Los placeres culposos en el ligue y el sexo.

Etiquetas: , , ,

tumblr_o4jv3iO2x11tvk4g1o1_1280

Escena: un servidor en la fiesta de una galería, de pronto un chico me toca el hombro, volteo con cara de sorpresa, él bastante pasado de copas abre la boca frente al grupo donde estaba y afirma: “qué padre encontrarte, te extraño, eres de esos chavos guácala que rico”.
No es la primera vez que escucho este tipo de comentarios hacia mi persona, lo que me hizo sentirme en ocasiones bastante feo, inseguro, la última opción para la gente que me buscaba. Caí en cuenta que existen chicos que por normas o leyes estúpidas inventadas de la comunidad de la que somos parte, les da pena mencionarnos, decir que se acostaron con nosotros, se acuestan, salen, salieron como date o la nueva modalidad “bae”.

Hay días que vemos al chavo más “guapo” con una persona que no consideramos atractiva al lado de él, nos preguntamos el por qué están juntos. Hace unos meses en redes sociales salieron las fotos de un chico asiático que para muchos no era agraciado, es más, hasta le insultaban, pues se casó con el chavo de los sueños para tantos y se salió con la suya, nos cayó la boca.
Bien o mal existimos, en este mundo los “guilty pleusre” o “placeres culposos”, es un adjetivo que asignamos hacia algo que nos gusta pero que nos da vergüenza reconocer que es así. Podemos tenerlo hacia películas, series de televisión, música y personas. Nos buscan, repiten, tocan pero OJO, que nadie sepa, que nadie supo.

El problema viene cuando a ti te afecta dicha situación, no sé si nombrarlo una desvalorización, no es la primera vez que sucede conmigo,. Otro chico con el cual salía como date, nunca quería presentarme con sus amigos (según él, todos eran de gym y “niños bien”) para él yo era como su válvula de escape con quien podía ir a museos, galerías, festivales de arte, también tener relaciones sexuales porque a él le gustaban las personas tatuadas y chubbys. La dificultad era que no lo deseaba expresar o hacer público con las personas que le rodeaban día a día. En ocasiones me sentía muy mal porque era todo tan secreto, tan guardado.

Mis amigos y amigas me aconsejaron dejarlo, otros tantos decían que no, que donde podía conseguirme después a un chavo tan guapo y perfecto como dicha persona. Decidí dejarle.
Como si fuera un imán atraía solamente a este tipo de chicos, a muchos les parece bien, lo disfrutan, levanta el ego. No lo voy a negar, me gusta de verdad saber que gente que yo ni en mi vida soñaba con que estuviera a mi lado, lo hubiera estado, no en una sino en muchas ocasiones.

Una amiga aseveró que la gente fea necesita siempre mañas nuevas, porque según ella, la gente guapa está al acecho de maromas diferentes. Durante un tiempo me aprendí todas las artimañas para que los guapos me buscaran y no se me escaparan, después me fue muy natural. Entendí que la mayoría me veía como un objeto y no como persona.
Yo no sé en qué se base ser el placer culposo de alguien, corté de tajo con todos los chicos que me buscaban y ocultaban. Aún así, me topo con propuestas interesantes, les dejo claro que si me van a ocultar, gracias, pero no gracias. Es mejor ser el placer culposo pero sabroso de un chico al que no le de pena que lo vean a mi lado.
A lo que voy es que existiremos y existirán “guilty pleusre”, depende de nosotros si queremos serlo o no.
Nos leemos en la próxima
@ettosantana

Acerca de 

Modelo del 78 cuando las carrocerías se hacían bien, mas no mi cuerpo. Soy vegano, honesto, sarcástico, wana be indie pop star, peluquero/barbero, comunicólogo, artista visual. Amante de los viajes, leer un libro por semana, los tés, la ropa diferente, me gusta descubrir lugares, tiendas, diseñadores, música, personas.

¿Cómo ves?