l'inconnu du lac

El extraño del lago: ¿Por qué esta película generó tanta polémica entre los gays?

¿Por qué esta película generó tanta polémica entre nosotros los gays? ¿Por qué algunos se sintieron ofendidos al verla?

El director Alain Guiraudie maneja dos tramas: una serie de escenas en un lago veraniego frecuentado exclusivamente por hombres, miradas, ligues, sexo casual, la amistad entre el joven y agraciado Franck (Pierre de Lsndonchamps) y Henri, un hombre solitario (Patrick Dassumcao), obeso, cuyas pláticas nos revelan el estado anímico general de los bañistas, la irrupción de Michel (Christophe Paou), un galanazo que cautiva al protagonista –y a la mayoría de los espectadores. Por otro lado, un asesinato y su correspondiente tratamiento policial, con reacciones que demuestran el egoísmo de algunos individuos, quienes parecen vivir sólo para buscar el placer.

El estilo naturalista con el que está filmada –todo ocurre en el lago y sus inmediaciones, no hay música de fondo– le dan a la película un tono neutro, que sirve de contrapeso a la lascivia (la calentura, pues) de los personajes, y nos recuerda que, pese a las escenas de sexo, esto no es una película porno.

Si el asesinato ocurriera en una escuela, veríamos aulas, pizarrones, cuadernos, clases, profesores y alumnos; en cambio, vemos árboles, maleza, un estacionamiento de terracería, agua, hombres semidesnudos, condones, miradas, fajes y penetraciones, porque el escenario es un paraje veraniego frecuentado por gays.

Una mala lectura de estos elementos es –en mi opinión– la causa de que varios espectadores salgan del cine decepcionados y hasta encabronados. ¿Esperaban un thriller norteamericano, donde la intriga está en primer término y los personajes, con su estilo de vida, sólo sirven de telón de fondo? ¿Sintieron que el director hacía mofa del mundo homosexual retratando a un grupo de seres, en su mayoría superficiales y hedonistas? ¿El cine tiene la obligación de presentar una imagen edificante del mundo LGTTB con seres moralmente irreprochables?

Oí a varios repetir un par de argumentos: que los homosexuales no somos así, como en la película, y que ese no es cine de arte, aunque quiera parecerlo. Y afirmo: una película de ficción no ha sido nunca una declaratoria de principios ni es un manifiesto que haya que firmar o suscribir, y “cine de arte” es un término más bien vago que se puede definir en más de un modo.

Es decir, no estás obligado a ser como los personajes del filme y la calidad de éste no depende de que retrate conductas idealizadas. Una película capaz de generar polémicas de ese tipo –creo yo– demuestra que algo en ella es eficaz, porque siempre es peor una película que te deja indiferente o aquella en la que la mala opinión es unánime.

¿Ya la viste?

Aquí la película:

Sigue este blog en Facebook y nos leemos pronto.

¡MANTENTE EN CONTACTO!


Recibe semanalmente nuestros mejores artículos
Sólo tienes que suscribirte

1

12 Comentarios

  1. Federico Guevara
    17 noviembre, 2015
    • Rodrigo Cortez
      17 noviembre, 2015
  2. Anónimo
    17 noviembre, 2015
  3. Anónimo
    17 noviembre, 2015
  4. Bit Mike
    17 noviembre, 2015
  5. luis
    17 noviembre, 2015
  6. Anónimo
    17 noviembre, 2015
  7. Eugenio
    17 noviembre, 2015
  8. Anónimo
    18 noviembre, 2015
  9. Federico
    19 noviembre, 2015
    • Anónimo
      19 noviembre, 2015
  10. gus 73 (@tavo7310)
    24 agosto, 2016

¿Cómo ves?