calentamiento antes de hacer ejercicio, fitness

¿Por qué es necesario calentar antes de hacer ejercicio?

Cuando tu cuerpo comienza a entrar en calor, permite que la frecuencia cardiaca tenga un ascenso de forma gradual, la temperatura de los músculos se eleva y las articulaciones se lubrican, y de esta forma puedas realizar movimientos más extensos; de esta forma preparas al cuerpo para la actividad física o deportiva y evitar alguna lesión.

Según información del Instituto Cooper de Investigación Aeróbica de Dallas (Cooper Institute for Aerobics Research), varias lesiones y problemas cardíacos como arritmias, están asociados con una ejercitación violenta sin haber realizado un calentamiento previo. Para tener un poco de contexto, es necesario tener en cuenta algunos conceptos fisiológicos.

La sangre es la que transporta el oxígeno que necesitan los músculos para producir la energía llamada “aeróbica” (entre otras sustancias); así que en estado de reposo, el corazón de un individuo promedio suele bombear unos 5 litros de sangre por minuto, de los cuales el 20% va dirigido hacia los músculos; el 14% al cerebro, el 27% al hígado, el 22% a los riñones, y el resto hacia otras partes del cuerpo. Sin embargo, cuando dicho individuo está ejercitándose en forma intensa, su corazón puede bombear 25 litros por minuto y la distribución de la sangre cambia notoriamente, siendo los músculos más implicados en el ejercicio los que se llevan el 84% de este caudal.

Se puede ver que este proceso no se produce en forma lenta y el rendimiento físico se verá notoriamente afectado al estar mal irrigados de sangre los músculos, la producción de energía ocurrirá predominantemente en ausencia de oxígeno (anaeróbica), por lo cual sólo podrá mantener la intensidad del ejercicio durante unos pocos minutos.

Recuerda que cada tipo de entrenamiento y distancia competitiva cuentan con una rutina específica de calentamiento;  la intensidad y duración de dichas rutinas dependen también de la edad y nivel de preparación del deportista o quien realiza la actividad física, de la temperatura ambiente y de otros factores.

Una vez hayas concluido tu actividad física principal, al sentirte cansado, debes realizar el proceso inverso al calentamiento, llamado “enfriamiento”, el cual es de gran importancia, ya que facilita de forma gradual la adaptación al estado de reposo y acelera la recuperación entre sesiones de entrenamiento o competencias físico deportivas.

Espero que esta información te haya sido útil.

Nos leemos en la próxima.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

2

Sin Comentarios

¿Cómo ves?