¿Eres de los que piensan en el futuro y por eso se les acaba el amor del presente?

¿Realmente existen los finales felices de los cuentos de hadas? ¿Y si mejor compartimos el hoy con aquellos que amamos?

“No te prometo un para siempre…… pero a cambio te regalo mi presente”.

A medida cuando estamos en una relación nos topamos con frases como las siguientes: ¿Me prometes estar siempre juntos? ó cuando pasen muchos años y seamos viejitos haremos tal o cual cosa, o incluso ¿Qué te parece si dentro de un año que ya tengamos más de novios nos casamos? Y en general frases e ideas que planean una eternidad al lado del otro, casi como en La Cenicienta o La Bella Durmiente, o esas películas de Julia Roberts donde todo pintaba color de rosa.

La realidad es que pasamos mucho tiempo ideando el futuro, ideando tener un futuro perfecto, color de rosa y de “vivieron felices para siempre”, y nos olvidamos de cimentar el presente, de disfrutarlo, de sacar lo mejor de él, incluso de vivirlo. Desde mi punto de vista, muchas veces en las relaciones las personas estamos tan preocupadas por vivir un futuro de cuento que le restamos importancia al presente, tan poco valor le damos que nos olvidamos de construirlo y después las relaciones se rompen, fracasan y todo por no disfrutar el presente y por lo mismo, no pudimos llegar a ese futuro que tanto anhelábamos.

Otro factor muy importante es que se nos olvida que todos cambiamos a cada instante, el que fui ayer es muy distinto al que soy hoy, y muchísimo más al que seré mañana, y si bien es cierto que hay deseos muy estables que permanecen a lo largo del tiempo, como casarse por ejemplo, hay otras cosas que cambian, prometer que en el futuro cumpliré algo que deseo el día de hoy, es muy difícil, por eso no podemos prometerle el futuro a la persona que amamos, pero si podemos disfrutar el presente, olvidarnos del pasado y dejar de vivir en la eterna ansiedad de que llegue un futuro color rosa, podemos darle nuestro día a día, nuestros sueños con los que amanecemos cada día, el beso de las buenas noches, el “Te amo” que se siente en el instante y que sale del latido que tenemos en ese momento del corazón.

A veces estamos tan preocupados porque nuestros sueños en pareja se materialicen en el futuro, que olvidamos el mejor regalo que tenemos y que si podamos compartir de manera real con esa persona especial, es decir, el presente. Construyamos relaciones de presentes, de momentos especiales y de pasiones, dejemos que nuestros ideales salgan día a día, dejemos de prometer futuros inciertos y vagos, y regalemos nuestra compañía, nuestros besos, nuestras pláticas, nuestro hoy, es decir, seamos felices y dejemos de preocuparnos por llegar a serlo algún día.

¿Qué opinas de todo esto? Me encantaría que dejaras tus comentarios.

¡Suscríbete gratuitamente al blog!

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

 

2 Comentarios

  1. Luis
    22 abril, 2016
  2. Gabriel
    10 mayo, 2016

¿Cómo ves?