¿Se puede amar a una mujer siendo gay?

Etiquetas: , , ,

en la cama

Después de 2 horas de carcajearnos en el teléfono y contarnos los últimos detalles de nuestras vidas, Carolina dijo algo que siempre supe pero nunca me atreví a decirlo por lo que representa, por miedo a que fuera una “carta de condena a la soledad eterna”. Ella dijo -JuanFe, sólo espero que algún día encontremos a alguien que por lo menos tenga la misma COMPLICIDAD con nosotros, como la tuvimos tu y yo-
Conocí a Carolina en la universidad. En cuanto la vi, “me saltó” de entre las demás por su carácter fuerte, su desparpajo al caminar y por sus gafas de “gato” muy de los 50´s. Total que nos enamoramos y anduvimos 6 años de los cuales 3 vivimos juntos. Durante ese tiempo crecimos tanto y nos amalgamamos de tal forma que muchas cosas muy buenas que me caracterizan hoy, son gracias a ella.

Fue una relación muy larga y muy buena. La verdad es que la gente nos envidiaba, fuimos la pareja perfecta, y después nos convertimos en la pareja escándalo por nuestras varias excentricidades. Nos movíamos juntos para todos lados. Comimos, rezamos y nos amamos en otros países. Decoramos todos y cada uno de nuestros varios departamentos donde desfilaron infinidad de amistades y familiares. Total que “aquello” era genial. Nadie se imaginó que también protagonizaríamos una de las rupturas más dolorosas, escandalosas, raras e inesperadas que jamás se había visto en nuestro círculo.

“Carolina, me gustan los hombres… por eso ya no podemos seguir”
A lo que ella sin llorar y con los ojos fijos en mí dijo -Me estás destruyendo la vida, pero te agradezco que tengas los huevos para decírmelo en la cara, por lo menos me lo debías después de tanto que hemos vivido juntos…y del reloj que te acabo de regalar en tu cumpleaños-
Quedamos en que siempre estaríamos en la vida del otro, pero que por el momento, y debido a la gravedad del asunto, no podríamos tener contacto hasta que ella lo decidiera.

Claro que una semana después me llamó en estado inconveniente y me insultó hasta que se cansó, y me maldijo 3 veces 3. Lo que ella no se imaginó fue que su “Maldición” se cumpliría y después de mucho tiempo de no saber de ella me llamó en el momento indicado; me fumaba un cigarro mientras trataba de ubicar en qué momento me había perdido en mi relación con Antonio y de pronto automáticamente aplasté con las yemas de los dedos el filtro del cigarro sin pensarlo, tal como lo hacía ella, algo que Antonio aborrecía y entonces me di cuenta que mi vida no la marcaba Antonio, el cual por supuesto fue y siempre será muy especial por el simple hecho de haber sido “el primero”, ni tampoco el viacrucis que fue el sobrevivir sin él.

El verdadero “acontecimiento histórico” que marca el fin de una era y el inicio de otra es precisamente antes y después de Carolina, porque como Antonio ya vendrá otro u otros , pero solo Carolina fue y será la única.
Después de más de 6 años de haber terminado hablamos regularmente, de hecho más seguido de lo que jamás imaginé y hemos aprendido a ver lo que pasó con nosotros como una historia que tuvimos la fortuna de vivir, y que tuvimos un ciclo que por “angas o por mangas” llegó a su fin.

Ahora ella, al igual que yo, andamos por la vida buscando a ése próximo cómplice que nos marcará y mientras tanto hablamos por teléfono para recordarnos mutuamente de lo padrísima que puede ser una relación y que no todo es engaños y juegos sentimentales.
Mientras tanto le recomiendo por teléfono-¡ten cuidado, no te vaya a “salir gay”!-a lo que ella me contesta -no querido, solo a ti se te podía ocurrir eso-.
*A Carolina, la mujer que siempre tendrá mi corazón y que estará siempre en mi vida.

Nos leemos en la próxima….

@cejudisimo

¡Suscríbete gratuitamente al blog y recibe un newsletter semanal con lo más relevante!

Acerca de 

Este espécimen de cola corta (llegó tarde a la repartición de nalgas), es fácilmente reconocible por el color rojizo oscuro de su pelaje y sus grandes ojos marrones sobre su desafiante rostro. Originario “sateluco” pero se le ha visto la mayor parte de su vida en las costas jaliscienses y en los últimos años en la CDMX. De comportamiento impredecible, evolucionó y abandonó su carrera profesional como Administrador de empresas para prepararse y dedicarse al teatro. En cuanto al cortejo…mejor lean sus colaboraciones.

Twitter @cejudisimo
Instagram @cejudisimo

¿Cómo ves?