Cuando la familia te grita: Machorra! Maricón!

Etiquetas:

machorra, maricon, bicicleto

“El verdadero yo es el espíritu, no esa figura física a la que podemos apuntar con el dedo”. Cicerón.

Cuántas no hemos sido víctimas de la señalización con el dedo acusador… ¡MACHORRA! ¡MARICÓN! Y es que a tal punto llega la ignorancia que ni siquiera nos denominan como debe ser, LESBIANA, HOMOSEXUAL. Esta “sociedad” que se asusta más por ver a dos chicas tomadas de la mano que el desmembramiento de individuos en la tv. Sin embargo, ser apuntadas por innumerables dedos de ignorantes es tan común que uno aprende a hacer oídos sordos a tan burdas y superfluas cuestiones. Lo alarmante es cuando el dedo acusador se da en el seno familiar, hermanos y padres por igual, juzgan y sacan conclusiones absurdas, -Seguro tu amiguita esa te enseñó esto; -Seguro alguien te hizo daño de niña y en el peor de los escenarios golpean de forma brutal física y psicológicamente.

La homofobia intrafamiliar es el peor mal que atañe a muchos chicos y chicas cuando salen del clóset, temerosos ya de por sí, se abren ante los seres que les brindaron la vida en busca de apoyo y un abrazo, pero solo obtienen golpes, desdenes, palabras hirientes. ¿Cuántos no se han quedado y cuantos hay en el clóset por miedo?

Mi proceso estuvo rodeado de menosprecio, palabras antisonantes por parte de uno de mis tíos, que hasta la fecha, sigue saludándome con miedo que le vaya a “contagiar “ lo lecha. Me da risa pero comprendo su ignorancia. Soy feliz a mi modo y con mis gustos. Debo aceptar que ha sido un proceso largo y que los mejores aliados son el tiempo y la paciencia. Hoy en día, vivo de cerca un proceso realmente difícil de una persona importante para mí. Decidió salir y liberarse de esa máscara, sin embargo, sus papás tuvieron una reacción fea y agresiva, entre golpes y palabras salió huyendo, mi madre y yo la hemos acogido y ayudado. Mi madre que en su momento me rechazaba, ahora le dio sus brazos para apoyarse y sobrellevar el proceso. Ojalá yo hubiese tenido ese apoyo pero de haber sido así no estaría compartiendo experiencias buenas y malas con ustedes. Puedo decir que me siento preparada para orientar y ayudar a todos los que necesiten de orientación o por lo menos, escuchar lo que les duele.

Mamá, papá.

SOY!

Soy mujer lesbiana, hija, hermana, nieta, ama de casa, ejecutiva, profesionista, madre, abuela.
Soy hombre gay, hijo, hermano, nieto, ejecutivo, profesionista, padre, abuelo.

NO…

No fui violada.
No me faltó amor en mi niñez.
No me faltó una figura paterna.
No soy gay por jugar con muñecas, por ayudar en casa.
No es una etapa.
No estoy enferma (o).
No voy a cambiar.

RESPETA!

Mi identidad.
Mi forma de vestir.
Mi idiosincrasia.

Aunque dejes de hablarme, me golpees, me humilles y me alejes, yo, los seguiré amando, porque mi orientación no cambia mi esencia, ni me quitará la dicha de ser tu hij@.

Sigue este blog en Facebook

Moovz  La app. de contenidos LGBT

Acerca de 

¿Quién es Rosa Luz?

Intérprete de profesión y burócrata por necesidad. Cocinera innata y sibarita. Hablo hasta por los codos solo los locos me entienden. La palabra que describe mi vida, perseverancia. Tengo una infinidad de pasiones pero la que más me distingue es la lucha contra el maltrato animal, soy animal lover.

Tengo un carácter muy fuerte, aunque tengo un alter ego muy chillón y sensible, graciosa, loca y rebelde.

¿Cómo ves?