 septiembre, 2015
    • Anónimo
      9 abril, 2016
  6. Harmer
    22 septiembre, 2015
  7. Alvin
    22 septiembre, 2015
    • LUIS
      26 septiembre, 2015
  8. José María
    23 septiembre, 2015
  9. Anonimo
    24 septiembre, 2015
  10. Anónimo
    26 septiembre, 2015
  11. Ricardo
    7 octubre, 2015
  12. Anónimo
    7 octubre, 2015
  13. Demián M
    8 octubre, 2015
  14. TXT
    8 enero, 2016
  15. Anónimo
    21 enero, 2016
  16. Anónimo
    27 enero, 2016
  17. Anónimo
    10 abril, 2016
    • TXT
      20 julio, 2016
  18. Nico Hashiba
    21 mayo, 2016

¿Cómo ves?