Un clavado a Netflix para ver películas sobre VIH. Les cuento….

Foto: Tumblr

DE FILADELFIA A BARCELONA

Cuando estudiaba la carrera de Idiomas, en el libro de francés se mencionaba la película “Todo sobre mi madre”; había escuchado hablar de ella por el tema de las chicas Almodóvar, aunque jamás tuve la iniciativa de verla hasta hace una semana.

Navegando por Netflix me topé con la sugerencia de verla y así lo hice, me pareció interesante por los temas que aborda y quizás el karma, consideró que ya era momento que la viera. Curiosamente habla sobre el VIH y la historia de las dos mujeres que debido a las circunstancias terminan conviviendo. Si se tratara de porno diría que fue algo “soft” ya que al terminar me apareció la sugerencia de ver la película “Filadelfia”, al igual que la anterior aún no había tenido oportunidad de ver y creo que esa sí es más “hardcore”.

Inevitablemente sucedieron dos cosas, lloré como Magdalena al final de la película y divagué en cómo me veo a futuro. Es impresionante el cambio de perspectiva de una década a otra, esa película se filmó en los 90’s cuando la enfermedad estaba en su auge y aún se le llamada “the gay cáncer” o el cáncer de los homosexuales; ambas tratan de mostrar el lado humano de esta condición porque eso somos, seres humanos.

De “Todo sobre mi madre” me gustó la esperanza que dejan de encontrar una cura analizando al bebé que no desarrolló la enfermedad, en cuanto al trato de los portadores o en este caso de la hermana Rosa pues es un tanto más abierto; sabiendo que Manuela es enfermera y es de suponerse, conoce la enfermedad y no es tan espantada como la abuela del bebé.

Tema aparte es “Filadelfia”, creo que la mayoría entramos en pánico al recibir el diagnóstico y lo único que pensamos es que no nos de gripe porque seguro se complicará y moriremos de una grave enfermedad respiratoria pero, ¿Y las demás enfermedades? ¿Acaso no existen infinidad de virus que pueden invadir nuestro cuerpo y aprovecharse de nuestro sistema inmunológico comprometido?

En esta película muestran un abanico más amplio de las infecciones oportunistas que podemos presentar en caso de no cuidarnos como se debe (ya saben eso de adherencia al tratamiento, buena alimentación, actividad física y dormir bien ¿les suena?). Reconozco que fue muy impactante (y eso que sólo se trataba de una actuación) ver el cuerpo tan delgado de Tom Hanks, las heridas por el sarcoma de Kaposi, sus ojeras, la pérdida de la vista a causa del citomegalovirus, etc. El panorama actual no es tan dramático, afortunadamente son pocos los que pasan por situaciones así y es debido a las malas decisiones que toman.

En alguna cita médica la doctora me contó a modo de ejemplo lo que podía pasar si dejaba de tomar el tratamiento pensando que por sentirme bien el virus ya había desaparecido. Cierta ocasión, uno de sus pacientes dejó de ir a consulta y lo buscó pero no pudo contactarlo, tiempo después le avisan que tiene que atender un paciente de su especialidad que había llegado en muy malas condiciones y resultó ser el mismo que había desaparecido meses atrás.

¿Entonces esa persona murió? La respuesta es no, gracias a una dosis más alta de ARV fue que pudo reponerse. Por eso me causa curiosidad cuando me dicen que han escuchado de personas que han dejado el tratamiento y no les pasa nada, siento que es una ruleta rusa y cada cuerpo reacciona diferente, por nada del mundo volvería a estar como al principio del tratamiento solo por experimentar qué sucede si dejo de tomar el medicamento.

Si ya vieron estas dos películas cuéntenme que les pareció y si no las han visto pues se las recomiendo aunque no son aptas para sensibles (como yo jeje), nos leemos la próxima.

@SerOhPositivo

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

2 Comentarios

  1. Gustavo González
    4 agosto, 2016
  2. Andrés Torres
    4 agosto, 2016

¿Cómo ves?