6 tips si piensas irte a vivir con tu pareja … ¿Tienes que leer esto!

Las Lenchas vamos demasiado rápido cuando se trata de relaciones amorosas -prácticamente tenemos una maleta lista por si ligamos el viernes- y se lo debemos a que somos muy apasionadas. pero seguro que no solo aplica a las lenchas, cualquier individuo intenso, enamoradizo y apasionado puede sacar algo provechoso de esto.

La verdad es que este paso que damos por pasión necesita más que eso para que funcione, por eso quiero compartir con ustedes algunos tips que han funcionado en mi apasionada relación de casi 6 años, aquí voy:

1.- Al empezar a vivir en pareja estamos conscientes de que compartiremos cosas y espacios pero casi nunca tomamos en cuenta que también tenemos que compartir los gastos y de principio cada quien se va ofreciendo a pagar ciertas cosas, a veces ella el súper y tu la renta o tú la luz y ella el internet pero como no es un acuerdo preestablecido un día se quedan sin gas y entonces hay una discusión acerca de a quién le tocaba pagarlo, nadie quiere tener la culpa además de que parece el momento perfecto para sacar a la luz que sientes que tú aportas más que ella y entonces la discusión se torna en pelea complicando todo.

Pero tranquilas hay una forma de evitarlo, hablen del dinero, de cómo se repartirán los gastos, sean honestas sobre cuánto está en sus posibilidades aportar, e inclusive hablen sobre sus sentimientos de desigualdad en las aportaciones. Es un tema complicado de abordar y no les voy a mentir, incluso es incómodo, pero es muy importante que no pase desapercibido y también es importante que al hablar de esto no lo hagan enojadas y ambas se muestren con mucha apertura a la negociación.

2.- No tengan miedo de decir que algo de lo que les hace su pareja durante el sexo no les gusta pues no vale la pena mentir, finalmente serán ustedes mismas las que disfrutarán o no del revolcón. Claro que tenemos que tener en cuenta que es un tema sensible y que nuestra intensión no es hacer sentir mal a nuestra pareja por eso debemos buscar el momento y la forma adecuada, aprovechemos que somos muy intuitivas y sabemos identificar cuando nuestra mujercita está tranquila y receptiva.

3.- No demos por echo nada, ni cosas ‘buenas’ ni cosas ‘malas’. A veces en una plática sin importancia oímos cosas de nuestra pareja que nos hacen ruido y en lugar de verificar con ella por qué lo dijo, si era broma o de verdad es su forma de pensar damos por hecho lo que es más fácil de asimilar para nosotras, por ejemplo pensamos: ‘jajajaja que buena broma’, pero un día nos encontramos con la situación de frente y resulta que nuestra pareja sí pensaba tal cuál lo externó, nos sentimos decepcionadas y entonces le reclamamos y de pronto nos vemos abordando el tema de la peor manera, las dos molestas y sin la disposición de arreglarlo. No tengamos miedo a preguntar, finalmente parte de la idea de estar con una persona es conocerla, aprender y compartir.

4.- Negociar vs ceder. En la etapa del enamoramiento, ceder, nos resulta muy fácil pues sólo pensamos en hacer feliz a nuestra ‘Damisela en apuros’, que si se le antojó cenar costillitas, que si prefiere pasar los fines de semana en casa en lugar de salir, que si tiene flojera de lavar los platos, que no tiene dinero porque se fue al concierto con sus amigas y entonces ahí estás, cediendo a todo lo que necesita/quiere y no te pesa hacerlo porque ella hace lo mismo por ti, peeeero el enamoramiento pasa y entonces nos acordamos que no somos tan hogareñas como ella o que también nos da flojera lavar los platos …y ahora ¿cómo se lo hacemos saber? ¡Puede pensar que ya no la quieres y por eso ya no cedes! Entonces decides seguir haciéndolo aunque no quieras, pero la verdad es que esta situación a la larga te desgastará y comenzará a generar problemas en la relación.

Por eso les propongo que practiquen con mayor frecuencia la negociación, aborden uno de los temas en los que acostumbran ceder, expongan sus sentimientos al respecto y una vez que estén sobre la mesa las dos posturas hagan una lluvia de ideas con propuestas para solucionarlo y traten de llegar a un acuerdo en el que las dos salgan beneficiadas.

Tomen en cuenta que lo más importante para que la negociación funcione es respetar los acuerdos siempre.

#Laneta mi mujer y yo hemos aprendido que ceder es igual a ganar-perder y negociar es igual a ganar-ganar por eso, negociamos hasta en el sexo!!!

Estaré compartiendo mis historias en este blog. Síguelo en Facebook

Sígueme @SoyLunetta

Nos vemos en Moovz

2

2 Comentarios

  1. Julio Cortes
    22 Febrero, 2016
  2. Fahren
    1 Marzo, 2016

¿Cómo ves?