Mimi Tao, de monje budista a exitoso modelo transexual

Etiquetas:

Mimi-Tao

Y porque la vida cambia y los únicos límites son los que nosotros nos ponemos…

Mimi Tao es una habitual de las alfombras rojas de todo Asia. Modelo transgénero muy cotizada de alta costura y ropa interior, cuenta ahora en su perfil de Instagram cómo fue su vida hasta llegar a cumplir su sueño de desfilar en la pasarela.

Triunfa en la pasarela asiática como modelo de ropa interior y pasarela. Es Mimi Tao, de 22 años, una conocida modelo transexual que cuenta cómo entendió que debía perseguir su sueño de modelar mientras vivía tranquilamente en un monasterio budista.

Su vida de hoy no podría ser más diferente de la de aquel niño, entonces llamado Phajaranat Nobantao, que ingresó en la escuela de un templo budista a los doce años debido a los problemas financieros de su familia. Por aquel entonces, Tao ya sentía que quería vivir como una niña pero a pesar de eso terminó sometido durante seis años bajo los 200 preceptos estrictos de los monjes budistas.

Pero hubo un momento en el que ya no pudo más y decidido a vivir la vida como él siempre había querido, dejó el monasterio, y se lanzó a la calle. Para poder pagar la deuda de su madre trabajó en varios espectáculos de cabaret, incluyendo el programa Calypso muy conocido en Bangkok, hasta que conoció a su inspiración, la supermodelo Yui Phetkanha. A partir de ese momento comenzó a forjarse con ella una carrera como modelo. Un camino que no ha sido nada fácil.

Ahora, Mimi Tao es una top del mundo asiático que se ha hecho, además, un hueco en la escena internacional y va a protagonizar incluso una película sobre modelos transexuales.

Pero, pese al triunfo, Tao aclara que desfilar o tener éxito no es el objetivo final de su vida. Según cuenta al diario Bangkok Post: ‘Nadie sabe qué pasará en el futuro. Yo podría volver a ser monje. A veces pienso es una vida ideal”.

Nota de telecinco.es

Seguimos compartiendo en este blog y mis redes sociales. 😉

¡Suscríbete!

Acerca de 

Me gusta compartir lo que nos hace sentir bien y vivir mejor. El buen humor es básico. Amante de los animales, los viajes, la moda, la música, la fotografía, de cuidar el cuerpo y el espíritu. Aventurero, reflexivo, romántico y jocoso. Adicto a la cibernética, las cámaras y los micrófonos. Si no me divierto, no juego. Comunicador. Corazón activista. @salvadornop

¿Cómo ves?