El Turismo Gay – LGBT de los TONES (30-tones, 40-tones, 50-tones…)

Etiquetas: , , ,

Turismo LGBT, Turismo gay

Les comparto el artículo que escribí para Gay Traveler´s Guide en su nueva edición. A ver qué opinan….

Descarguen Gratis la Guía. Les va a encantar y les será muy útil.

Es un hecho que no viajamos de igual forma a los 20 años que a los 40 o a los 50. Todos crecemos, cambiamos y por lo mismo, también cambian nuestros intereses, gustos y prioridades. Y si eres de los que nunca cambiaron, por lo menos debes reconocer que los achaques si son más y son diferentes. Ja, ja, ja. ¿Apoco no cambiaste de talla de cintura? Nos guste o no reconocerlo, ya no aguantamos lo mismo que antes.

De chavos muchos viajamos de mochilazo, de aventón, nuestro equipaje era ligero y también la cartera, preferíamos dejar de comer con tal de podernos comprar algo de ropa o cualquier capricho. El encanto de la primera vez en todo es algo maravilloso y digno de recordarse, pero lo mejor es siempre buscar nuevas “primeras veces”, explorar, descubrir, atrevernos, arriesgarnos, consentirnos.

A los TONES  (los que rebasamos los 30 años) nos gusta apapacharnos siempre que es posible. Esa primera vez que viajamos en primera clase, que nos hospedamos en un buen hotel, que comimos en un buen restaurante, nunca se olvida, son pequeños logros personales, satisfacciones que se vuelven parte de nuestra historia.

En ocasiones cuesta trabajo darnos estos lujos pero bien vale la pena ahorrar para poder vivir nuevas experiencias. “Conforme pasan los años uno busca más calidad que cantidad”.

Cuando yo era más chavo (aunque sigo sintiéndome y estándolo a los 41) gran parte de mi dinero se iba en la fiesta, en los tragos, y fue dinero muy bien invertido porque viví a tope mi etapa de juventud y con ella obtuve experiencias y recuerdos que hoy no tienen precio.

Sin embargo, llegando a los 40 creo que muchos disfrutamos más una copa de un buen vino que una exhaustiva peda, o una buena cena en vez de un rave de miedo que nos robaría noches completas y días en los que podríamos disfrutar tranquilamente en una playa o paseando con nuestros perros por la colonia con un café en mano y un buen libro.

¡Tranquilos, chavos! ¡No se asusten! estos cambios se dan de forma natural y deben ser un reflejo de nuestra madurez personal.

Los TONES siempre buscaremos destinos turísticos y entretenimiento diferente al de los “spring brakers” y los LGBT más maduritos buscaremos espacios, ambientes en los que podamos sentirnos cómodos sin sentirnos señalados o juzgados.

¿Qué es un destino turístico LGBT?

Al mencionar el término “Turismo LGBT” mucha gente piensa en drogas, sexo, orgías y fiesta interminable.

Cuando alguien se acerca a mi y me hace este comentario, yo siempre pregunto: ¿qué ese no es un tema de juventud sin importar la orientación sexual?

Insisto: los seres humanos crecemos, cambiamos y si bien de todo puede encontrar uno en cualquier parte, porque ni los aguacates maduran todos al mismo tiempo, los TONES LGBT por lo general buscamos tranquilidad, calidad, buen servicio y buen trato; lugares incluyentes, respetuosos de la libertad y los derechos de todos, porque nuestro dinero vale lo mismo que el de cualquiera.

Además, es bien sabido que un alto porcentaje de los LGBT gastamos más dinero en objetos de lujo y en servicio exclusivo, por lo que a todo el sector turístico le convendría volverse gayfriendly y comprender que el descanso es un privilegio y una necesidad de todo ser humano.

Así que bórrense de una vez de la cabeza la idea de que todos los no heterosexuales somos un verdadero desmadre. El desmadre tampoco le pertenece a una sola orientación sexual. ¡He dicho! Además, las familias homoparentales también buscan lo mejor para sus hijos.

¡Agarremos nuestros male-tones y vámonos de vacaciones!

Nos leemos en la próxima.

@salvadornop

 ¡Suscríbete gratuitamente al blog!

Turismo LGBT TONES, Salvador Nunez

 

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

¿Cómo ves?